La Participación Ciudadana, Gobernabilidad y la Democracia

    0

    El doctor Canto Chac, quien es doctor en sociología y docente de la Universidad Autónoma Metropolitana- Xochimilco, elaboró una serie de relevantes reflexiones sobre la participación ciudadana en el proceso de construcción de la legitimidad y la gobernanza, que hoy deseo compartir con los lectores de El Comentario.

    En su disertación magistral el doctor Canto  Chac  precisó que modernizar la función pública pasa por darle un espacio a la participación ciudadana, pero ésta implica procesos complejos, diversidad de los participantes, diferentes capacidades tanto técnicas como organizativas e incluso políticas, y por tanto, un gobierno que se quiera tomar en serio la participación ciudadana, también tiene que pensar en adecuar sus propias estructuras para que éstas sean capaces de aprovechar productivamente la participación de la ciudadanía.

    Manuel Canto Chac, es autor de textos muy relevantes sobre temas como “La gobernanza de las sociedades complejas”, “Participación Ciudadana”, “Democracia y Gobernabilidad”, entre otros. Este evento se realizó en el auditorio Alberto Herrera Carrillo, fue presidido por la directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Vianey Amezcua Barajas y por  Florencio Llamas Acosta, con la representación de la Secretaría General de Gobierno.

    LA EXPERIENCIA MUNDIAL

    “A nivel mundial hay elevadas expectativas de la  participación ciudadana,  como en la constitución brasileña aprobada en los años  80’S, uno de los principios constitutivos fundamentales es el de la participación social. Colombia también reforma su constitución e incorpora criterios e instrumentos de participación ciudadana; Bolivia, República Dominicana, y México. Es decir, esto tiene un origen claramente latinoamericano, pero no se ha quedado solo ahí, sino que países europeos como España, Francia y Gran Bretaña han incorporado mecanismos de participación ciudadana”, expresó el ponente.

    En esta tesitura, señaló que lo importante de la participación ciudadana es que  es la búsqueda de la profundización de la democracia, y que la mirada de los organismos multilaterales se vuelca hacia la participación, lo cual Impacta directamente en la estructura y en la capacidad del gobierno para dar  respuestas puntuales a las crecientes demandas de la sociedad.

    “¿Qué tan eficaz es esta participación ciudadana en las políticas públicas?, realmente las condiciona, las reorienta? Y preguntarnos por sus alcances y restricciones que tiene. No solamente es un asunto de decisión constitucional sino que se está institucionalizando, en las constituciones; esto es, hay un proceso creciente de institucionalización ¿Qué se gana, qué se pierde cuando se institucionaliza?  Y, finalmente, la participación de la ciudadanía en la gestión de los asuntos públicos, está reformulando la misma manera de desempeño de las políticas públicas e incluso permite la reformulación de la misma democracia”

     

    LA  VISIÓN DE WEBER, UNA  PERSPECTIVA “DESDE ARRIBA”

    Si vemos a la participación ciudadana por un lado hacia las políticas públicas y por otro hacia la democracia. Actualmente estamos ante dos visiones de políticas públicas, la tradicional que concibe el proceso de la política pública iniciado con una visión “desde arriba” (Weber, se privilegia el desempeño de los expertos y decisores), arriba sería gobierno, abajo sociedad, supone que estas tienen origen fundamentalmente, en lo institucional que se bajan en la legislación, y que son un producto que elaboran por si solo y con sus asesores los decisores, en ese sentido se afirma que nace del desempeño técnico, legal y administrativo de la burocracia entendida como el grupo especializado para promover de conocimientos técnicos al gobierno sobre los medios necesarios para alcanzar los fines deseados, y las políticas públicas. De alguna manera, se ve como un producto para el consumo pasivo de la ciudadanía. Esta es una visión de los  años 70’S, afirma Manuel Canto Chac.

    La  visión “desde abajo”: El origen de las políticas no está en el gobierno sino está en la sociedad: Es decir, es la constelación de las demandas sociales, surge de las múltiples demandas que se generan y que son conflictivas entre si mismas, son los que quieren desde la  A  hasta  los que quieren Z. O sea, el conflicto atraviesa toda la demanda social y en consecuencia, la acción gubernamental está en función de las presiones sociales, deriva de generar arreglos, es un juego de suma positivo, lo que ganen unos no lo perderán los otros. Los actores sociales intervienen en la política y para que puedan influir se requiere desarrollar tres capacidades técnicas: conocer del tema, destrezas políticas y destrezas organizativas y sociales.

    Ventajas de la participación: los que enfatizan las ventajas dicen: proporcionan información sobre el ambiente social, para saber cómo una política va a ser adecuadamente recibida; también revela más clara la preferencia de los ciudadanos genera aprendizaje y  credibilidad.

    Desventajas: propician la intervención de las élites participativas, en la relación gobierno- sociedad saben que siempre está una persona que mueve a la gente pero que esa opinión no refleja el sentir de todos; tiene más posibilidades de participar quienes se encuentran más organizados. Se requiere organización pero esta también genera exclusión de otros. Se apropian de recursos para la comunidad bajo la idea de participación, situaciones que son bastante conocidas.

    NO ES SÓLO DELEGAR EL PODER, SINO EL EJERCICIO DE LA CIUDADANÍA PLENA

    “¿Qué es esto de la participación? Es el paso de la delegación simple del poder al ejercicio de la ciudadanía como poseedora de derecho.  Básicamente 3 notas constitutivas tiene la participación: el punto de partida es el paso de la delegación simple del poder al ejercicio de la ciudadanía como poseedora de derecho, quiere decir que todos delegamos nuestro poder a algunos representantes y ellos deciden en función de nuestras preferencias, y esto  realmente lo que hacemos, es votar por las propuestas de algunas élites. Por tanto las 3 notas constitutivas son que la participación es para influir en las estructuras gubernamentales y en las políticas públicas, se transforma a partir de las demandas, a través de las presiones de la ciudadanía, y esto es tendiendo a transformar el orden social y político, fundamentado en la exigibilidad o un reclamo de los derechos ciudadanos y humanos en general”.

    En este sentido, expresó que “las  políticas públicas son cursos de acción, una estrategia de acción, no son aisladas, sino las acciones y las comisiones en relación a un determinado asunto (que sería el curso de acción, que obedece a una estrategia), tendientes a la solución de problemas públicos acotados, delimitado en el tiempo y en el espacio. Definidos a partir de un proceso de discusión, entre actores sociales diversos, y si el diálogo es fundamental en la política pública tampoco es el único componente, porque hay además relaciones de poder que implican presión de los diversos actores, y que podríamos decir que una política pública es el resultado de la argumentación, más la presión que al conjuntarse dan lugar a la negociación”.

    LOS RETOS DE LA MODERNIZACIÓN Y LA DEMOCRACIA

    Finalmente, el doctor Manuel Canto Chac reflexionó en las etapas de una política pública: el punto de partida es el conjunto de problemas, ningún gobierno puede atender a todos los problemas en un momento determinado y tiene que haber una Agenda que viene siendo la selección de los problemas públicos que una vez que se selecciona, se pasa a analizar las diversas alternativas, se elige una que es la Decisión y ésta se pone en práctica o se Implementa y finalmente la Evaluación, que se define como la distancia que hay entre la puesta en práctica y la decisión tomada .

    Para decirlo sumariamente, en opinión de este prestigiado experto en el tema, modernizar la función pública pasa por darle un espacio a la participación ciudadana, pero ésta implica procesos complejos, diversidad de los participantes, diferentes capacidades tanto técnicas como organizativas e incluso políticas, y por tanto, un gobierno que se quiera tomar en serio la participación ciudadana, también tiene que pensar en adecuar sus propias estructuras. Es decir, no es sólo propiciar y estimular la participación social en las políticas públicas, sino también modernizar las estructuras y procesos de gobierno.  Este es el reto ingente de la modernización, pero sobre todo es el reto central de la democracia, razón de ser de la convivencia en sociedad y de nuestra viabilidad como Estado mexicano y como nación.

    Compartir