Homicidio en Tecomán; Mujer Mató al Cuñado con un Ladrillo

    0

    Acompañado por personal de Servicios Periciales y de agentes de la Policía de Procuración de Justicia del Estado, ordenó el aseguramiento del área y el levantamiento de las primeras evidencias.

    Asimismo minutos después llegaron paramédicos de la Cruz Roja, quienes trasladaron a Frolylan al hospital de Tecomán, pero debido a la gravedad de la lesión fue traído a la ciudad de Colima donde horas más tarde falleció y fue trasladado al SEMEFO para la necropsia correspondiente.

    Manifestando el médico legista que Froylan Nabor Ramírez, de 30 años de edad, había fallecido por hemorragia cerebral y traumatismo craneoencefálico.

    Conforme a las primeras investigaciones se desprende que en el lugar donde ocurrieron los hechos vivía el finado y su esposa, así como su cuñada la probable responsable Martha Martínez Santos, y que el martes por la noche Froylan llegó en estado de ebriedad y discutió con su pareja, por lo que las dos hermanas se retiraron dejándolo solo.

    HECHOS
    El miércoles 26 a las seis de la mañana Frylan fue con su vecino del otro lado a pedirle una cuba para curársela y luego de beber algunos tragos se regresó a su casa.

    Minutos después llegó a la casa del occiso su cuñada Martha Martínez Santos  y comenzaron a discutir en el patio y luego se escucharon golpes como que estaban golpeando alguna madera.

    Segundos después salía corriendo del inmueble Martha manchada de sangre su ropa, por lo que los amigos del ahora finado fueron a ver qué había ocurrido, encontrando en el suelo a Froylan sangrando de la cabeza y a un costado un ladrillo.

    Acto seguido se fueron detrás de Martha a quien le dieron alcance unas cuadras más adelante y luego llamaron a Seguridad Pública a quienes se las entregaron y a su vez hicieron lo propio poniéndola a disposición del ministerio público.

    Una vez que el ministerio público agote la integración de la averiguación previa, pondrá a disposición del juez de lo penal en turno a Martha Martínez Santos.

     

    Compartir