Poder femenino

0

Por: Francisco Pérez Medina.

Una vez concluido el proceso electoral, existen muchas interpretaciones sobre el resultado, pero, una premisa resalta sobre todas: el poder político femenino, llegó a su máximo esplendor.

No es una lucha reciente y hay muchas mujeres quienes no les tocó disfrutar ni ver que su trabajo por fin logra el resultado anhelado. Ha sido una labor titánica en la que no solo debieron convencer al género antagónico, sino al propio. En diversas ocasiones, la violencia hacia sus creencias y propuestas han sido atacadas con virulencia y, donde, más que argumentar, se dedicaron a ofrecer calificativos hirientes que jamás lograron mermar su empuje.

Se tuvieron que reformar leyes con acciones afirmativas que les permitiera, primero, acceder a las candidaturas en un porcentaje igualitario y, luego, convencer de que éstas, no le quitaban nada a nadie: solo lo justo. Durante los foros de debate, discusión a los que se les brindó acceso y, otra manera de visibilizarse, tomando las calles para manifestarse contra la lamentable violencia que se vive en el país, han logrado la cosecha durante el proceso electoral en nuestro Estado.

Parece injusto el resumen, pues no ha sido sencillo alcanzar este resultado. Sin embargo, podemos afirmar que han logrado permear en el ánimo de la sociedad y hasta de los más incrédulos; los resultados pueden ser bastante claros en esta afirmación: tendremos en nuestra entidad la segunda Gobernadora, 8 de los 16 distritos fueron ganados en las urnas por mujeres y, destaca que, de 10 alcaldías, sean 6 damas las que han obtenido el triunfo. El Caso de la capital y otros municipios, trasciende que serán las primeras en ostentar el cargo por haber obtenido la mayoría en la elección y no llegar a ser alcaldesas por asumir el cargo en condición de suplencia.  Serán ellas quienes definan el rumbo de los colimenses.

No está por demás desearles el mayor de los éxitos, aunque, ya el haber logrado este triunfo es una verdadera proeza que no requiere buenos deseos, sino el compromiso, como ciudadanos, de realizar lo que a cada uno corresponde para sumarnos a alcanzar mejores condiciones en nuestro estado en todos los ámbitos. No cometamos el injusto juicio sobre ellas en su desempeño en el cargo para el que fueron electas, por el género que representan. Es decir, los aciertos menospreciados y los errores magnificados. Sin duda, tampoco que, por el hecho de ser mujeres, no se les exigirá por el cargo que ejercerán. Ya una vez lo hizo la primera gobernadora de nuestro país y, orgullosamente, de nuestro estado: la maestra Griselda Álvarez, hasta nuestros días, es recordada como una de las mejores en su desempeño público e impecable en lo privado. No exigir más, pero, tampoco menos. Desde este espacio les enviamos nuestras sinceras felicitaciones y el deseo del mayor de los éxitos en el encargo.     

Salida

1.- Concluye una era en la que gobernaba un mismo partido el poder ejecutivo. Vendrán las reflexiones y también los momentos de reconocer las debilidades, áreas de oportunidad y los errores.

2.- El presidente ha perdido su bastión en la ciudad de México. Si no asume lo que en supra líneas comentamos en la primera salida, sin duda, para el siguiente proceso, no será solo la capital, sino el gobierno que ostenta el que se le escape en el ánimo de la población.

3.- Es claro que, en nuestro país y en nuestro estado, se tiene una alta cultura democrática, pues ningún partido puede asegurar tener el poder completo; la sociedad otorgó una medida equitativa que obliga a realizar las mejores prácticas de la política para alcanzar los acuerdos necesarios para garantizar un buen ejercicio en el poder y buenos resultados para los ciudadanos. No entender este mensaje, puede llevar a un castigo en las elecciones posteriores inmediatas.

Compartir