TONALTEPETL

0

Por: Gustavo L. Solórzano.

El esperado anuncio llegó por fin, previo a ello, habían circulado nombres de personas conocidas como posibles aspirantes a los cargos del gobierno estatal. La realidad anunciada por la Gobernadora electa fue distinta y distante a lo previsto por los agoreros de la política. Ninguna de las personas señaladas estaba en boca de la gente, con una excepción, todos son gente nueva que viene dispuesta a servir a los colimenses. Se espera un giro de 180 grados en la administración estatal, para bien de la sociedad, es tiempo de sumar y con ello, contribuir en la solución de las necesidades que tiene nuestro estado. Deseo el mejor de los éxitos a los nuevos servidores públicos que fueron presentados, que sea para bien de los colimenses. Mas allá de una lucha de poder o actitudes revanchistas entre los grupos políticos de nuestra entidad federativa, se necesita y se espera, unidad para sacar al buey de la barranca.

Hablemos del amor, usted que me lee ¿se ama? Si no me amo, siempre estaré buscando a alguien que me complete, que me haga feliz, que haga realidad mis sueños. Estar «necesitado» es la mejor manera de atraer malas relaciones. Hoy sabemos que somos enteros, que no hay media naranja, ni toronja ni nada, verdaderamente enteros y únicos, irrepetibles. Así somos todos, ¿entonces por qué hay tanto divorcio? Bueno, esa pregunta tiene muchas posibles respuestas y precisamente una de ellas es el hecho de que la mayoría de personas esperan que su pareja los complemente, los haga valer o les motive para cumplir sus sueños y eso no es posible ni nunca lo será.

Si esperamos que otra persona nos “arregle” la vida, o que sea nuestra “mejor mitad”, disponemos las cosas para el fracaso. Es necesario que seamos realmente felices con nosotros mismos antes de iniciar una relación de pareja. Es necesario que seamos lo suficientemente felices para ni siquiera necesitar una relación para ser feliz. Tengamos presente que nadie da lo que no tiene, es injusto esperar que mi pareja llene mis expectativas de vida. La felicidad, mi felicidad como individuo solo me pertenece a mí, a nadie más. Esperar a que otro ser venga a llenar mi vacío es infantil y puede ser enfermizo.

De igual modo, si tenemos una relación con una persona que no se ama a sí mismo, es imposible que la nuestra sea una relación armónica. Nunca vamos a valer lo suficiente para una persona insegura, frustrada, celosa, mentirosa, fantasiosa, rencorosa o que se odia a sí misma. Con frecuencia hacemos lo imposible por agradar y ser valorados por parejas que no aceptan ni valoran nuestro amor, porque estas personas no se aman a sí mismas. Su carencia afectiva les impide llenar su vacío, nada les llena, ni les satisface. Buscan culpables de sus propios errores, generan chismes, malos entendidos, etc. Son gente que no tolera la felicidad ajena, cuidado con nosotros a la horade escoger.

Por eso, necesitamos darnos cuenta de que la vida es un espejo, siempre atraemos a personas que reflejan características nuestras, o las creencias que tenemos respecto a nosotros mismos y a las relaciones. Escogemos lo que somos, así de sencillo, luego entonces no hay culpables, sino responsables o no. En consecuencia, lo que los demás piensan de nosotros es su propia perspectiva limitada de la vida. Hemos de aprender que la vida nos ama incondicionalmente. El trabajo más importante lo hacemos en nosotros mismos. Desear que cambie nuestra pareja es una forma sutil de manipulación, un deseo de tener poder sobre ella o él.

Muchas veces buscamos a otras personas que nos hagan sentir amados o conectados, cuando lo único que estas personas pueden hacer es reflejar nuestra relación con nosotros mismos. Entendamos, aprendamos que amar salva. Es cuánto.