Pronostican 15 Ciclones y 7 Huracanes

    0

    Al presidir la reunión para la difusión de la temporada de ciclones tropicales para el 2008, el secretario general de Gobierno, Héctor Michel Camarena, dejó en claro el compromiso del gobierno de Silverio Cavazos Ceballos por salvaguardar la vida de los habitantes en el estado de Colima y de sus bienes, ante la presencia de cualquier tipo de fenómeno natural que pudiera representar peligro.
     
    En representación del Ejecutivo del Estado, Michel Camarena destacó además la importancia de la coordinación existente entre los tres niveles de gobierno, para organizar las acciones preventivas de la temporada de huracanes y ciclones tropicales, que iniciará oficialmente el próximo mes de mayo.
     
    En el Aeropuerto Internacional “Playa de Oro”, de Manzanillo, el Secretario General de Gobierno recibió oficialmente la visita de la tripulación y científicos del “Avión Cazahuracanes”, perteneciente a la fuerza aérea de los Estados Unidos de Norteamérica, mediante el cual se registran las condiciones emergentes y el desarrollo de los fenómenos climatológicos que, año con año, afectan la parte norte del continente americano; de manera que es una herramienta de alto rango tecnológico para la prevención de desastres, generados por los meteoros.
     
    En la reunión a la que asistió también personal del Servicio Meteorológico de México y de los Estados Unidos de Norteamérica y el director general del Organismo de Cuenca Lerma Santiago Pacífico, Raúl Antonio Iglesias Benítez, se dio a conocer que para el presente año se pronostican alrededor de 15 ciclones, de los cuales ocho podrían alcanzar la intensidad de tormenta tropical; así como de 5 huracanes moderados y 2 huracanes intensos que no llegarían a la máxima categoría.
     
    En este sentido, Michel Camarena, al participar en una conferencia sobre el tema, agradeció la colaboración interinstitucional de la Semarnat y la Conagua, por el apoyo que brindan a Colima en las labores de prevención de desastres.
     
    Dijo que, sin duda, la aplicación de tecnología como la ofrecida a través de la coordinación entre los Servicios Meteorológicos de México y de Estados Unidos, mediante el “Avión Cazahuracanes”, aunada a la colaboración de las autoridades de protección civil de los gobiernos federal, estatal y municipales, pueden afianzar las acciones preventivas para proteger la vida y los bienes, no sólo de los colimenses sino de todos los habitantes de las regiones costeras del país.
     
    Por su parte, el coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional, Michel Rosengaus Mosihinsky, expuso las características generales del comportamiento metereológico que han afectado a nuestro país durante los últimos años, destacando que se esperan comportamientos atmosféricos análogos a las temporadas recientes de huracanes presentadas durante las últimas dos décadas; y tomando en consideración que, de acuerdo a la temperatura de los océanos, es posible la presencia de fenómenos como la Niña, una fase neutral, o incluso la presencia del Niño oscilatorio.
     
    Tanto personal de la Armada de México como de Protección Civil del Estado de Colima, en voz del director general del organismo, Melchor Urzúa Quiroz, expusieron las estrategias generales que en materia de protección civil operarán tanto en el Puerto de Manzanillo como en el resto del Estado, tales como campañas de concientización en los medios impresos y electrónicos en sus fases preventivas, durante los eventos meteorológicos y posterior a la presencia de algún fenómeno hidrometeorológico de cualquier nivel o intensidad.
     
    Mencionaron que el punto clave para el éxito de las acciones preventivas de protección civil que ayudan a salvar vidas, es la propia participación de la ciudadanía en todo lo concerniente a la aplicación de las recomendaciones oficiales.
     
    Durante el recorrido al interior del avión “Hurricane Hunter” o “Cazahuracanes”, personal especializado de la Unión Americana expuso que es un avión de reconocimiento que se usa como herramienta en el seguimiento de ciclones tropicales: está equipado con instrumentos de detección metereológica y sus turbinas están diseñadas para volar dentro de los huracanes, a baja velocidad y a través de corrientes de viento muy densas, a más de 200 km/hr.
     
    El cazahuracanes vuela de 10 a 12 horas, dependiendo de la distancia en la que se ubique el meteoro. En su interior atraviesa gran número de bandas nubosas hasta alcanzar el ojo del huracán. Durante su trayecto lanza radiosondas a intervalos para registrar información de temperatura de velocidad de vientos y presión atmosférica.
     
    La información obtenida se trasmite de la sonda al avión para ser interpretada por el meteorológico; posteriormente, se envía a través de satélites meteorológicos al Centro Nacional de Huracanes de Miami, Florida, con el fin de obtener las posibles trayectorias del sistema.

    Compartir