La Panga

0

Que Nadie se equivoque, AMLO Jamás Será Fidel Castro

Por: Mayahuel Hurtado Ortiz

“¿Mi peor enemigo? Yo creo que no tengo enemigos peores, porque creo que todos los enemigos se pueden vencer”

En este espacio hablaré de un auténtico líder de izquierda como lo fue Fidel Castro, solo él y Ernesto Che Guevara, podrían considerarse los pilares de los movimientos políticos de izquierda en América latina, ya que después de ellos se han multiplicado diversas copias que intentan concentrar su fuerza en la esencia de estos dos guerrilleros. Que nadie se equivoque, ni Evo Morales, ni el extinto Hugo Chávez, y mucho menos Andrés Manuel López Obrador, nadie de ellos serán equiparables a Fidel Alejandro Castro Ruz.

A Fidel le tocó continuar con el legado de las luchas anti imperialistas en América Latina, fue el Che Guevara quien acaeciera para generar las condiciones y que se detonara ese espíritu de libertad, de una auténtica revolución, pero por mucho, de una independencia económica que quitaría la soga del cuello a las economías en desarrollo del jaloneo voraz que Estados Unidos de América consolidó tras su coronación como potencia mundial al término de la Segunda Guerra en donde vencieron al eje Berlín – Roma – Tokio.

Sin embargo la ambición de los Estados Unidos no conocía límites y en su sed expansionista pretendía obtener el control de América Latina a través del monopolio económico, para generar una eco dependencia social y política para así, debilitar al bloque soviético que era el contrapeso tras la victoria de la caída de los Nazis.

Fidel encarnaba al caudillo de la revolución pero en una época en donde el socialismo estaba enmarcado por las ideas de Marx y Engels, sin embargo, Fidel usó esa bandera para navegar de manera independiente, misma que le permitió tener la protección de los soviéticos y soportar por mucho el aplastante bloqueo de los Estados Unidos hacia el pueblo cubano.

Entre algunos apuntes que encontré le diré a usted que el primer americano no estadounidense en ser cosmonauta fue el cubano Arnaldo Tamayo, quien también se convirtió en el primer latinoamericano y hombre negro en órbita, esto el 18 de septiembre de 1980, cuando voló una nave soviética “Soyuz 38”. También encontré que el índice de desarrollo humano en Cuba es uno de los más altos del mundo y ocupa la posición 45 de 186. La esperanza de vida en aquélla isla es de 79.24 años, posicionándola en el lugar 34 de 191 países del mundo. De acuerdo con datos de la UNICEF, Cuba es el único país de Latinoamérica que ha erradicado la desnutrición infantil, también decir que tiene la tasa de mortalidad infantil más baja de américa latina y el Caribe.

Pero además de acuerdo al Fondo Mundial para la Naturaleza, Cuba es el único país del mundo que cumple los criterios mínimos para la sostenibilidad ecológica (de acuerdo con los reportes del año 2006). En cuestión educativa decir que la educación en Cuba es totalmente pública, garantizada desde el preescolar hasta el postgrado y garantiza desde la Educación, la Alimentación y hasta los zapatos de los becados. En Cuba por ejemplo, el deporte es un derecho y los ciudadanos lo ejercen a cabalidad ya que Cuba es el país que tiene el mayor número de medallas olímpicas por habitante y de 132 naciones Cuba tiene el lugar 18 en el medallero de toda la historia de los Juegos Olímpicos.

En Cuba existen 65 escuelas de arte, se editan 80 millones de libros y se rueda de cinco a seis películas. De acuerdo con estudios de la Organización de las Naciones Unidas, Cuba es uno de los países con la menor tasa de homicidios y es el país en el que está garantizada la vacunación hasta los doce años de edad.  Podría decir más de Cuba y hablar de ello es hablar de Fidel Castro Ruz, un guerrillero incansable que en lugar de hacer campaña por todo un país, luchó con todo para que su gente fuera la mejor. A Fidel no le preocupaba una elección, a Fidel le preocupaba que los cubanos perdieran su esencia y se dejaran subyugar por el dólar.

Una de las frases más célebres de Fidel Castro que más me hizo admirarlo fue la siguiente: “Sé que la cárcel será dura como no la ha sido nunca para nadie, preñada se amenazas, de ruin y cobarde enseñamiento, pero no la temo, como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos. Condenadme, no importa, la historia me absolverá”.

Es por eso amable lector que Andrés Manuel López Obrador el llamado líder de izquierda, quien se auto denomina caudillo, luchador social y el portavoz de las solución a todos los problemas del país, no es más que un simple modelo a escala, una copia mal hecha de lo que representa Fidel Castro. Que nadie se equivoque, no es lo mismo ser caudillo que candidato. No es lo mismo caminar un país para con acciones revolucionarlo, que recorrer los municipios de México buscando un voto. Pido un réquiem para Fidel Castro Ruz, pero también pido respeto hacia la figura que representa, la verdadera izquierda aquélla que es rígida como un hierro, que no se corrompe y que siempre camina buscando el bienestar para todos.

Comentarios

Comentarios