GABINETE NUEVO (El gobernador juega con fuego)

0

TAREA PÚBLICA

Por: Carlos Orozco Galeana.

Dos noticias ganaron mi atención   este inicio de semana.  Comienzo por la primera,  agradable  como  esperanzadora: se presentó el gabinete que  acompañará   a la joven gobernadora Indira Vizcaíno, en el que  hay la presencia de varias mujeres y nadie al parecer  con malos antecedentes. Es deseable que a lo largo de los años de servicio que vienen, se mantengan sus integrantes leales al proyecto de la 4T, pero también firmes en  no cometer tropelías porque el servicio público, con ser una actividad noble, tiene aristas que desconfiguran, por las debilidades humanas, el perfil ético de cualquiera. Recuérdese la sentencia del barbón Diego Fernández: En política, sin tener poder, es muy fácil ser honestos. Quiso decir que el poder puede corromper a cualquiera.

Se han dejado atrás décadas de gobiernos priístas que, como quiera que haya sido, hicieron mucho por Colima, pero que con el tiempo fueron disminuyendo en sus logros a grado tal que se desgastaron y, al final de este sexenio, salieron reprobados por los ciudadanos. En ese tiempo, muchos altos funcionarios salieron millonarios, aunque no se llevarán nada a la tumba. Todos los conocemos. Cometieron, aquellos gobiernos,  infinidad de errores,  pero el último clavo en el ataúd del Pri se lo puso el actual gobernador, que seguirá provocando nauseas los últimos diez días.    Poco a poco,  gobernantes tricolores  acabaron con la confianza de la mayoría de colimenses que hoy observan la llegada de una nueva generación de servidores públicos. A ver qué tal nos va con ellos.

Es histórico el gabinete porque está  conformado   por hombres y mujeres jóvenes en los que Indira confía. Tiene responsabilidad en sus nombramientos y si acierta en ellos ganará aceptación ciudadana y podrá perfilar a su organización política en un liderazgo duradero porque su decisión reportará mejores resultados a la larga. Recuérdese: obras son amores.

Tenemos confianza en el arranque próximo del nuevo régimen. Terminamos tristes y  dolidos  de padecer la frialdad y el no hacer de un gobernador ausente, indiferente a sus responsabilidades básicas ( como escuchar a los demás, como dialogar con franqueza con cualquier ciudadano que le quería plantear problemas, por ejemplo)    y con  problemas serios de personalidad. El caos en Colima es atroz. Hay miles de familias lastimadas y en crisis por su  desdén hacia los problemas más sentidos. A pensionados y jubilados los ha castigado más de un mes con el no pago de sus salarios. ¿Qué le hicieron a Ignacio Peralta  para sufrir esa injusticia?.  Con justa razón, muchos desean verlo lejos  de Colima después del uno de noviembre.

Pero hay más preocupaciones todavía, expresadas por la gobernadora, quien el lunes anterior conminó al gobernador a no  hacer cosas indebidas antes de dejar el cargo, como la de vender propiedades o concesionar servicios a sus socios y amigos. En defensa del patrimonio de todos, Indira fue más allá y advirtió que si algún particular o funcionario del actual gobierno, incluido IPS, interviene en actos ilícitos y perjudica al estado, se las verá con la justicia nomás tomando ella las riendas del Ejecutivo.  Sobre aviso no hay engaño.

Se equivocan  quienes calculan que por ser ella una persona joven  se está chupando el dedo, que está novata o con su rostro pintado en cualquier pared. No le busquen, porque la encontrarán. Seguro. Ella está en su papel de ver por los intereses de Colima y sabrá tomar decisiones ante cualquier perjuicio causado por los intereses muy particulares de IPS de rasguñar todavía  un último trozo  del pastel del poder sexenal que ya acaba. IPS deja a medio Colima muy enojado y a la otra mitad también.

Si las intenciones del supuesto vendedor y  concesionador  son reales, tal como lo afirmó IVS, como  ciudadano digo que Peralta Sánchez está jugando con fuego, sin miedo  a que se le aplique  la justicia por  actos ilícitos que pudo haber acumulado durante  los seis años de su  mandato (tendrán que probárselos, claro ) y por los que pueda cometer en los últimos 11 días que le quedan.  Seguro que ve las estadísticas de la impunidad y respira tranquilo, sabe que la justicia es  una entelequia, que más del 95 por ciento de los delitos graves quedan impune y que solo en dos de cada cien hay una sentencia condenatoria. Y que, además, se puso flojito y cooperando en el pasado proceso electoral.  Observa satisfactoriamente que Amlo todavía no envía a la cárcel a ningún gobernador – depredador, y eso lo apacigua.

Por otra parte, Indira cita la deuda pública de 11 mil millones de pesos, inmensa para un estado con economía reducida. Saldrá maltrecha políticamente cuando termine su mandato si no recibe un auxilio responsable del gobierno federal y no se corrigen a la vez problemas estructurales vinculados al gasto  excesivo en nómina y de falta de recursos que esencialmente tienen que generar los habitantes. 

En otras palabras, Indira se sacó la rifa del tigre. Pero tiene a favor la experiencia que ha acumulado, el apoyo del gobierno federal que por ahora ya no ha mandado dinero para la nómina de los trabajadores por temor a que IPS lo use para otros fines, y su buen ánimo  de distinguirse como una gobernante que llega al poder muy joven con el fin de servir y no servirse como algunos de sus antecesores . 

El gobierno tiene que vivir en la austeridad de verdad. Predicar con el ejemplo. Hacer las cosas bien y que parezcan.  No caer en la tentación de gastar en cosas superfluas como vehículos blindados ni hacer obras con escasa utilidad y que nadie exige. Veremos y diremos.

Publicidad