Judiciales y Marinos Agreden a Periodistas

    0

    Información que publica este miércoles el periódico más influyente del estado, el Diario de Colima y uno que le dice las verdades al gobierno actual, destaca que «tras el hallazgo de un hombre muerto que al parecer presentaba impactos de bala en la cabeza, y el cual se encontraba sobre la autopista Colima- Manzanillo, a la altura de la entrada a Armería, el reportero de Diario de Manzanillo, Mario Martínez Flores, acudió al lugar para obtener información de lo sucedido.

    Sin embargo, autoridades ahí presentes, como elementos de la Policía municipal, estatal, de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), así como de la Semefo, impidieron el trabajo al periodista.

    Señala el reportero que fue el médico legista quien les comunicó que se encontraba tomando fotografías, motivo por el cual fue cuestionada su labor.
    Comenta Martínez Flores que para evitar problemas con las autoridades, quienes se mostraron arbitrarias, accedió a entregarles su cámara. Luego de esto, le fue borrado su material fotográfico, para posteriormente entregarle de regreso su equipo de trabajo.

    Más tarde, informa que en el Río Armería fue encontrada otra persona muerta, desconociendo hasta el momento si se trataba de otro asesinato o de una persona ahogada, ya que las autoridades ahí presentes negaron el acceso al lugar de los hechos.

    Por otra parte, en Manzanillo, sin justificante alguno que avalara la detención de dos periodistas locales, elementos de la Armada de México que realizaban operativos de búsqueda en diversos puntos del municipio se vieron incomodados por dos periodistas locales que cubrían el evento en el que se vio desquiciado el tráfico vehicular y que causó molestia a la mayoría de automovilistas.

    Al respecto, José Ramón Rodríguez Luvián, de TucanTV, así como José Luis Rodríguez, del periódico El Vigía, afirmaron que de repente se vieron rodeados y encañonados por un grupo de marinos que con palabras ofensivas les ordenaban que dejaran de tomar fotografías y video, ya que a decir de los armados, esta función está prohibida por la ley.

    Rodríguez Luvián mencionó que tras este acto, se identificó verbalmente como periodista y que pese a traer una casaca con el nombre de su medio, sacó un gafete con fotografía firmado y sellado, el cual, a criterio de uno de los marinos era falso, al igual que las credenciales de su compañero de labor.

    Tras obligarles a tirarse al piso y colocarles el arma en la cabeza, se les quitó su equipo de trabajo y se les borró la información que contenían; momentos después se les subió a un camión de la Armada de México en el que los trasladaron con rumbo al Sector Naval bajo el argumento de que ellos eran los sicarios que buscaban.

    En el trayecto fueron entregados a una patrulla de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), la cual los remitió a los separos sin que se les dijera a ciencia cierta el motivo de la detención.

    Destacar que tampoco los dejaron comunicarsea su centro de trabajo, pese a que las personas que los recibieron en el Complejo de Seguridad los identificaron como periodistas del municipio.

    Se dijeron impedidos para poder liberarlos ya que eso dependería de la Armada de México.

    Fue hasta después de 12 horas de privación de la libertad cuando lograron salir, no sin antes haberlos obligado a la fuerza a firmar un documento en el que declaraban haber sito tratado de forma adecuada y de que en ningún momento se habrían violado sus garantías individuales, además de que habían recibido alimentos y bebidas, “lo cual nunca sucedió”, culminó Rodríguez Luvián.

    PRESENTARÁN DENUNCIA ANTE LA PGR Y LA CNDH

    Fuentes allegadas a los periodistas agredidos, explicaron a este portan informativo la posibilidad de que se presenten denuncias ante la Procuraduría General de la República y ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, dado que no confían en las autoridades locales, como la PGJE y la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

    Manifestaron que este día serán preparadas las denuncias correspondientes, pues no es delito recabar información para los medios de comunicación. «Nunca como en este gobierno de Mario Anguiano se había presentado hechos en donde los periodistas de Colima fueran agredidos de esta manera. Si permitimos que ésto continúe, al rato vamos a ver a todos los periodistas libres en la cárcel», señaló el abogado entrevistado, quien pidió omitir su nombre porque será él el encargado de elaborar las denuncias correspondientes.

    Compartir