LOS CAMBIOS EN ECOS Y EL CORREO

0

ANÁLISIS POLÍTICO

Por: Abel González Sánchez

Los cambios en las empresas son muy comunes, pero en las empresas periodísticas son ahora más vertiginosos y en gran medida imprevisibles, resulta aventurado decir lo que les va a ocurrir a estas empresas en el plazo de cinco a diez años, si no se reorganizan, porque a nivel nacional e internacional, miles han desaparecido, por temor a los cambios, pues sin dinamismo empresarial y sin visión organizativa interna van directo a la quiebra.

Es lógico que cualquier cambio en las empresas periodísticas se generen inquietudes, comentarios positivos o críticas, pero bastará recordar que el peso de esta decisión la llevan los empresarios, no nosotros que solo podemos escribir avalando o cuestionando estos cambios, pues la gran responsabilidad financiera la llevan los dueños para sostenerlas, por cierto los empresarios del periodismo reconocen que es un gran reto mantenerlas operando, ante la contraparte de la tecnología de la información digital que le resta una parte del mercado, por lo que tendrán que voltear los ojos también a buscar estas alternativas digitales de la comunicación.

Uno de los objetivos básicos de cualquier organización es su supervivencia, que por regla general es superior al interés a las personas que escribimos, colaboramos o inclusive que ocupan los cargos directivos, por lo anterior partimos de la premisa de que las empresas periodísticas tienen que cambiar constantemente, el cambio es imparable y muchas veces necesarios.

Por todo lo anterior no podemos avalar ni cuestionar públicamente estos cambios directivos realizados por la señora Leticia Castro Viuda de Silva Ochoa, porque son decisiones empresariales, no se trata de decisiones directivas por amiguismos o por simple tradición, pero debemos advertir también, que Adalberto Carbajal Berver mantiene su amistad y tiene las puertas abiertas en esta empresa para continuar escribiendo si es su deseo, pues nadie duda de su capacidad y experiencia en el periodismo.

A Manuel Agustín Trujillo Gutiérrez, ahora nuevo Director ni lo conocía, me lo presentó un sobrino de Armería, Miguel Brambila, me habló de Trujillo por su activismo juvenil y talento, y el por su parte me solicitó escribir una columna política en Ecos de la Costa y pedí esta autorización. Así en acuerdo con la Directivos empezó a colaborar, posteriormente en sus diferentes propuestas y diálogos con los directivos diseñó el Consejo Editorial de ambos periódicos cuyo propósito fundamental fue reorganizar la información periodística, y en las últimas fechas me informan de su designación como Director. Pero una cosa es cierta su juventud, su dinamismo y ánimo para trabajar son muy evidentes, por ello estoy seguro dicho cambio será para bien, y sabe que se le ha dado una gran responsabilidad con esta oportunidad a temprana edad, vamos a ver en pocos meses sus resultados, le deseo mucho éxito.

En “El Correo de Manzanillo” está al frente otro experimentado en el periodismo, José Luis Cobián León, quién inició colaborando quizás hace 25 años en Ecos de la Costa, después en El Correo de Manzanillo ya como parte de los directivos, es ampliamente conocido por los empresarios locales y la clase política del puerto, fue una atinada decisión ni duda cabe.

Por último debe reconocerse también aquí la gran labor del contador Arturo Figueroa Cárdenas, Director Corporativo para continuar operando los dos períodicos, el amigo entrañable de Humberto Silva Ochoa y de su familia, quién convivió con él en las luchas estudiantiles y que ha aportado su experiencia administrativa para darle continuidad al deseo del ex rector de la Universidad de Colima, de mantener en la vida democrática y política del estado a estas dos grandes empresas periodísticas, Ecos y Correo de Manzanillo.

Anuncios

Comentarios

Comentarios