Presentan logros internacionales y locales facultades de Contabilidad y Ciencias Políticas

0

*En los informes de labores de las facultades de Contabilidad y Administración y de Ciencias Políticas y sociales, sus directoras destacaron la gran labor de adaptación realizada por las y los docentes.

Redacción|CN COLIMANOTICIAS

Colima, Col.-  Durante los informes de labores de las facultades de Contabilidad y Administración y de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad de Colima, el rector Christian Torres Ortiz Zermeño agradeció a los académicos su trabajo en la reestructura de los programas educativos “para que éstos tuvieran contenido sólido, fueran funcionales en el modelo híbrido y que los estudiantes continuarán con su formación”.

“El hecho de que los catedráticos reflexionen acerca de sus programas educativos y que busquen la manera de cómo continuar con el aprendizaje de los futuros profesionistas, nos lleva a redimensionar y revalorar su significado, tanto de los profesores como de los estudiantes. Creo que es algo que lo teníamos muy normalizado; sin embargo, ante la pandemia nos damos cuenta de su importancia y eso nos tiene que llenar de alegría, porque es producto del trabajo que se hace en los planteles con la ayuda de las dependencias”, añadió el rector.

En su informe, María Elena Romero Ortiz, directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, destacó la pertinencia de los programas académicos que ofrecen, tanto de la licenciatura como de doctorado, “pues no sólo tiene la aceptación de la sociedad colimense sino de la región”. Si bien comentó que la comunidad de esta facultad es pequeña, 18 de sus estudiantes de doctorado cuentan con una beca, mientras que 171 de licenciatura también son acreedores a un apoyo de este tipo, ya sea federal, institucional, de sectores privados y de la reciente red de egresados, quienes aportan becas de manutención y colegiaturas.

Romero Ortiz reconoció que, si bien al principio no apostaban mucho a la virtualidad, “hoy ha dejado grandes aprendizajes y el éxito de ello es el trabajo de los profesores, quienes han hecho un arduo trabajo para enseñar, diseñar, modelar, emprender y accionar el nuevo modelo de enseñanza-aprendizaje híbrido, que nos ha llevado a la creación de módulos. Eso habla del esfuerzo que los profesores hacen para generar un diálogo entre materias que no fueron diseñadas para darse modularmente”.

La virtualidad, agregó, también permitió a las y los estudiantes aprovechar otros programas de movilidad, por ejemplo, el programa de la UMAP (Movilidad Universitaria en Asia y el Pacífico) y de instituciones de Colombia; “sin duda hoy nuestro trabajo es virtual, y esa otra parte del trabajo está fundada en el trabajo de los docentes, que sin duda son otro de los grandes pilares de la Facultad, y quienes también están al pendiente de la evolución de los estudiantes”.

Resaltó también la capacitación de los profesores en materia emocional, “pues esta pandemia afectó las emociones, tanto de los profesores como de los administrativos y los estudiantes”.

Finalmente, habló de la semana cultural que tendrá la facultad por sus 42 años de vida, la cual tendrá como invitados especiales a tres embajadores. Como retos, dijo, está la reacreditación de los programas, concretar un nuevo programa de posgrado, una maestría en Gerencia Social, la firma de convenios internacionales y retomar la publicación de la revista Cátedra; “después de esto, mi propósito es trabajar en la formación de profesionales capaces de llevar a cabo una formación pertinente a su entorno y a su tiempo, con un equipo que se sienta pleno”.

En este sentido, Christian Torres dijo que si bien la facultad ha tenido situaciones complejas, “María Elena Romero ha sabido reconocer las debilidades y fortalezas de la facultad. Me parece que la directora tiene un punto clave para de ahí partir y orientar o reorientar su rumbo”. También celebró la creación de la red de egresados; “siempre he dicho que una tarea fundamental de esta facultad es fortalecer el gremio y esto vendrá a ayudar muchísimo a la facultad, porque no sólo acuden al llamado, sino que también apoyan a estudiantes con esquemas de becas”.

Torres Ortiz Zermeño y Romero Ortiz, recordaron el trabajo de Enrique Chaires Ramírez, quien hasta hace algunos meses estuvo a cargo de la dirección.

Por su parte, Lorena Hernández Ruiz, directora de la Facultad de Contabilidad y administración dijo que uno de sus principales retos es comenzar a adaptarse al nuevo modelo híbrido y buscar el equilibrio para que los estudiantes pueden reincorporarse a las aulas. A 16 días del regreso a clases dijo, “todo marcha bien y seguiremos trabajando para mejorar los indicadores académicos”. Otro de los retos, añadió, es la reacreditación de los programas que se ofrecen en el plantel, así como la reestructuración de los programas educativos en modalidad híbrida.

Si bien comentó que la pandemia les trajo varios retos, “el trabajo de los catedráticos nos permitió seguir avanzando con el aprendizaje de los estudiantes; se rediseñaron las estrategias de aprendizaje, se realizaron clases espejo, especialmente con pares colombianos, y pese a la situación, las reprobaciones fueron mínimas, ya que nuestra tasa de retención fue del 80.5%, una de las principales fortalezas, por ello mi reconocimiento a los profesores”.

El trabajo de los profesores, añadió, “dio como resultado 32 módulos, de los cuales en 24 se han implementado proyectos integradores, cuatro proyectos de investigación y los otros cuatro son estudios de caso. En el terreno laboral para las prácticas profesionales, dijo, han gestionado ante la Dirección General de Servicio Social y Práctica Profesional 43 convenios de colaboración con el sector público y privado y se tienen 36 cartas de intención para la formalización de convenios de colaboración”.

En este informe, el rector felicitó a la comunidad académica de esta Facultad por sus 59 años de vida; “han acompañado la historia de la Universidad y de la educación superior en el estado. Sabemos que ha habido muchos retos, pero son más las satisfacciones que hemos vivido en un año más de pandemia”.

“A nivel nacional sabemos que la deserción fue considerable en el nivel superior, sin embargo, la matrícula de su facultad es un poco mayor que la anterior y eso habla de su prestigio y de que los jóvenes siguen buscando la formación que aquí se ofrece”.

Publicidad