Reporteros Rinden Homenaje al Ejército

    0

    DISCURSO PRONUNCIADO POR EL C. JORGE ALBERTO RUIZ CHÁVEZ, PRESIDENTE DEL CLUB DE REPORTEROS DE COLIMA. JUEVES 21 DE ENERO.

    Buenos días… Amigas y amigos… Compañeras y compañeros:

    Hace ya siete años de una verdadera tragedia que conmovió al país entero y enlutó a nuestro querido estado…

    Siete años ya de todo un esfuerzo de gobierno y sociedad, para lograr la recuperación y salir adelante, tras haber sufrido uno de los peores terremotos que ha registrado Colima.

    Fue la noche del 21 de enero de 2003, cuando un fuerte sismo nos sorprendió y destruyó barrios enteros, causando desolación, destrucción y muerte.

    Aún están grabadas en nuestras mentes muchas imágenes de lo ocurrido, que por si fuera poco, tuvimos que difundir al cumplir con nuestra labor informativa.

    Pero también perdura en nuestra memoria la respuesta inmediata que surgió de todas partes, con un verdadero respaldo y una solidaridad sin igual.

    Hoy, con gusto y agradecimiento recordamos todos esos apoyos, pero nuestra agrupación, el Club de Reporteros de Colima, no puede ni debe pasar por alto la invaluable respuesta que a partir de ese momento proporcionaron los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

    Por eso estamos aquí.

    Acompañados por autoridades civiles y militares, pero también nuestros amigos, pues con la mayoría de ellos, al paso del tiempo hemos mantenido y consolidado una bonita amistad.

    Por eso agradezco la presencia de nuestros amigos, la licenciada Yolanda Verduzco Guzmán, secretaria general de Gobierno y representante del gobernador Mario Anguiano Moreno.

    Del licenciado José Alfredo Jiménez Carrillo, presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

    Del Diputado Francisco Alberto Zepeda González, presidente del Congreso del Estado.

    Del profesor Oscar Luis Verduzco Moreno, secretario del ayuntamiento y representante del alcalde José Ignacio Peralta Sánchez.

    Pero sobre todo, y a nombre del Club de Reporteros de Colima, saludo y doy la bienvenida al General de Brigada Diplomado de Estado Mayor Juan Manuel Hernández Brindis, recién designado Comandante de la Vigésima Zona Militar.

    Mi General, nuestros respetos, y tenga la seguridad de que en Colima aumentará el número de sus amigos.

    Destacamos su presencia, precisamente porque es Usted quien ahora encabeza y representa en Colima a la institución a la que tanto debemos los colimenses que hace 7 años vivíamos momentos de desesperación, de preocupación, de desesperanza y, por qué no decirlo, de temor ante los embates de la naturaleza.

    A 7 años de la tragedia, podemos decir con orgullo que Colima está de pie.

    Y para que esto se lograra, fue fundamental el apoyo que en su momento proporcionaron los dignos integrantes de nuestro Ejército Mexicano, a quienes desde este lugar, y con un sencillo pero emotivo homenaje, les reconocemos su enaltecedora tarea.

    Sabemos que no es sólo en Colima, sino en muchos otros lugares, donde el Ejército ha cumplido y cumple con diversas tareas para el bienestar de la población, que incluso le han generado comentarios adversos.

    Pero en Colima no sólo somos testigos, sino también parte de todos aquellos que han recibido el invaluable apoyo de la milicia mexicana, presta para atender a la población civil en los momentos en que se enfrenta alguna contingencia o desastre, como el ocurrido aquí hace 7 años.

    Mi General: Quienes integramos el Club de Reporteros de Colima, de manera respetuosa le pedimos sea el portavoz, para hacer llegar nuestro más sincero agradecimiento y reconocimiento a la tropa, jefes y oficiales de la demarcación a su cargo, pues la gran tarea desarrollada a favor de los colimenses en desgracia en los primeros meses del 2003, es y seguirá siendo inolvidable.

    Y como muestra de ello, pido a mis compañeros, a nuestros invitados especiales y a los presentes en general, que frente a esta escultura que nos recuerda la tragedia pero también ese gran respaldo, depositemos esta ofrenda floral que simboliza nuestra permanente gratitud, y al mismo tiempo realicemos una guardia de honor, porque de eso se trata: Honor a quien honor merece, y nuestro Ejército se lo merece…

    Muchas gracias…

    Compartir