“México no está preparado para efectos del cambio climático”: José Rueda Abad

0

*El experto aseguró que es tarea de negociadores, ingenieros, funcionarios, académicos y científicos, dialogar e implementar las acciones necesarias para revertir el panorama poco alentador para el 2025 debido al descongelamiento de los polos.

Redacción|COLIMANOTICIAS

Colima, Col.-  “El desarrollo sustentable requiere de una atinada política pública, del cuidado ambiental y la inversión de recursos económicos. Además, es necesario un proceso de educación ambiental que sea reiterado, constante y permanente, no sólo en la educación formal sino a través de los medios masivos de comunicación, así como de manera personal, de individuo a individuo”.

Esto lo expresó José Clemente Rueda Abad, secretario técnico del Programa de Investigación en Cambio Climático de la UNAM, durante su conferencia “Sustentabilidad ambiental y cambio climático: El papel del financiamiento internacional”, que dictó en días pasados como parte de las actividades de las Jornadas Temáticas 2013 que organiza la Facultad de Ingeniería Civil (FIC) de la Universidad de Colima.

El conferencista señaló, ante profesores y estudiantes del plantel, que uno de los requisitos centrales para que existan las condiciones de un desarrollo sustentable es un ejercicio permanente y en constante ejecución de los factores económico, ambiental y político y también, añadió, espacios de concientización ecológica como el que ofrece la Facultad de Ingeniería Civil.

“Lo que nos convoca en este espacio de interacción consiste en entender que lo que estamos haciendo individual y colectivamente tiene un impacto ambiental”, dijo.

Además, el especialista destacó la importancia de este tipo de jornadas académicas “porque refuerzan en los ingenieros la convicción de que su ejercicio profesional debe tener el menor impacto posible en el medio ambiente”.

Sobre el problema del calentamiento global que aqueja actualmente a nuestro planeta, el experto informó que la realidad del fenómeno está comprobada científicamente a través de estudios realizados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) desde el año 2007, el cual difundió el acelerado aumento en la temperatura del planeta, relacionado directamente con la emisión de gases de efecto invernadero.

A este respecto, puntualizó que el IPCC ha señalado que para estabilizar la temperatura de la Tierra es necesario que la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera esté por debajo de las 400 partes por millón. “Rebasar las 400 partes por millón implica –dijo– que el problema se salga de control; estamos emitiendo más de lo que la atmósfera y el planeta de manera natural pueden retraer y absorber, porque incluso también los océanos hacen esta labor”.

Ante esta realidad global, Rueda Abad planteó a los futuros ingenieros civiles la necesidad de cuestionarse el tipo de construcciones que deben llevarse a cabo frente a un escenario con fenómenos climatológicos cada vez más frecuentes e intensos y para los cuales, dijo, no estamos preparados.

“¿Cómo hacer para que el dueño de la empresa o el político determine tomar una acción que sea ambientalmente correcta?; ¿cómo hacer para que la conciencia sobre el cambio climático llegue a casa de cada uno de nosotros?”, planteó.

En este sentido, el experto informó a su auditorio que ya el oceanógrafo Carlos M. Duarte adelantó el descongelamiento de los casquetes polares para el año 2025 y los datos fueron confirmados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Bajo este escenario, dijo, “lo que debemos conocer y plantearnos es cuánto subirá el nivel del mar, no solamente en los países del norte sino en todo el planeta”.

“Hay que comunicar el cambio climático sin un sentido de alarma o de fatalidad, porque es un riesgo y está comprobado que existe, pero en tanto tengamos un margen de tiempo podemos tomar acciones como la que ahora se nos presenta en este diálogo abierto entre académicos y estudiantes”, enfatizó el especialista.

Por otra parte, informó que en fechas recientes han podido constatar en el país la vulnerabilidad de la sociedad ante los fenómenos climatológicos, “pero este nivel de riesgo –adelantó– será aún mayor en un escenario de cambio climático; si en este momento los ciudadanos, las instituciones y los gobiernos no encontramos las maneras de responder adecuada y pertinentemente, los niveles de riesgo se incrementarán”.

“Si en este momento no somos capaces de invertir en infraestructura y comenzar a adaptar las casas, los puentes, las vialidades, un trabajo que implica rehacer cada municipio del país, nos expondremos a graves riesgos”, advirtió.

También habló sobre la importancia de que los economistas que se dedican al análisis de los costos del cambio climático desarrollen la habilidad para comunicarse con los tomadores de decisiones o con otros científicos, “pues de lo contrario no podrán obtenerse los recursos para mitigar esta grave problemática”.

Sobre este tema informó que actualmente se invierten 147 mil millones de dólares en el problema del cambio climático, enfocándose particularmente en la mitigación de gases de efecto invernadero, causante directo de la problemática.

Añadió que existen 35 fondos financieros reconocidos por la ONU, de los cuales ninguno opera bajo el gasto financiero de Naciones Unidas: 30 son del sector multilateral y cinco privados.

“Para México, actualmente llegan muy pocos recursos en este rubro porque no se ha sabido gestionar el dinero ni armar un buen proyecto. Necesitamos inventiva y ganas, pero también contar con un grupo de expertos negociadores de dinero. En este sentido hay que comenzar a trabajar gobierno federal, académicos y universidades”, finalizó.

Anuncios