POLEN Y MOHO, PRINCIPALES ALÉRGENOS EXTERIORES

    0

    En relación al polen, la AAAAI explica que éste se compone de pequeñas células necesarias para fertilizar las plantas, pero que el proveniente, “de plantas con flores coloridas, como las rosas, generalmente no causa alergias”.

    Por otro lado, la academia advierte que muchas otras plantas tienen flores, “que producen polen liviano y seco que es fácilmente esparcido por el viento. Son éstos los que provocan los síntomas de alergia”.

    Según la misma instancia, cada planta tiene un período de polinización que no varía mucho de año a año, aunque acepta que el clima puede afectar los niveles de polen que hay en el aire en todo momento, además de que en lugares más cálidos, “la polinización puede durar todo el año”.

    Para esa institución, la rinitis alérgica estacional es a menudo provocada por el polen de árbol, sobre todo a comienzos de primavera, mientras que a fines de primavera y comienzos de verano, es el pasto el que suele provocar los síntomas y a fines del verano y del otoño, son las hierbas las causantes de esas reacciones alérgicas.

    Por otro lado, los mohos, según la citada academia son, “pequeños hongos relacionados con las setas, pero sin tallo, raíces u hojas”, cuyas esporas flotan en el aire como polen y “se puede encontrar casi en cualquier lugar, incluso en la tierra, plantas y madera podrida”; y se añade que las esporas aumentan a medida que aumenta la temperatura primaveral.

    Según la AAAAI, en días nublados, lluviosos o sin viento, los síntomas de alergia suelen ser menos marcados y es que sin viento “el polen no circula bajo esas condiciones”, ya que “tiende a viajar más con clima caliente, seco y ventoso, lo que puede aumentar sus síntomas de alergia”.

    La institución no recomienda a quienes padecen alergias, mudarse para escapar de éstas, pues dado que los problemas de alergia comienzan en los genes, “es probable que encuentre nuevos alérgenos a los que reaccionará en los nuevos entornos”.

    Además de recomendar el visitar a un alergólogo para tratar esas reacciones alérgicas, la AAAAI sugiere también implementar algunas acciones para limitar la exposición al polen o moho que causan esos síntomas.

    Entre esas sugerencias están el mantener ventanas cerradas de noche y de ser posible usar un acondicionador de aire, “que limpia, enfría y seca el aire”, además de mantenerse dentro del hogar, “cuando se informe que los niveles de polen y moho son elevados. Utilice una mascarilla para el polen si es inevitable estar mucho tiempo al aire libre”.

    Asimismo, se recomienda no cortar el pasto ni rastrillar hojas, “porque ambas acciones revuelven el polen y el moho. También evite colgar camisas o ropa afuera para que se sequen” y como algo muy importante, la AAAAI remarca que el paciente debe asegurarse de tomar los medicamentos recetados por su alergólogo con regularidad, y en la dosis recomendada. Pero de igual manera sugiere a quienes son alérgicos, el considerar la posibilidad de salir de vacaciones, “durante los picos de las temporadas de polen en una zona más libre de polen, como la playa o el mar”.

    MACLOVIO HERRERA No. 165

    C.P. 28000; COLONIA CENTRO;

    COLIMA, COLIMA

    TELÉFONO: (312) 31-4-59-59.

    http://www.tmmx.mx/jesussolano

     

     

    Compartir