Planta de Tratamiento Cumple Normas de CONAGUA

    0

    Valdez Valdez, expresó que si bien la planta de tratamientos es una de las más modernas en todo el país, esto se debe a las exigencias de la misma CONAGUA, que es el órgano rector para la planta, y dijo que otra de los parámetros a cumplir es que todas las descargas de la planta deben tener la calidad suficiente para la supervivencia de la vida acuática, la fauna que habita el río y sus riveras.

    Explicó que de acuerdo a los resultados de los estudios y monitoreos realizados el pasado 3 de enero, la planta se encuentra por debajo de la media que exige CONAGUA, que requiere una calidad del DBO, es decir, la carga orgánica de 30 partes por millón y el agua que descarga la planta posee una calidad que media las 7 partes por millón en DBO.

    Para el director de la CIAPACOV, la puesta en funcionamiento de esta planta era un paso muy importante para el saneamiento de las aguas del río Colima, ya que la cuenca Ayuquila-Armería de donde se desprende este río era un foco rojo de contaminación a lo largo de los 240 kilómetros que comprenden desde su inicio hasta su desembocadura en el Océano Pacífico, y ahora es el punto con menos contaminación en todo el estado.

    Por su parte, el delegado de la CNA en Colima, Gerardo Hernández Cervantes, pidió a los representantes populares y a la ciudadanía no politizar el asunto del agua, porque si ahora tenemos divisiones políticas dentro de unos años nos dividirá la posesión de terrenos que tengan agua, y precisó la importancia de que Colima rescate el agua que tiene, porque aunque hay mucha no se debe desperdiciar en un conflicto de carácter político.

    Detalló que para él, el organismo operador debe valorar para los costos de saneamiento, el costo operativo de la planta, lo que cuesta llevar el agua, el bombeo, tratar un agua de esta calidad y otorgarla a un río con la calidad que exige la Comisión Nacional del Agua y señaló que para la federación es importante que el saneamiento cueste lo que cuesta arrojar los desperdicios, “nosotros no hablamos de tarifas, de montos, de cantidades, pero si hablamos de lo importante que es valorar el agua en ese sentido”, agregó.

    Expresó que la política del presidente de la república es que se pague el saneamiento, apegado a las consultas públicas ciudadanas, y al verdadero costo del agua saneada y precisó que en todo el país se paga saneamiento del agua. Ejemplificó que en Manzanillo se paga una tarifa más alta que en Colima por ser zona económica diferente y por la contaminación que se genera por el turismo.

    En este sentido, consideró importante que se reflexione en cada sector el costo de saneamiento por el tipo de agua que se descarga.

    Para Hernández Cervantes las convicciones de los representantes del legislativo van en función de la representación popular, empero dijo, primero que nada debe considerarse el sentir del ciudadano, y por lo mismo se le debe informar, porque la mayoría carece de información fidedigna, “si un representante del legislativo habla del pago o no pago, sin un fundamento del apoyo social puede desvirtuar la opinión de la ciudadanía”, añadió.

    Respecto al saneamiento del río Colima, aclaró que a pesar de que la planta de tratamientos de aguas es un factor importante para el saneamiento, es necesaria también la participación ciudadana, una vez que ya existe una cantidad importante de asolve contaminante en el cual se encuentran bolsas de plástico, costales, madera, restos de animales muertos, que arrojan ciudadanos inconscientes.

    Indicó que el monitoreo por parte de la CNA no se hará sólo en la planta conforme a la norma oficial mexicana, sino también a la calidad de agua de los ríos a nivel nacional, pues la comisión tiene la obligación de realizar muestreos al trayecto de todos los cauces federales y lo harán en esta planta a partir del mes de enero, de forma mensual, hasta poder informar a la población con exactitud el grado de avance de mejoría de las condiciones naturales de la corriente.

     

    Compartir