Mural de la SE: 239 Metros Cuadrados de Historia

    0

    La obra que lleva alrededor de 20 días de iniciada, se hace «gracias a la intervención de ex alumnos de la Normal de Atequiza, entre otros Arnoldo Vizcaíno, Carlos Puga, Rogelio Pulido, quienes me invitaron para hacerles un mural aquí en Colima», luego de haber hecho uno en el ISENCO.

    «Primero les pedí que me platicaran lo que querían plasmar y sobre los personajes del estado, de ahí partimos para empezar. Como es una obra de arte debe hacerse con tus propias manos, plasmar la frescura de tu emoción y que resulte más auténtica».

    El mural -señala De la Torre- «inicia con una invitación de parte de las instituciones al pueblo de Colima que es plural, incluyente, a que se preparen, se acerquen a la educación, no importando su situación económica. Y entonces inicia con toda esa gente que empieza a entrar con una mano que invita y otra que acepta el reto o el saludo».

    «Entran niños, figuras prehispánicas, de todos los estilos de vida y estados anímicos o psicológicos, estilos de vida en ese tránsito de gente. Todos tienen la cara de colimenses. Llegan hasta el doblez, que es la puerta principal, ahí está una maestra muy grande que está en la posición de haber terminado sus estudios diciendo lo logré, entonces se integra a la parte profesional, a la parte científica, histórica».

    Colima, explica, «con la representación del brazo, que para unos es el volcán de Colima, pero para mí son los 4 elementos: Colima tiene fuego en el volcán y fuego en la calidez de las personas; Colima es agua en las nubes, en el mar, los ríos y agua en la manera de ser de los colimenses; hay tierra cultivada representada por una mano verde y luego está la mano que es la patria».

    «La mano de la patria está representada por cuatro aspectos, en un trabajo hecho por Camarena identificaba a la patria como una mestiza, pero para este 2008 ya la patria no es totalmente mestiza, sino que hay la patria de la conquista y que está aquí, que nos quiere jorobar con el petróleo, pero que están aquí; está la mano del mestizo, el mexicano con propósitos de ser productivos y el mexicano pobre, que no sabe como evolucionar, el que da la mano y quiere que le den, y está el indígena que quiere integrase a la cultura global, de ahí que aquí están representadas las 4 patrias».

    «Y desde luego que estamos estampando los tres elementos básicos de la educación en el estado: Don Gregorio Torres Quintero, como padre de la lectura en México con aquel librito del programa onomatopéyico. Las otras dos son mujeres, las maestras Rafaela Suárez y Griselda Alvarez, que fue la primera gobernadora del país».

    Destaca Martorev de la Torre que «luego, como raíces, como amarres de la cultura colimense están los perritos, que para muchos son bailarines, pero para mí son una forma de comunicación verbal, el perro abuelo que le dice al perro nieto vive la vida de esta manera. Incluye además el mito prehispánico, signo de los colimenses, que es el Rey Colimán».

    «En el otro muro pretendemos representar el grito de la niñez de hoy, que está diciendo que mundo me están dejando, de agresividad, de violaciones, de violencia, en el que muestro la muerte de la justicia, de la educación y de la moral», concluyó.

    Así concluye la entrevista con este artista jalisciense, maestro de profesores, maestro del pincel, de la creación y de un profundo conocimiento por la historia de Colima y de México. Al preguntarle que cuando estaría terminada esta obra contestó sonriendo: «pues como decía Miguel Angel, hasta que acabe».

     

    Compartir