LECTURAS

0

ECOS DEL VOLCÁN A LA MAR 

Por: Noé Guerra Pimentel

ASCUAS VOLCÁNICAS. Literal, desde mediados de septiembre tuvimos avisos del incremento de la actividad en nuestro coloso, ese estrato volcán andesítico, como le llaman los vulcanólogos al de Colima en esta tierra de volcanes; manifestaciones que se hicieron patentes a media semana durante la noche, con la incandescencia del domo visto a la distancia con su altura de aproximados 3 mil 860 metros sobre el nivel del mar, y la noche del jueves con la primera erupción explosiva de lava que esta vez se registró, como hace medio milenio desde que se ha venido observando en sus más de 40 etapas eruptivas, según desde 1546; mientras que las alertas se reactivaron en las inmediaciones volcánicas con el aseguramiento de la zona de riesgo y la salida preventiva, evacuación e instalación provisional de la gente de poblaciones aledañas, principalmente del municipio de Comala.

Con el cráter ubicado a 26 kilómetros en línea recta de Ciudad Guzmán (Zapotlán el Grande) en Jalisco y a unos 32 de la capital del Estado de Colima, con poblaciones que indistintamente pueden estar en riesgo, es deseable que ambas entidades establezcan un sistema operativo de coordinación en común, en la que prive la salvaguarda de los habitantes de localidades, además de las aludidas y ubicadas por su cercanía, como Tonila y San Marcos, que al encontrarse dentro del radio de los 15 kilómetros se encuentran en zona de alto riesgo con flujos piroclásticos, lahares secundarios, caída de balísticos de hasta 50 centímetros de diámetro, igual que por caída de ceniza en los establecidos dentro del radio de los 30 kilómetros a la redonda, como Atenquique, Zapotitlán, Zapotiltic, Tuxpan, San Gabriel, Ixtlán, Tamazula y Tonaya en Jalisco, según vientos dominantes; mientras que por el territorio de Colima están en zona de alto riesgo San Antonio y Quesería y sus puntos circunvecinos; a la vez que por caída de ceniza pueden resultar afectados Suchitlán, Zacualpan, Cuauhtémoc, Comala, Villa de Álvarez, Colima y Coquimatlán, establecidos en zonas conocidas como de medio y bajo riesgo, en ese orden.

NADA ES PARA SIEMPRE. Efectivamente pudieron hacer historia y no solo ser parte de un lamentable y vergonzoso pasaje de la misma en el devenir del Estado. Lo pudieron haber hecho si tan solo hubieran sido consecuentes y mínimamente actuado como hace décadas y a los cuatro vientos lo propalaban y en todos los ámbitos lo exigían, ¿Cómo? con humildad política, sobriedad republicana, inclusión ideológica, actuación plural, transigencia y tolerancia frente a la discrepancia y, sobre todo, respeto a la ley, pero no, no pudieron, se fueron por lo fácil con una actitud soberbia y una actuación desmesurada y revanchista, excluyente, cerrada, ilegal, intransigente y grosera avasallaron, violentaron y así, en un tris, en menos de diez meses en los que habían abusado y hasta especulado con su presunto poder, el gozo se les fue al pozo, bastó que los tres legisladores que los habían respaldado se sacudieran las impertinencias de la aviesa mano que desde afuera mecía la cuna, para que quedaran como estaban y como seguramente llegarán al 2018, todo por olvidar que como oportunamente se los quise recordar: nada es para siempre y como se ve, se dejaron comer enterito el pastel… “¡Lucha de otro!”.

EL PRIMERO. En un evento regionalizado que implicó tres sedes y habiendo iniciado en Manzanillo para continuar en Tecomán y cerrar en la capital del Estado, este sábado 1 de octubre, según lo manda la ley, Nacho Peralta, el gobernador del Estado de Colima, luego de entregarlo personalmente en la sede del Poder Legislativo, ofreció un mensaje en síntesis alusivo al informe de actividades de apenas siete meses y medio de trabajo efectivo que lleva al frente del Poder Ejecutivo del Estado, tiempo en el que ha hecho lo que se puede con una administración en bancarrota y desfondada, luego del ininterrumpido saqueo financiero del que, según trasciende, fue objeto durante más de una década, con la obvia excepción de los interinatos, es decir del 2005 al 2015.

El saneamiento y la mejora en las finanzas ha sido el área de enfoque del actual gobernador, ese fue su imperativo y no podría ser más, así lo veo y creo que estaremos de acuerdo si asumimos que el otro grave problema, el del incremento de los índices delictivos que mantienen a nuestra entidad con el nada honroso primer lugar de crímenes con violencia, en su mayoría entre individuos vinculados con actividades ilícitas, debemos entender que no es algo que por sí pueda contener él solo como gobernador, sino que con voluntad política y recursos suficientes deben aplicarse acciones paralelas y múltiples entre los tres niveles y ámbitos de gobierno y que como sociedad también nos involucran, no obstante no es nada despreciable el trabajo que se viene haciendo, según informó, con la aprensión de criminales y la paulatina desarticulación de grupos delictivos.

La tarea de Nacho es mayúscula y él la deberá continuar aplicándose en las áreas en las que se le demande y haciéndolo así, con transparencia, honestidad y entrega (principios escasos entre la clase política), no debemos olvidar que el que viene será un año determinante para el país entero, tiempo necesario el que de aquí hasta entonces corra, en el que veremos de qué está hecho Nacho, cuya actuación será definitiva incluso hasta podría ser influyente en la víspera de la elección presidencial y de las dos cámaras, además de la renovación de los gobiernos estatales y la reelección o renuevo de las municipales y cuerpos legislativos en prácticamente la mitad de los estados del territorio nacional. Esperemos.

Anuncios

Comentarios

Comentarios