CIENCIA Y FUTURO

0

Ausencia de la economía en los debates políticos en USA

Por: Dr. Juan González García*

La etapa final de la elección presidencial en los Estados Unidos, está enmarcada en la confrontación directa, de acuerdo a la tradición del proceso electoral estadunidense, de los dos principales candidatos de los partidos demócrata y republicano. En esta etapa, el debate entre los dos principales oponentes, es la forma principal, que no la única, en la que se puede decidir en las preferencias electorales.

Hasta ahora, el tema económico prácticamente se encuentra ausente en los argumentos políticos de los candidatos Hilary Clinton y Donald Trump. A lo más que se han referido es al libre comercio, particularmente en lo referente a México y China; y en la propuesta desaforada de Trump para reducir la tasa impositiva al 15% del 35% actual, en el segundo debate del domingo 9 de octubre. Fuera de ello, hay una ausencia total de ambos, cuando menos en los dos debates, por lo que, sería deseable que, dado lo que significa la economía estadounidense para la economía global, presentaran sus propuestas acerca de qué es lo que harán, para propiciar el resurgimiento de dicha economía.

Se sabe, de acuerdo con Joseph Stiglitz (El precio de la desigualdad, 2012) que Estados Unidos, experimenta un proceso de deterioro económico y social, que le ha llevado a disminuir su preponderancia en la esfera económica internacional: Ya no es Estados Unidos, el máximo comerciante en el mundo; tampoco es quién experimenta la mayor transformación en la economía de los servicios, y tampoco juega un rol fundamental en la economía del conocimiento. Todo ello, los ha llevado a experimentar retroceso en el bienestar de su población a tal grado de llegar a plantear el fin del sueño americano.

Obviamente que el peso de la economía estadounidense sigue siendo importante para la economía internacional y su postura anti libre comercio y proteccionista, tendría efectos importantes para sus principales socios comerciales, destacando los casos de México y China, países con quiénes mantiene el principal déficit comercial y es el argumento principal para no seguir en él, por ejemplo en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o llevando a China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), por prácticas Desleales.

El posible abandono de los Estados Unidos, de las políticas libre cambistas, luego de décadas de impulsarlas, no se debe descartar, incluso aunque no llegara Donald Trump a la presidencia, ya que está en antecedente reciente de la salida de Inglaterra de la Unión Europea y las miles de prácticas anti libre comercio que muchos países están poniendo al libre comercio. Hecho que, en sí, ya ha inaugurado las políticas neoproteccionistas de muchos países, para proteger a sus sectores e industrias que no han logrado avanzar en su transformación competitiva a escala global.

Ante la prolongación de la recesión económica y ante la caída global de las inversiones y menor crecimiento del comercio internacional, la comunidad internacional requiere de nuevas políticas económicas que, en teoría deberían de surgir del país de América del Norte, razón por la cual, los contendientes por la presidencia, debieran de considerar la inclusión en el debate político, que además, es seguido en todo el mundo, de la agenda económica con una relevancia igual e incluso mayor a la de los meros asuntos domésticos. Estados Unidos, no puede ni debe darse el lujo de ignorar a la economía, dado que esta, es soporte fundamental de cualquier proyecto global, como el que aún tiene dicho país.

Si bien nadie le va a decir a Estados Unidos qué hacer en materia económica, si es necesario llamar la atención en torno a la necesidad de que el tema económico tenga lugar en las visiones geo políticas y económicas de los aspirantes a la presidencia estadounidense. De no ser así, muy probablemente la agenda económica internacional y la problemática de ésta, podría seguir a la deriva con oscilaciones en los mercados: petrolero, energético, de los minerales, de los tipos de cambio y muy recientemente, de los metales preciosos.

*Director General de Divulgación Científica.

Comentarios

Comentarios