Chivas en Cuartos de Final de la Libertadores

    0

    Porque si bien la consigna desde el primer segundo de juego era la de presionar, de disparar al arco, de generar jugadas claras de gol para conseguir tres goles sobre Chivas y obligar a los penales o bien, cuatro tantos para inclinar la balanza a su favor, Vélez Sarsfield se encontró a un Rebaño dotado de personalidad, inteligente y plagado de ansias y de deseos por estar en la siguiente fase de la justa continental.

    Aunque de antemano se sabía que el conjunto de Liniers no cedería ni un sólo instante en su afán por propinarle su primer derrota en Buenos Aires y arrancarle con una tanda de goles el pase a los Cuartos de Final, Guadalajara hizo su juego, se equivocó una y dos veces, pero corrigió y en la tercera le cerró a Vélez la puerta de la Copa Libertadores de golpe, de forma contundente, de forma inteligente, de forma irreversible.

    Pues aún y cuando muy temprano en el partido, apenas a los tres minutos, Santiago Silva aprovechó un desconcierto en la zaga rojiblanca para marcar el primero de la noche, el que hacía más y más ensordecedor el aliento de la tribuna del José Amalfitani y el que despertaba la esperanza del conjunto local, pero que no apagaba la disciplina y concentración del conjunto rojiblanco.

    Ya que aún y cuando el cuadro argentino insistió por todas las vías horadar de nueva cuenta la cabaña del Rebaño, los ofensivos de Vélez se toparon con que el portero Liborio Sánchez volvió por sus fueros, suturó los errores cometidos en el duelo ante Morelia hace un par de días en la Liga Mexicana y de forma destacada, le quitó al conjunto pampero cuanto balón se acercó a su puerta para mantener el marcador ya sin movimiento en los primeros 45 minutos.

    Sin embargo, con la llegada del complemento, si Vélez salió revolucionado en busca de marcador, Chivas regresó más atento, más sólido, más inteligente, más consciente de que ahora la desesperación del conjunto argentino jugaría a su favor y por ello, fue cauteloso en su juego, ordenado en su salida y disciplinado en su accionar.

    Por eso Jorge Enríquez no escatimó ni un ápice de esfuerzo para erigirse como dueño del medio campo, por eso Édgar Mejía fue férreo en la marca e incomodó el rival cuando apenas y recibía la pelota, por eso toda la zaga defensiva fue precisa en los movimientos de marca y exigente a la hora de disputar la esférica, por eso Chivas simplemente hizo su partido y al final obtuvo el fruto del esfuerzo reflejado en el boleto a Cuartos de Final de la Copa Libertadores 2010.

    Porque aún y cuando Vélez le puso un tinte dramático a los instantes finales del duelo, cuando Rolando Zárate empujó la esférica al fondo de las redes al 89′, Guadalajara supo que no se podía permitir un error más en el duelo y menos a escasos minutos de finalizar el partido, de ahí que durante cinco minutos la intensidad física y mental del grupo destacó en demasía, pues si bien el entorno le coqueteó a un desenlace heroico para Vélez, la sapiencia y la concentración rojiblanca fueron mejores.

    Por ello Chivas levantó muy en alto los brazos al momento de escuchar el silbatazo final del partido, porque además de estar ya entre los ocho mejores del continente, Guadalajara demostró en el Fortín de Liniers una personalidad contundente en un grupo de jóvenes elementos, que si en su momento tomaron el reto suplir las ausencias del Rebaño, hoy toman ya como suyo el desafío de llegar hasta lo más alto en la Copa Libertadores 2010.
    http://www.chivascampeon.com/noticia/9554/

    Miércoles, 5 de Mayo 2010|08:26:13|BUENOS AIRES, ARGENTINA

    Compartir