SÓLO TRES HOMBRES SON EDUCADORES DE PRESCOLAR; FALTA APERTURA: PRECIADO

    0

    En entrevista con COLIMANOTICIAS consideró que “todos estamos preparados; todos podemos ser buenos educadores, no exclusivamente las mujeres, pero en años anteriores sí se hacia la referencia social, porque estipulado no había la prohibición paraque ingresaran hombres como licenciados en prescolar”.

    “De hecho, el próximo ciclo escolar está por egresar otro formador en prescolar y existen 3 educadores dentro del nivel”.

    “Yo creo que todos podemos serlo con una buena ética y respetando los principios de la labor”.

    Ma. Guadalupe trabaja en el jardín de niños “Doctor Miguel Galindo”, en Villa de Álvarez; es educadora desde hace 15 años, además de participar en la formación de educadoras en la Escuela Normal de Maestros.

    En entrevista habló de la vocación que se debe tener para ejercer esta profesión: “No se tratan nada más de dar clases, sino de lo que está en juego, que es la educación,y va a parecer algo utópico pero sí es el futuro del país, y más que el futuro, el presente”.

    NIVEL APRECIADO

    Señaló que anteriormente al prescolar no se le prestaba mucha atención en la vida de un niño, “pero es un reconocimiento social que poco a poco ha ido tomando una mayor fuerza gracias a muchas cosas, pero sobre todo a que la Secretaria de Educación le dio el grado de nivel obligatorio; esto ha hecho que también lo reconozca y creo que también lascuestiones de trabajo de las madres de familia, que han dejado de ver la escuela como un lugar de cuidado y sobre todo le han dado el valor que realmente tiene; es formativo”.

    Subrayó que “no sustituimos la labor de los padres, pero creo que somos un complemento importante para los niños, y sobre todo es que se brindaacceso a la lectura, escritura, al autoconocimiento, la autoestima, el desarrollo de nociones matemáticas, todos los conocimientos fundamentales que van a constituir una base sólida”.

    La maestra fue reconocida con el premio Manuel Altamirado, en 2011, por ser la mejor educadora del estado, tras una exhaustiva evaluación.

    “Este es un premio no a lo extraordinario, es un premio a la labor cotidiana, un premio que a la mejor todos deberíamos de tenerlo, porque quien se dedica a hacer para lo que realmente se comprometió de su formación, amerita tenerlo”.

    “A mí me compromete a seguir siendo responsable en mi labor, a estar más capacitada para saber responder a las necesidades actuales”.

     

     

    Compartir