Venancio: Pleito entre Fernando y Silverio Beneficia a Mario

    0

    A pesar de los comentarios negativos que han estado cruzando los dos priístas, el maestro en Ciencia Política y Administración Pública, Sergio Venancio Osegueda, expone que las diferencias entre ambos políticos es normal y no dejará fracturas, de hecho no las hay al interior del partido, “sólo son dos grupos políticos que están en las mismas pugnas de siempre”, señala en entrevista con el semanario regional AVANZADA que se publica este fin de semana.

    Esta situación “es un ajuste, no se ha decidido aún cuál será la estructura definitiva del Revolucionario Institucional desde este momento hasta el fin de la administración del gobernador Mario (Anguiano), están todavía forcejeando. Estos dimes y diretes en la prensa se van a ir disminuyendo poco a poco, hasta que se pongan de acuerdo, pero ahorita están distraídos en sus propias pugnas”.

    El investigador de tiempo completo en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad de Colima considera que esta situación es coyuntural e irá disminuyendo con los días, no obstante resalta que la discusión entre los exmandatarios podría beneficiar al gobernador actual, quien podría obtener más poder y posicionamientos dentro del PRI.

    — Ofendidos

    Las diferencias entre Silverio Cavazos y Fernando Moreno no son nuevas, basta recordar las elecciones de las candidaturas del tricolor a la gubernatura a la muerte del entonces mandatario Gustavo Alberto Vázquez Montes, y la del año pasado —en donde resultó electo Mario Anguiano Moreno—; ahí se vio claramente la rivalidad política entre ambos actores.

    No obstante, una vez que el diputado local tecomense ganó la elección en 2005, el exrector en su columna “A propósito”, que publica en el Diario de Colima, se dedicó durante todo el periodo restante de la administración pasada a cuestionar el trabajo que se realizaba, para después, en más de 20 artículos, preguntar: ¿Por qué se endeudaron tanto? ¿En qué se gastaron el dinero?

    Finalmente, enojado ante las agresiones, el pasado lunes 24 de mayo Silverio Cavazos reaccionó ante los comentarios tanto de Fernando Peña, como del diputado federal panista Leoncio Morán Sánchez, el diputado local Nicolás Contreras y el Diario de Colima.

    El exgobernador se dijo “difamado y calumniado” por algunos personajes “que se dicen actores políticos”, y dijo que los cuestionamientos son parte de una campaña orquestada en su contra por el rotativo y el exrector.

    Respecto a la versión de Moreno Peña, en el sentido de que la deuda estatal asciende a 3 mil millones de pesos, Cavazos Ceballos rechazó tajante esta posibilidad, y afirmó que “el licenciado Fernando sabe muy bien que miente”, porque el mismo órgano fiscalizador dio punto final a esa situación.

    Además señaló que el exrector manipula las cifras, pero que a pesar de ello y los ataques que ha recibido de su parte, se mantendrá con respeto, aunque lamentó que él (FMP) vaya por otro camino, que es el de difamar y calumniar.

    Por su parte Moreno Peña recordó en su columna publicada el sábado 31 de octubre 2009, el último día de la administración estatal del tecomense, que el entonces gobernador utilizó el accidente y la memoria de Gustavo Vázquez “para especular y denostar de manera reiterada a mi persona”.

    Añadió en el texto dirigido a Cavazos Ceballos: “Se construyó un discurso oficial, desde el más alto nivel hasta el más bajo, en el sentido de que yo trataba de influir sobre su gobierno, de obstaculizarlo o de obtener beneficios económicos; sin embargo, usted permitió, propició e hizo suyo este falso y aberrante discurso.

    ‘No me he referido a si gobernó usted bien o mal (…), sólo me he referido al trato que yo recibí de usted durante los cuatro años y cinco meses de su gestión”.
    De igual forma, en entrevista con el Diario Avanzada esta semana, se dijo insultado por el tecomense: “Yo no lo estoy insultando, él sí me insulta, habla cosas; me acusa él en su declaración. Yo no lo ofendo. (…) Nomás que diga por qué se endeudaron tanto y por qué pasaron de 350 millones de pesos de deuda que recibió en el 2005 cuando falleció Gustavo (Vázquez) a mil 600 millones de pesos como deuda oficial reconocida. Eso es todo. Eso no es difamación: es una pregunta”.

    —- El ring: los medios

    La percepción que le da este problema al investigador Sergio Venancio, es que se genera a partir de datos que se van filtrando a los medios, comenta que “es una guerra de papel la que se ha iniciado, una guerra de información, y lamentablemente no todos son expertos en el manejo de medios, y eso puede presentar en el caso de los mismos actores políticos, esa aparente debilidad respecto a los argumentos que otros están presentando”.

    Refiere que Fernando Moreno tiene la particularidad de que fue gobernador, pero ahora es comunicador, por lo que quizá debería desvincularse de esta discusión, de esa característica, y presentarlo más como el comunicador que está criticando a un exmandatario, dice el académico, “pero es difícil separar a Fernando Moreno de ese pasado político”.

    “Como comunicador es una faceta que quien está metido en eso necesita ofrecer siempre información fresca, que haya novedad, que la gente encuentre sentido en lo que está leyendo, que haya una postura crítica, creo que eso es lo que le da vida al periodismo colimense, y que mantiene en el ámbito de la opinión pública a un comunicador. En ese sentido Fernando Moreno cumple esa función.

    Subraya que las declaraciones no son siempre métodos eficaces para aclarar una situación, se requiere también dar a conocer a la opinión pública la manera en que hizo esa adquisición —en el caso de las propiedades—, y en su momento presentar documentación.

    — ¿Entonces no es tan fuerte el pleito público entre ambos exgobernadores?

    — Bueno, yo procuro verlo así. Alguna vez trabajé en un medio de comunicación, entonces entiendo en el caso de Fernando Moreno, él tiene que ofrecer constantemente información nueva, y se vale de medios diversos para obtener datos que nutran sus colaboraciones, lamentablemente van a generar una reacción.

    Y desde el punto de vista de los medios, es sano este enfrentamiento en tanto se le dé a Silverio Cavazos la capacidad de replicar, añade el politólogo, pero en este caso sí le hace falta un equipo, “necesita alguien que le ayude a manejar esa cuestión mediática, y que si hay datos que estén desinformando su actuación como mandatario pueda presentar información que avale su trayectoria, y no meterse en esos dimes y diretes, la información se combate con información. Sin llegar a la confrontación, sin llegar al choque directo”.

    — Para todos

    En relación al supuesto enriquecimiento ilícito y las millonarias propiedades que adquirió durante su administración, Silverio Cavazos Ceballos comparó su vivienda con la de su homólogo Fernando Moreno y el director del Diario de Colima, Héctor Sánchez de la Madrid, “dicen que ellos tienen obras de arte que valen por sí solas más de lo que vale mi casa, pero bueno, esos son ‘díceres’, yo no me quiero meter”.

    Pero se metió. Además de los señalamientos que hizo del exrector, arremetió contra el dueño del medio de comunicación al explayar que éste quería tres cosas: seguir siendo vicegobernador, como lo tenía acostumbrado; recibir unas cantidades estratosféricas de mi gobierno —cerca de 70 millones de pesos—; “y otra personal que no la puedo decir, que a lo mejor con el tiempo podemos abundar”.

    Al siguiente día, en el espacio de opinión “Glorieta”, que aparece al interior de su periódico, Héctor Sánchez contestó “MENTIROSO. Silverio puede decir misa, pero nadie le cree por falaz. Al menos algo dejó en claro: que no me dio el dinero que nunca le pedí”.

    Sobre el diputado local Nicolás Contreras Cortés, el tecomense dijo que le pasa como con los papás que tienen un niño chiqueado y que luego sale malagradecido, “Nicolás sintió que ya no le di yo lo que me pidió, y esa situación se da”.

    Detalló que una vez que dejó la dirigencia sindical le pidió que siguiera teniendo un trato directo con él por encima del secretario, “él quería que yo hiciera a un lado a Guillermo Rangel, por supuesto que le dije que no, que no era legal”, y además cuando ya ganó la elección del PRI, le pidió que le comisionara ocho maestros para que trabajaran con él, pagados por el gobierno, “yo le dije que eso era ilegal y que no era posible”.

    Horas después el legislador local negó todas las declaraciones del exgobernador y aseguró que eran comentarios para desviar la atención ante las críticas que hizo por las anomalías en las cuentas públicas de la administración estatal pasada.
    Silverio Cavazos expuso que “ya sabe bien cada quién de qué pie cojea, yo no voy a entrar en su jueguito, yo sé que ellos están espiritualmente envenenados, si yo me pasara contestando todas sus diatribas pasaría que faltaría a mi palabra de ser un excelente exgobernador”.

    Finalmente el tecomense advirtió que sabe muchas cosas más de estos cuatro personajes de la política colimense, pero que lo va a decir cuando así lo considere pertinente, “porque no se vale que ahora el malo de la política sea yo”.

    — Mario, el beneficiado

    Fernando Moreno Peña negó haber difamado a su sucesor y rechazó tener diferencias con él, pues lo único que ha hecho es preguntar por qué se endeudó tanto durante su administración, afirmó: “se ha hablado, según mis cuentas, que el cálculo de endeudamiento llega casi a los tres mil millones. El Gobierno del Estado, durante el mandato de Mario Anguiano, ha declarado que el endeudamiento está cercano a los mil 600 millones de pesos”, aún así por qué se endeudó tanto.

    El jefe del Ejecutivo en el periodo 1997-2003, en su columna “A propósito”, publicada el pasado 18 de mayo, apunta que Silverio Cavazos a quien verdaderamente le hace daño es Colima, “pues quebró sus finanzas, se degradó, se abusó de los bienes públicos, dejó Colima de ser un estado seguro y se incrementó la inseguridad y el narcotráfico, ¿sí o no? A mí no me hizo ningún daño, y si intentó hacérmelo, voy a suponer que quedó en intento, porque no estoy dañado en lo más mínimo”.

    Así mismo, niega tener diferencias con él, “yo no lo estoy insultando —agrega—, él sí me insulta, habla cosas. Me acusa él en su declaración. Yo no lo ofendo, sólo le pregunto: ¿Por qué se endeudaron tanto? Tan sencillo como eso, si lo está reconociendo oficialmente el gobierno”.

    En torno al debate entre los exgobernadores, el representante del Ejecutivo en la entidad, Mario Anguiano, dijo esperar que esto sea momentáneo y de ser posible en el futuro trataría de buscar mecanismos para sentarse y llegar a establecer mecanismos de operación, sin desgastes internos y en ataques entre los propios priístas.
    ¿Cree que pueda mediar entre Silverio Cavazos y Fernando Moreno? Le cuestionaron los medios, a lo que indicó: No tenemos la seguridad de que podamos llegar a acuerdos, pero obviamente sí hay en este momento de nuestra parte un llamado para que conservemos la calma, tengamos la cordura y de ser conveniente más adelante, buscaremos la posibilidad de tener una reunión.

    Venancio Osegueda anota que hay que entender que en el régimen de Silverio personas del grupo de Fernando se vieron afectadas, lo que llevó a una fricción, pero ahora ni uno ni otro están en el poder, “y se les olvida que hay un gobernador que tiene también su grupo y que obviamente va a incorporar a su gente, y todos aquellos compromisos se van a ver afectados”.

    Por lo que ese espacio de poder en el que están enfrentados los exgobernadores va a ser acotado, más porque hay un grupo que está en el poder, “eso es algo que no han visto ellos y tienen que irlo asimilando”, dice al mencionar que el beneficiado de esta pelea pudiera ser Mario Anguiano, quien estratégicamente ha actuado bien, dice el investigador.

    “El mantenerse un poco alejado, el hacer que el desgaste sea de ellos, de esa manera él se reserva que en la parte final, permitir que estén en el pandero político, destrozándose. A la larga le va a beneficiar a él si se logra mantener, para que en el momento en que se vea que ni una fuerza ni otra en pugna, logran acuerdos, entonces le va a tocar a él, reordenar aquello que ahorita aparentemente está afectado”.

    —- Mucho ruido, pocas nueces

    El profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales advierte que es deseable que un exgobernador mantenga un perfil bajo, que no interfiera con la actividad del que está entrando, en este caso en la de Anguiano Moreno; y que el que esté en el poder afecte lo menos posible la imagen del que salió, “situación que no se logra en el caso de Silverio porque constantemente se le está cuestionando y queriendo regresar a las primeras planas”, lo que podría afectar la imagen del gobernador en turno.

    En el caso particular de Fernando Moreno, recomienda que sería deseable que éste tuviera un perfil bajo, “que se dedicara solamente a sus negocios personales, pero resulta que esos negocios tienen que ver con los medios de comunicación, entonces tiene que hacer algo, ejercer la función, en este caso de la comunicación, entonces es un caso que se sale de lo normal, pero por el tipo de actividad que lleva a cabo cuando sale de la gubernatura”.

    Al recordar la rivalidad que existe desde hace tiempo entre los exmandatarios, Sergio Venancio emite que ésta es en función de la negociación que se pueda dar, “al menos yo interpreto eso en el contexto previo a la elección de Mario”.

    — ¿No se logró la negociación?

    —Es posible que sí, en ese entonces, pero en política no se negocia a largo plazo, sino en periodos muy breves, ‘de aquí a la elección hacemos esto, si se logra seguimos’; ya que se termine habrá otras cosas.

    En torno a si hay una lucha interna en el PRI, el politólogo dice ver dos grupos políticos que están en las pugnas de siempre, sólo que ahora salen más a la luz pública. Recuerda que anteriormente las pugnas de los grupos se evidenciaban dentro solamente, a lo ojos del mundo estaban en unidad; ahora ya hay más apertura, nos podemos enterar cómo están la fricción dentro de ese partido, pero eso no quiere decir que al momento de una elección estas diferencias vayan a llegar, y para claro ejemplo están las elecciones internas pasadas, desde Fernando Moreno hasta Mario Anguiano.

    Expone que este escenario es simplemente de dos posiciones distintas en el juego del poder, en donde quienes participan de él se ven involucrados en la negociación, “hay una constante negociación de posiciones”.

    Descarta que este enfrentamiento entre los exgobernadores vaya a perjudicar al partido, por lo que no será necesaria la intervención del CEN, ya que se entiende que son expresiones dadas en un medio de comunicación, pondera, “esto se va a calmar”, incluso rumbo a la elección de candidatos para el 2012, “es posible que se logre la negociación”.

    — Y para el ambiente político local ¿Es benéfica esta situación de los exgobernadores?

    — Intento buscar algún beneficio para la población, pero en este caso son solamente observadores. Más adelante se verá si habría un beneficio, el beneficio en este caso sería en las partes, ver cuánto del poder que se disputa va a quedar de un lado o de otro.

    Sergio Venancio Osegueda concluye que ha visto muchos enfrentamientos como el que se está dando entre Silverio Cavazos Ceballos y Fernando Moreno Peña, y al final de cuentas no ha pasado absolutamente nada, tendría que ser una auténtica catástrofe para que se hiciera una fractura real en el partido, “y se ve muy raro que esto ocurra. Con la expectativa que hay, de que cuando termine (Felipe) Calderón el PRI gane la presidencia, no creo que estén dispuestos a fracturarse sólo por una coyuntura de sabrá Dios qué”.

     

    Compartir