Las Tribus Panistas

0

EDITORIAL

A principios de 1987, poco más de un año antes de la elección presidencial en México, en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), se extendió entre  militantes de ese partido, “la corriente democrática” encabezada por Porfirio Muñoz Ledo y el ex gobernador de Michoacán, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

La idea de ese pensamiento no era otro, que democratizar al partido y terminar con la práctica del “dedazo”, las bases recibieron muy bien el ideal, pero no la cúpula, que terminó por expulsar a esos personajes.

Esa situación tuvo una enorme trascendencia para la vida interna de ese partido y de la democracia en México, ya que miles de priístas identificados con ellos, abandonaron las filas del tricolor hasta llegar a conformar un Frente Democrático Nacional, donde todos los partidos de izquierda se unieron en un bloque para apoyar al final la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. Los resultados de la elección de 1988, todavía se cuestionan el día de hoy.

Asimismo, en el 2006 durante la campaña político-electoral, Andrés Manuel López Obrador, candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), en un alarde de soberbia no invitó a sumarse a su campaña al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, creador y líder moral de ese instituto político. Al final perdió AMLO por muy poco.

Eso viene a colación por la división que enfrentan los panistas, por la decisión del presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero Muñoz, al destituir al coordinador de su bancada en el senado, Ernesto Cordero Arroyo.

Si bien es facultad del presidente blanquiazul remover a su líder de bancada, la mayoría de los senadores 24 de 37 respaldaban la gestión de Cordero Arroyo como coordinador, incluso le enviaron una carta al propio Madero donde apoyaban su continuidad.

Más allá que se diga que esa acción se debió a las presiones por los acuerdos en el pacto por México o para restarle fuerza al grupo calderonista, esa lucha interna no tendrá un final feliz.

Gustavo Madero escogió el peor momento político para relevar a su coordinador en el senado, porque además es presidente de la Mesa Directiva y de ese cargo no puede quitarlo, porque fue electo por el pleno del senado y ahí el presidente del PAN no tiene ninguna facultad.

Por si fuera poco, en julio próximo habrá elecciones en 14 entidades de la república y Ernesto Cordero anunció que realizará una gira por esos estados para apoyar a los candidatos panistas, el problema es que ya no lo hará en calidad de líder de la bancada panista y suponemos que Gustavo Madero hará lo propio, pero sin duda será un mal mensaje para el electorado, por lo que el panorama para el PAN no es alentador en términos electorales.

Existen muchos casos de divisiones partidistas y al igual que los ejemplos antes mencionados, en NINGUNO de los casos esos institutitos políticos salieron fortalecidos de sus riñas internas. Al tiempo.

Compartir