Un ejercicio que te ayudará a recuperar la paz después de un día estresante

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- Es muy común que las personas se lleven a su casa la energía negativa que les produce un día estresante en el trabajo. Si te ha pasado, sabes que por mucho que quieras llegar a tu hogar para relajarte y estar cómodo, la realidad es que muchas veces te llevas contigo el mal humor y la preocupación por tus pendientes y responsabilidades diarias.

Esto no es sano ni para ti ni para las personas que viven contigo, pues puede llegar el momento en que el cúmulo de estrés sea tan grande que explotes y vuelques esa energía negativa en ellos, al mostrarte molesto e incluso tener discusiones y disgustos ocasionados por todo lo negativo que el estrés genera en ti. 

Para evitarlo, el siguiente ejercicio te puede ayudar a liberar las malas vibraciones del estrés que te hacen sentir agotado y malhumorado, para que recuperes tu paz interior y puedas tener en tu hogar ese espacio de relajación y descanso que tanto necesitas:

  • Para empezar, antes de salir de tu lugar de trabajo, levántate, haz algunos estiramientos y respira profundamente, con tu mente enfocada en la intención de dejar la energía de tu día allí.
  • Elige un objeto (una taza, un archivero o una computadora o hasta el bote de basura) donde puedas almacenar simbólicamente la energía del día. Imagina que todos los eventos del día fluyen de tu cuerpo hacia el objeto donde su energía permanecerá segura hasta el día siguiente, para que puedas irte libre de ella.
  • Al salir del edificio, debes percibir la puerta del mismo como un punto físico de transición. Imagina que pasas por un portal hacia un nuevo segmento de tiempo donde debe reinar otra energía en ti. Observa un halo de luz blanca que se derrama sobre tu cuerpo para cortar los lazos energéticos de tu horario laboral y liberarte de lo que te estresó durante la jornada.
  • Usa el tiempo de tu trayecto, sin importar cómo te traslades, para planificar el resto de la tarde o lo que harás por la noche al llegar a casa. Deja a un lado todo lo que tenga que ver con el trabajo y enfócate en lo que te espera en tu hogar. De esta manera puedes imaginar creativamente la experiencia energética que deseas tener durante el resto de ese día. Eso podría incluir conexión, risa, placer, creatividad y relajación. 
  • Al llegar a tu hogar, visualiza la puerta de tu casa como un nuevo portal, un punto de transición energética en el que adquieres una energía limpia y renovada, libre de todo lo ocurrido a lo largo del día. 
  • Al pasar el umbral, respira profundamente y permite que los sentimientos de tranquilidad que te da el estar en tu lugar seguro, de confort y descanso entren a cada célula de tu cuerpo.
  • Agradece por lo que sea que te espere en casa: tu familia, tu pareja, tus mascotas, tu libro favorito, la música que planeas escuchar, esa película que mueres por ver, un chocolate caliente, una rica cena o cualquier cosa que te haga feliz y te dé una sensación reconfortante. 
  • Ahora sí, con una energía libre de estrés y de todo lo que éste acarrea, disponte a disfrutar del tiempo que tienes libre antes de ir a dormir.

Si tu trabajo no implica estar en una oficina porque trabajas desde casa, haz este mismo ejercicio interno antes de salir del espacio que usas para trabajar (por esta razón es importante tener un lugar específico para trabajar y no hacerlo en espacios como la sala, el comedor o tu recámara). 

Fuente: HARMONÍA

Anuncios