Locho Miente: Impiden la Entrada a Periodistas

    0

    De hecho, señala «Avanzada», esa playa colinda con la Bahía de El Tamarindillo, cuya propiedad se atribuye al expresidente de la República Vicente Fox, quien la habría adquirido a través de un prestanombres: el empresario Cosme Mares.

    El Club de Playa donde Morán tiene el inmueble está ubicado entre las playas de San Juan de Alima y San Telmo, delimitado por dos cerros y por lo tanto el único acceso por tierra a la playa es por la entrada que se mantiene vigilada por dos guardias de seguridad, quienes no dejan pasar a nadie a menos de que los lleve alguien que vive ahí adentro.

    La otra manera de llegar es por mar, rodeando uno de los cerros a bordo de una lancha.

    Cuando las reporteras intentaron pasar a la playa, conocida por los pobladores de mayor edad como Puerto de San Juan, los vigilantes les impidieron el paso y bajaron la pluma para bloquear el acceso.

    Don Carlos —habitante de San Telmo— cuenta que ese terreno era antes de un capitán y dice que la esposa de este, “doña Nachita” si dejaba que la gente pasara por su terreno para llegar a la playa, sobre todo porque “iba mucha gente a pescar porque había mucho pescado y gorrito —callo que se usa para botana—”.

    Sin embargo cuando la zona se vendió y cuando ya no dejaban entrar, la gente “le rodeaban al vigilante para entrar por algún camino”, aunque acepta tampoco antes dejaban entrar en carros “pero si a pie”, pero después ya ni así.

    Explica que otros se metían por la falda del cerro, “pero ahorita ya no se puede porque ya pusieron alambrado”, lo cual también lo pudo constatar este vespertino al intentar buscar otro acceso a esa playa que como todas las de territorio mexicano es federal.

    El señor Pedro, quien es habitante de San Juan de Alima, recuerda también cuando aún podían pasar a esa playa sin embargo dice ahora “no quieren que entremos para allá”.

    Él trabajaba antes en ese privado y asegura que “si alguien quiere ir a pescar no nos dejan, está cerrado todo hasta la playa con malla ciclónica” cosa que no sucedía cuando vivía ahí “doña Nachita y don Jesús ya después vendieron y muchos de los dueños son de Guadalajara y están asociados todos ahí”.

    Y agrega que “aunque quieran uno entrar para allá no le dan chance a uno y desde hace diez años ya tienen policías ahí y están cuidando y si alguien se mete uno sin permiso se lo llevan al bote a uno”

    La señora María Concepción Mendoza, propietaria de una ramada de San Juan de Alima, dice que el hecho de que no dejen pasar a la gente “afecta a quienes quieren conocer la playa, porque sería otra playa que conocerían, pero el cerro impide llegar, y solo pueden llegar quienes lo hacen por lancha, pero para pasar caminando no”.

    Sin embargo dice que esto no es nuevo pues asegura que tiene ahí 30 años “y ha sido privada siempre”, coincide en decir que la antigua dueña si dejaba pasar “incluso nosotros íbamos a los mangos y a las ciruelas y todo el tiempo nos dejaba pasar” pero que desde hace 15 o más dejar pasar “solamente que uno tenga contactos con las personas que trabajan ahí”.

    Dice que sería mejor que fuera de una sola persona y que esta dejara entrar al turismo “porque es una playa muy bonita, es injusto que no nos dejen pasar porque además la playa es muy bajita es un solo tumbo es una de las mejores playas”.

    Otra señora que antes trabajaba en una de las casas del fraccionamiento privado y cuyo nombre prefirió no dar a conocer porque su hija también trabaja ahí, señaló que esta playa siempre ha sido privada siempre “nada mas que antes le daban más chance a la gente que entraba, lo que pasa es que empezaron a hacer muchas travesuras ahí y entonces ya no dejan entrar a la gente por la puerta, es más entraban a robar a las casas y a una casa de lado donde si se robaron varias cosas de los cuartos”.

    Ella afirma conocer la casa de la familia de Leoncio Morán, “es una casa normal —dice—, incluso señala que esta chiquita en comparación con las demás “y está dividida en dos”.

    Agrega que a la playa pueden entrar la gente en lancha sin ningún problema, porque de la playa al fraccionamiento no está delimitado mas que por una barda pequeña que evita que la marejada se lleve la arena o se meta el agua hasta arriba, “lo malo es que a veces va la gente y se mete a las albercas y dejan todo sucio”.

    http://www.diarioavanzada.com.mx/noticiasecundaria.php?id_noticia=23386

    Compartir