GRAVE EL DESORDEN EDUCATIVO ESTATAL

0

Análisis Político

Por: Abel González Sánchez.

Colima vive actualmente un gran desorden educativo estatal por diferentes motivos, entre ellos por la pandemia que trae de cabeza al sector desde hace dos años y por la falta de pagos a los maestros, independientemente de la falta de recursos a las escuelas para operar, permitiendo así que la educación pública en Colima se debilite y se fortalezca gradualmente la educación privada desde hace varios años, multiplicándose así varios colegios o institutos privados, la educación pública se burocratizó casi en todo el país, por tal motivo muy poco se cumple el multi reformado Artículo 3º de nuestra carta magna, que señala que la educación es gratuita incluyendo hasta el bachillerato.

El desorden educativo estatal proviene desde hace muchos años por la falta de un Secretario de Educación independiente y fortalecido, al margen de los intereses políticos porque les ha faltado el pleno control interno de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, institución que ha sido operada mediante las negociaciones de los grupos sindicalistas o magisteriales, por tal motivo nunca ha sido modernizada ni ha sido rectora de la educación estatal, pues jamás hemos visto un solo proyecto relevante e integrador educativo estatal desde que dejó de ser institución federal, para pasar a manos de la administración estatal por la famosa descentralización, desde entonces se convirtió prácticamente en un elefante blanco burocrático, sus acciones son más bien administrativas para la distribución de plazas directivas o docentes y para el pago al magisterio de la sección 39 y VI del Snte.

Los Secretarios de Educación nunca han ejercido realmente la rectoría educativa para el desarrollo social del estado, este tema se lo dejaron a la Universidad de Colima, al Tecnológico Regional y a varias universidades y colegios privados, se concentró a la educación básica en forma tradicional, por ello es necesario que se inicie una nueva y mejor etapa educativa estatal en éste cambio de gobierno que encabeza Indira Vizcaíno a través de Adolfo Núñez González gente ampliamente identificada en la izquierda estatal al igual que Jaime Sotelo ex líder del PRD y ahora representante del sector agropecuario en el nuevo gabinete.

Urge la creación de un Consejo Técnico de Educación Estatal vigoroso de la Secretaría que vincule y coordine a las universidades, colegios y escuelas privadas del estado para mejorar la planeación educativa y especialidades conforme a la realidad y necesidad del estado, respetando inclusive su autonomía, pero urge vincularlas a un proyecto educativo estatal general en temas de salud, prevención del delito y adicciones que tanto dañan al estado por este desorden, pues existe hoy un abismo en los planes y programas entre una y otra escuela lo cual es absurdo, hay inclusive escuelas patito que aparecen y desaparecen sin dejar rastro dejando abandonados a los alumnos.

Tampoco se ha creado un Instituto de Capacitación Magisterial de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado para asesorar, orientar y capacitar al magisterio estatal que auxilie en las nuevas estrategias didácticas, que esté integrado con un cuerpo académico profesional, técnico o científico, para apoyar a los maestros en las nuevas técnicas de enseñanza ante el reto de la pandemia, pues la capacitación de la dependencia hacia los maestros y mantenimiento de escuelas ha sido muy irresponsable desde hace muchos años, la capacitación la hacen través de maestros voluntarios que envían a la ciudad de México a cursos por dos o tres días y así los convierten en los supuestos capacitadores locales, jamás han creado material didáctico o guías electrónicas o videos para facilitar el aprendizaje de los alumnos en las diferentes materias, cada maestro debe rascarse con sus propias uñas, y aun así le suspenden sus sueldos por razones políticas.

Mientras la Secretaría de Educación no asuma su responsabilidad rectora y de supervisión general de la educación estatal, la calidad educativa continuará a la baja, y no estará acorde a las necesidades sociales y empresariales como se hace en otros países, pues de poco o nada sirve lograr miles de egresados en secundarias, bachilleratos, en licenciaturas o maestrías en tan solo dos o tres años si egresan sin saber nada, solo engrosando las filas de desempleados con sus documentos en mano,  pareciera que lo único que interesa es cobrarles las colegiaturas mensuales o semestrales. Sin mencionar lo caro que les cobran para obtener el título profesional.

No podemos desconocer tampoco que hay muchos directivos de escuelas y maestros responsables y profesionales que sí cumplen con sus horarios y las indicaciones superiores, y trabajan con el material que con su sueldo compran, el problema viene de arriba, falta una reorganización del sector educativo estatal, por ello ojalá Adolfo Núñez González quien aunque no tenga la experiencia necesaria, pero sí la voluntad del cambio,asuma con responsabilidad esta gran oportunidad histórica que se le da para impulsar una “verdadera transformación” pero no de palabras, sino en los hechos.

CAMBIOS EN EDUCACIÓN Con la designación de Armando Aguilera como nuevo Director de Educaciónquien ha causado mucho ruido político interno en la dependencia con su reciente nombramiento porque ha estado de asesor en la Secretaría de Educación y a su vez de tiempo completo en la Universidad Pedagógica Nacional lo que es inviable, como los maestros que cobran en la Universidad de Colima de tiempo completo y dan clases en colegios particulares y hasta en escuelas oficiales, bien o mal las decisiones son cupulares, se señalan más nombres que posiblemente se integren, entre ellos Pascual Carvajal, Omar López, Simbad Mejía, Sergio Chávez, Dora Carrillo, Myrna Fátima Ramírez, César Calderón, entre otros más, serán quizás parte del nuevo equipo del recién designado titular de Educación, desconocemos si entrarán más académicos que garanticen una mejor labor educativa en la entidad, ojalá que el cambio en esta dependencia sea para bien.

Publicidad