SOLILOQUIO

0

Cultura o educación vial

Por: Yaret Ramos Vallett

¿Cuál es la diferencia entre cultura y educación vial? Son conceptos que suelen confundirse cuando de movilidad vehicular se trata. La cultura vial es la que se crea en una sociedad, después de haber ejercido una educación vial.

Es decir, si cuando yo aprendí a manejar me enseñaron cómo debo mirar por todos los espejos, cómo debo tomar el volante, quién tiene preferencia en determinadas calles y avenidas, cómo se entra a una glorieta, cómo el manejo en carretera es diferente al de ciudad y sobre todo conocer y respetar el reglamento de tránsito, eso y otros conocimientos en su conjunto son la educación vial.

Luego, ya que se ponen en práctica todos estos conocimientos cotidianamente dentro de una sociedad educada vialmente, donde las autoridades de tránsito y vialidad también deben incluirse, entonces se puede hablar de una cultura vial.

En el estado de Colima no existe la cultura vial, empezando por los funcionarios de esa área, pues no ponen el debido orden en las calles con adecuados señalamientos, ponen semáforos donde sólo se perjudica la circulación y quitan otros donde sí son necesarios, no hacen la división de los carriles de alta y baja velocidad en avenidas principales (yo creo que porque no saben que eso existe) ¡y qué decir de los topes y boyas! están por todos lados sin ton ni son, ocasionando más problemas que beneficio en el tránsito.

Además hay muchos ciudadanos al volante que desafortunadamente muestran una clara falta de educación vial, al no respetar los señalamientos (en ocasiones no tienen idea cuál es su significado), no respetan a los peatones, ni a los ciclistas y mucho menos el reglamento de tránsito.

Sin embargo, también hay personas que sí tienen una adecuada educación vial, manejan con precaución, con prudencia y conocen el reglamento de tránsito, no obstante cuando se encuentran con personas que no tienen idea de la conducción responsable de su vehículo ven frustrados sus intentos de lograr una cultura vial en Colima.

Me voy a referir a dos ejemplos muy claros que hemos estado padeciendo uno en el municipio de Colima y otro en Villa de Álvarez. En el tercer anillo a la altura de la Av. Venustiano Carranza, todas las mañanas de lunes a viernes, alrededor de las 7:45 de la mañana se coloca una o dos patrullas, de poniente a oriente, para “guiar” (evitar) a los automovilistas pasar la velocidad que marcan los señalamientos ubicados en ambos lados de la vialidad, que es de 60 kilómetros por hora, con lo que se genera una larga fila de vehículos en el semáforo y a veces el conductor tiene que esperar hasta tres cambios de luces para poder cruzar la avenida Carranza.

En este caso el mal proceder de las autoridades de Tránsito y Vialidad del ayuntamiento capitalino, bajo el argumento de querer evitar accidentes por exceso de velocidad que se han suscitado en ese tramo del tercer anillo, (por falta de pericia y de educación vial de los conductores) provocan mayor caos vial en la “hora pico” y retrasan el traslado, aún más, en comparación a cuando hay un accidente en esa zona.

El otro ejemplo es en la glorieta de los Perritos en Villa de Álvarez, hace tiempo se colocaron semáforos, supongo que para disminuir el número de accidentes que se estaban dando en ese sitio, sobre todo por las noches, sin embargo, los accidentes continuaron y las largas filas de vehículos esperando el verde se hicieron muy largas sobre todo en “horas pico”, así que alguien tomó la acertada decisión de apagarlos.

No obstante hace unas semanas los volvieron a encender y ahora los accidentes no sólo son de noche sino también en el día, pues muchos no se percatan que los semáforos ya están funcionando de nuevo y aunado a esto, el rojo dura más de un minuto, lo que retrasa a quienes tienen que llegar a la escuela o al trabajo más de 10 minutos.

Sobre todo a los que van hacia el centro de la Villa, pues los semáforos de la Av. Corona Morfín están mal sincronizados y si estuve esperando a que me diera luz verde el semáforo en la glorieta de los perritos, al llegar al que está en la gasolinera ya está en rojo y luego hay un tope (quitaron ese semáforo, que sí era necesario para los que salen de la colonia las Tunas), así que para cuando llego a la glorieta de la Diosa del Agua ya está en rojo nuevamente.

Claros ejemplos que todos los días padecemos los ciudadanos por falta de una cultura vial en toda la sociedad de Colima, desde estas líneas conmino a las autoridades de todos los municipios y las estatales a que se hagan campañas de educación vial para mejorar el tránsito, sobre todo en las ciudades de mayor población, pues además el estado de Colima es el que tiene mayor número de autos por habitante en el país, algo que también genera mayores problemas vehiculares y que debiera tener una buena cultura vial.

Comentarios

Comentarios