PRUDENCIA Y RESPONSABILIDAD AL ANALIZAR EL PAQUETE ECONÓMICO, PETICIÓN AL CONGRESO

    0

    “Quiero decirlo con todas sus letras: México necesita una Ley de Ingresos y un Presupuesto de Egresos responsable, que promueva el crecimiento económico y el desarrollo social de largo plazo”, aseveró el funcionario. “No podemos arriesgarnos, no debemos equivocarnos”, añadió, al defender las premisas del paquete económico.

    La consideración del titular de Hacienda y aspirante a la candidatura presidencial del partido gobernante pareció respuesta a la demanda, sobre todo de la bancada del PRI, de elevar el gasto a los gobiernos estatales. “Estoy seguro de que los legisladores privilegiarán su compromiso con México y aprobarán, en su momento, un paquete económico a la altura de los anhelos y las legítimas demandas de las familias mexicanas”, abundó Cordero en una declaración leída en la Biblioteca Antonio Ortiz Mena, de Palacio Nacional, una hora y media después de entregar el paquete económico.

    La propuesta –iniciativa de Ley de Ingresos, proyecto de Presupuesto de Egresos y Criterios Generales de Política Económica– fue presentada como “prudente y responsable”. Es, dijo, “sólida, que atiende de manera integral los principales retos que enfrentará México en 2012”.

    Se busca atender cuatro frentes: primero, mantener la estabilidad económica y la responsabilidad fiscal –contener el déficit público, que para el siguiente año, según la propuesta, no superará 0.2 por ciento del PIB; segundo, acelerar el desarrollo del mercado interno a partir de promover la actividad de pequeñas y medianas empresas, la construcción y acceso a la vivienda y obras de infraestructura; tercero, impulsar la competitividad de la economía y, cuarto, “promover eficaz y responsablemente el bienestar y las oportunidades de las familias mexicanas”.

    Aseguró que en México se ha hecho un gran esfuerzo por sanear las finanzas públicas y conducirlas con prudencia y responsabilidad. Expuso que 2012 será complejo por un entorno internacional adverso. Hasta ahora, el país ha sido capaz de enfrentar esa volatilidad con impactos relativamente menores “gracias a que se ha combatido la tentación de caer en una irresponsabilidad fiscal, a que se ha alejado de las crisis fiscales que viven otros países y a que ha honrado los compromisos contratados. Este es el peor momento para arriesgar la estabilidad económica que hemos conquistado”.

     

     

     

    Compartir