RUEDA, EL PRIISTA MÁS MORENISTA

0

AL DESNUDO

Por: Édgar Rodríguez H.

¿Qué le debe? Es la pregunta que se hacen constantemente muchos militantes priistas respecto al gobernador del estado, José Ignacio Peralta Sánchez y su relación con el diputado local priista, Rogelio Rueda Sánchez, quien en los últimos meses ha venido demostrando su total inclinación en favorecer el proyecto político de Morena y en particular la candidatura al gobierno estatal de la superdelegada federal en Colima, Indira Vizcaíno Silva con quien desde hace mucho tiempo mantiene una cercana amistad.

Si nos remontamos a la reciente historia política de Colima, Rogelio Rueda no ha sido nunca partidario del grupo político del actual mandatario; incluso el manzanillense tiene una relación más estrecha con el grupo político que en su momento encabezó el ex funcionario federal Jesús Orozco Alfaro cuando en los años noventa crearon la Fundación para el Desarrollo de Colima (FUNDECO) y que los volvió a encontrar en el entramado de la política local cuando Mario Anguiano (también socio fundador de la FUNDECO) llegó a la gubernatura del estado y nombró a Rogelio Rueda Secretario General de Gobierno tras concluir su periodo como Senador de la República en 2012.

La carrera política de Rogelio Rueda siempre ha estado marcada con el sello de la traición, el chantaje y la manipulación que le han valido para alcanzar sus objetivos entre los que se cuentan la Presidencia Municipal de Manzanillo en el 2000, ser diputado federal en 2003, ser Senador en 2006, ser Secretario General de Gobierno en 2012, dirigente estatal del PRI en 2015 y hoy diputado local plurinominal.

Basta con recordar su actuar en el 2003 para que el PRI perdiera en Manzanillo dándole las facilidades a Nabor Ochoa para que ganará la elección por las siglas del PAN; en 2006 llegó al Senado de la Republica perdiendo, pues su estrategia se basó en no hacer campaña para evitar que pudiera llegar su entonces compañera de fórmula Hilda Ceballos, ya que si hacemos un recuento de los votos obtenidos en esa elección, fue en el segundo distrito federal que corresponden a los municipios de Manzanillo, Armería, Tecomán, y Minatitlán que eran representados por Rueda Sánchez, donde perdió el PRI, mientras que el correspondiente al primer distrito federal que correspondían a Hilda Ceballos se ganaron.

Ya como funcionario del gabinete del exgobernador Mario Anguiano, Rogelio Rueda en 2015 también traicionó a su exjefe para sumarse al proyecto político y campaña gubernamental de José Ignacio Peralta, al perder   toda posibilidad de erigirse como el candidato del PRI a ese mismo puesto. Como premio de consolación, se le otorgó la dirigencia estatal del PRI, espacio que le sirvió para jugarle al mago y desaparecer los recursos correspondientes a la construcción del edificio estatal del tricolor.

Fiel a su estilo, el diputado local ha traicionado al gobernador Peralta Sánchez para establecer un juego político con la superdelegada del gobierno federal Indira Vizcaíno Silva, con quien ya con anterioridad había hecho negocios y relaciones políticas cuando ella era presidenta municipal de Cuauhtémoc y Rueda Sánchez Secretario General del Gobierno anguianista. Su amistad, que data de muchos años atrás, los ha puesto en el ojo del huracán al ser coautores en la publicación del decreto de la permuta de los terrenos de Altozano que hoy tienen a la súper delegada en una encrucijada jurídica con una denuncia penal por peculado; mientras que al diputado local plurinominal disfruta de tres propiedades en dicho fraccionamiento residencial.

De ahí se desprende la duda de los priistas e incluso de los no priistas que constantemente se preguntan por qué el gobernador José Ignacio Peralta lo mantiene en esa posición privilegiada si su actuar como diputado local ha sido en menoscabo de las filas priistas, como ha quedado constatado con su afinidad con el diputado local de Morena, Vladimir Parra y con el fortalecimiento de su amistad con Indira Vizcaino.

Hoy más que nunca el gobernador debe mandar una señal favorable para el priismo, si es que quiere que su partido político retome vuelo para el proceso electoral del 2021, ya que se vuelve infructuoso que un personaje como Rogelio Rueda ocupe esa posición en el congreso local para favorecer un proyecto distinto al PRI.

Se dice que…

*Si el gobernador realmente tiene interés en su partido podría operar la salida Rogelio Rueda y en su lugar llegaría al Congreso el cuarto en la lista plurinominal Manuel Rubén Cervera García, reconocido priista perteneciente al sector de la CTM y que serviría para manda un mensaje y manotazo en la mesa y en consecuencia la diputada local priista Lissette Rodríguez y Malú Berver no se salgan del huacal apoyando la causa de Morena ante los evidentes ofrecimientos de posiciones en 2021.

*Si el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez no pone orden con los diputados de su partido, principalmente con quien encabeza la fracción priista, Rogelio Rueda Sánchez, todo apuntaría a que, como dice la canción, su partido le vale una pura y dos con sal.

Anuncios
Compartir