CHOCAN CALDERÓN Y LOS GOBERNADORES POR LIMPIA POLICIACA

    0

    Ante la exigencia de aplazar la fecha, recibir mayor respaldo de la Federación y modificar los estándares de certificación, el Presidente terminó por citar a una nueva sesión del Consejo de Seguridad Pública en un mes, para que cada entidad informe cómo alcanzará estos objetivos, y ofreció destinar el presupuesto necesario para fortalecer los centros de control de confianza.

    Tanto el perredista Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del Distrito, como el priísta Eruviel Ávila, gobernador del estado de México, expusieron las dificultades para cumplir con este calendario, considerando que ellos tienen la mayor cantidad de policías de todo el país, aunque al final votaron en favor de buscar una ruta crítica, planteada por Calderón.

    Hasta el panista Marco Adame, gobernador de Morelos, se quejó del cuello de botella provocado por el pirataje de poligrafistas –quienes someten a pruebas a los agentes– entre los estados, a cambio de sueldos más altos. Este tema se convirtió en el centro del debate durante hora y media, ya que dichos especialistas son claves para la elaboración de los citados exámenes de confianza.

    Otro mandatario del PAN, el guanajuatense Juan Manuel Oliva, propuso aplicar los exámenes establecidos a los 18 mil 866 mandos altos, superiores y medios de todo el país, y disminuir a tres el número de pruebas (de control de confianza social, patrimonial y antidopaje) para los 439 mil 950 elementos operativos, lo que finalmente recibió el respaldo mayoritario.

    Desde la apertura de la sesión en Palacio Nacional, resguardado por cientos de militares, Calderón demandó a los gobernadores avanzar a paso cada vez más veloz, y les echó en cara que 150 elementos que reprobaron aún se encuentren en unidades antisecuestro.

    Después de que Juan Miguel Alcántara Soria, secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, mostró en gráficas el rezago en la evaluación de los policías, varios gobernadores impugnaron los plazos. Según el consejo, todos los mandos altos, superiores y medios, y la mitad de los operativos, deben estar evaluados en mayo de 2012, y la ley vigente desde 2009 establece que todos los policías

    cumplirán con ese requisito en enero de 2013.

    El priísta César Duarte, mandatario de Chihuahua, fue el primero en pedir abiertamente el cambio de fecha, y luego se sumaron en diferentes términos los priístas Fernando Toranzo, de San Luis Potosí; Mario Anguiano Moreno, de Colima, y Ávila, del estado de México.

    En ese momento sólo el panista José Guadalupe Osuna Millán, de Baja California, respaldó la postura del gobierno federal y pidió mantener la fecha, con el argumento de no patear el bote para el frente.

    Los secretarios de Seguridad Pública, Genaro García Luna, y de Gobernación, José Francisco Blake, añadieron argumentos, pero la polémica siguió.

    Lo de menos es aprobar un acuerdo, pero sabemos que no se va a cumplir, expresó el perredista Marcelo Ebrard, y mencionó que el Gobierno del Distrito Federal ha evaluado a 12 mil policías, de más de 50 mil. También se refirió a la falta de poligrafistas.

    Policía suiza

    El guerrerense Ángel Aguirre Rivero comentó con un dejo de humor: ahora resulta que los poligrafistas son los más cotizados. Luego indicó que todos quisieran tener una policía 100 por ciento certificada, pero añadió que no podemos aspirar a tener la situación de Suiza u otros países avanzados, y recordó que los agentes reciben entre 8 y 10 mil pesos al mes.

    Calderón habló de nuevo para defender su postura y se dirió al mexiquense: Decía el gobernador Eruviel con mucho tino: a este ritmo, va a tomar 12 años limpiar la policía. No sé si se refería a la del estado de México o alguna otra. La pregunta es: ¿la gente tiene que esperar 12 años?

    Comparó las policías locales que no funcionan con el ranchero que debe sacar la escopeta que no sirve a la hora que la necesita. Y reprochó que por eso los gobernadores “vienen con un servidor o el secretario de Gobernación: ‘por favor, ayúdenos y manden un operativo’. Vamos, pero nos critican: que no es nuestra función, que cómo es posible que las fuerzas armadas estén haciendo labores de policías, etcétera”.

    El Presidente expresó su inconformidad por que hay estados donde transcurren seis meses, un año, tres años y todavía no se ve claro cuándo van a empezar a revisar en serio a sus policías.

    Sugirió que si necesitan examinar a otros 40 mil elementos –como planteó el jefe de Gobierno capitalino–, se abran cuatro centros de control de confianza. En el caso de los poligrafistas, se preguntó si no podemos encontrar 600 muchachos de las carreras de sicología o medicina y capacitarlos cuatro meses.

    Al gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, quien propuso que se dé empleo a los policías reprobados, le contestó: no podemos dejar el zorro dentro del corral de las gallinas. Al de Guerrero le dijo: a lo mejor es pretencioso querer tener una policía como la Suiza. Yo honestamente no veo por qué un mexicano no puede esperar a tener la mejor policía del mundo en su municipio, en su estado y en el país.

    Advirtió que desde la publicación de la ley en la materia se perdieron dos años en la depuración policiaca, pero remarcó que es obligatorio el mandato de concluir este proceso en 2013, independientemente del plazo de 2012.

    Las participaciones críticas continuaron, y de hecho el perredista Leonel Godoy, de Michoacán, resaltó que no era un tema económico, sino de procesos de acreditación.

    Al final, el Presidente convocó a una siguiente reunión en diciembre. Aceptó que la secretaría técnica del Consejo de Seguridad Nacional presente propuestas para modificar el grado de control de confianza con el nivel de responsabilidad de los policías. Fue la única vez que se escucharon algunos aplausos.

     

    Compartir