Cultura e Identidad Regional en el Museo de Artes Populares

    0

     

    En este recinto, se exhiben objetos elaborados por manos de artesanos de diversas ramas, que trabajan con gran maestría y dan rienda suelta a su imaginación creadora  para satisfacer necesidades cotidianas o de uso religioso, ceremonial, festivo u ornamental, en los cuales se manifiesta su sensibilidad, espiritualidad y arraigo. El alma del México profundo se expresa en este claustro universitario.

    UN GRAN COMPLEJO CULTURAL

    El edificio está inspirado en las casas tradicionales de Colima, con sus arcos, patio central. El proyecto estuvo  a cargo del arquitecto Joaquín Vázquez Agraz. El asesor museográfico fue Iker Larrauri y participaron la señora María Teresa Pomar, Imelda de León, Socorro Sánchez y Antonio Enciso Núñez.

    Se ubica en el contexto de un amplio complejo cultural, el Iuba, Instituto Universitario de Bellas Artes. En la esquina de las calles Gabino Barreda y  Manuel Gallardo Zamora.  La Universidad de Colima alienta y tutela las mejores manifestaciones del arte popular así como la trasmisión de saberes a las nuevas generaciones. La preservación de la cultura y la identidad nacional, es clave para conservar nuestra memoria histórica, saber quienes somos, de dónde venimos y que queremos llegar a ser en el futuro, como parte de un proyecto colectivo.

    EXPOSICIONES PERMANENTES

    Hay una sala especial en la que se muestra lo mejor de la cultura  estatal. Es la Sala Colima, en dónde se observa los vestuarios de las diferentes danzas y pastorelas de la región; así como la representación de una boda tradicional que se realizaba en la zona norte;  los mojigangos de las  fiestas charrotaurinas de Villa de Álvarez, así como una variada muestra de la producción artesanal de los diversos municipios.

    Son más de  mil piezas en exhibición en las diversas salas.  Hay un espacio dónde se exhiben elementos que conforman las danzas de diferentes regiones del país, las máscaras rituales, los instrumentos musicales; también, la  Sala de la Laca, con objetos decorados con esta técnica de los mejores artesanos mexicanos; objetos de madera, bules, jícaras, instrumentos para usos diferentes en la zona rural del país como guardadores de semillas, estambreras, entre otros. Hay también una amplia colección de rebozos elaborados en Santa María del Río, San Luis Potosí; indumentaria tradicional con técnicas de gasa, brocados, punto de cruz, uso de tintes de origen animal o vegetal y que se aplica a prendas de vestir. También un espacio para fibras vegetales, dónde se expresa el quehacer de nuestros artesanos, así como una extensa colección de cerámica y de juguetes tradicionales mexicanos de madera y de otros materiales.

    LA VISIÓN DE LA SEÑORA MARÍA TERESA POMAR

    Lo que hoy tiene México en materia de museos y artes populares, en diversas ciudades del país, el vigor de la expresión artística de las manos mexicanas -en la talabartería, la cerámica, la metalistería, la juguetería, entre otras artes populares- no se explicaría sin la labor paciente, esforzada y visionaria de doña” María Teresa Pomar”(q.e.p.d.). Esta ilustre mujer vio la luz primera en Guanajuato, el 19 de diciembre de 1919 y falleció el pasado 12 de enero a los 90 años de edad.

    El museo lleva su nombre, con toda justicia, fue su primera directora y formadora de cuadros valiosos en la materia como es el caso del ingeniero Antonio Enciso Núñez.  La señora  Pomar, con su labor infatigable, contribuyó a la preservación, investigación, rescate y difusión de las artes y las artesanías populares, una tarea de ingentes dimensiones, en la que no escatimó esfuerzo y afanes para alentar la creación estética de los  artesanos nacionales.

    Este museo, se fundó desde el 19 de septiembre de 1981 y funcionaba en el panóptico central del antiguo edificio de la Universidad de Colima, lo que hoy es el Iuba. Inicialmente, se llamó Museo Nacional de la Danza, la Máscara y el Arte Popular de Occidente. Posteriormente, el Museo se trasladó a su actual sede, un edificio moderno y funcional, que se construyó en 1996, ya con el nombre de Museo Universitario de Artes Populares “María Teresa Pomar”.

    Se cuenta con el servicio de visitas guiadas a grupos escolares o de turistas;  hay un gran acervo bibliográfico y videográfico  especializado en la materia. Lo que es importante para  Colima, está expresado en este  recinto.  El museo tiene una gran inserción con la comunidad, apoya las pastorelas, danzas, y las diversas producciones de los artesanos locales. Para decirlo sumariamente, la recuperación del pasado, la cultura, los modos de vida de nuestros ancestros es vital para nuestro pueblo. Orgullo del pasado y visión de futuro, con una actitud vital.

    Compartir