SÍNDROME PONIATOWSKA

0

Por José Díaz Madrigal

Elena Poniatowska, una de las figuras literarias más representativas del México actual; dió al clavo cuando dijo con valentía y sin tapujos, en una entrevista que le hicieron: «López Obrador ya causa hartazgo y cansancio hasta en sus propios seguidores».

Elenita como la conoce mucha gente, era de las defensoras más aguerridas del tabasqueño; tanto que este durante sus tres campañas presidenciales, la utilizó en propaganda televisiva. Aprovechándose del prestigio y fama de la escritora.

En otra parte del reportaje declaró: las conferencias de AMLO son un abuso del poder, que ya nos tiene a todos al borde de la irritación social; ya que estas se han convertido en una comedia de equivocaciones. Además de obligar a los periodistas que vayan todas las madrugadas a hacer preguntas a modo.

Si estas declaraciones de Poniatowska, las hubiera dicho cualquiera de los muchos críticos que tiene el presidente; desde luego que pasarían desapercibidas. Sin embargo quien las dice, es esta valiosa dama activista combativa; que había sido una defensora a ultranza de López Obrador, pero que ahora, privilegió sobre todo el sentir de gran parte de la población en nuestro país; incluyendo a los mismos partidarios de la 4T. Que estamos en verdad indignados, con la perversa división en la que nos ha clasificado a los mexicanos el presidente.

Inteligentemente hace apenas unos días, el nuevo presidente de los Estados Unidos; dijo en el discurso de inauguración de su mandato: terminemos la guerra civil de conservadores contra liberales. Esa idea era el caballo de batalla del mandatario que le precedió y, esto también es el grito de guerra de López Obrador; tal como si viviéramos en la época del funesto Juárez; acabemos con los conservadores que jamás regresen. Como si los liberales fueran infalibles y no se equivocaran.

Vale la pena mencionar algunos otros puntos que hizo el presidente Biden, ese día a su pueblo: cuidemos el camino de la unidad, para poder superar las múltiples crisis que enfrenta la nación, porque sin la unidad solo hay amargura y enojo.

Esta visión del presidente vecino, es sin duda un llamado a la reconciliación de su gente; que ya no quiere estar en la categoría de bipolar. Este llamado es un ejemplo para México. Ganamos más caminando en unidad como en autopista, a que si fuéramos yendo despatarrados con poco avance, cada quien por su vereda.

Acerca de la declaración que emitió Elena Poniatowska, poco después le preguntaron al presidente López Obrador su opinión; este, marrullero contestó con evasivas; eludió dar una respuesta concreta y razonable. Solo se limitó a decir: díganle que la quiero mucho. Esa es la típica reacción de los líderes mañosos y nocivos, cuando se sienten acorralados; hacen gala del cinismo y la mentira, volviendo a engañar a quien no es capaz de ver más allá de ese tierno mensaje.

Un síndrome es el conjunto de síntomas de una enfermedad, clásicamente para ser clasificado como síndrome a un padecimiento; debe reunir cuando menos una triada de elementos. Que por supuesto puede haber más.

En este caso Elena Poniatowska, enumera una serie de componentes nocivos de López Obrador, tales como: produce hartazgo, irritación social y abuso de poder; esa ya es una triada. Que en honor a quien lo describe perfectamente, se le puede nombrar SÍNDROME PONIATOWSKA.

El síndrome de Down, se llama así en honor al médico británico que asentó por vez primera en los libros de medicina el mal que lleva su apellido, con las siguientes características: persona de cuello chico, ojos rasgados e intelecto corto.