Que se Oiga Recio: Todos Somos Loros / Este Día, Claro que sí Mando Postdatas

0

Punto (.) Rojo

Por: J. Baldomero Díaz Gaytán

La percepción ciudadana no miente: En el estado de Colima tenemos tres instituciones que son intocables: La Iglesia Católica, las Fuerzas Armadas y la Universidad de Colima. Y en cambio, tenemos un Poder que atraviesa por la crisis más violenta de su historia: El Poder Legislativo, en donde la mayoría de sus integrantes se manejan con ocurrencias no con ideas. Entre la sociedad civil, permea la impresión de qué a muchos de los señores diputados, simple y llanamente, no les sube el agua al tinaco.

Y en este sentido, el día de ayer, el legislador Vladimir Parra Barragán presentó una propuesta de punto de acuerdo en donde propone violentar la Autonomía de la Universidad de Colima y sugiere que sean los brillantísimos diputados los que determinen las reglas que rijan la vida interna de nuestra Máxima Casa de Estudios.

No te confundas Vladimir y que nadie se confunda. La Universidad de Colima es una de las instituciones más sólidas que tenemos en el estado. Ahí se forman los ciudadanos y los futuros líderes sociales de Colima. Nuestra Universidad, escúchalo bien Vladimir, es sagrada. Nuestra Universidad, en consecuencia, es intocable. Y sí hay que defender a la U de C ahí estaremos muchos, porque las aulas no pueden ni deben ser parte de un botín político. 

Soy Universitario y lo digo recio: Soy orgullosamente Loro y si mi Casa de Estudios y mi Patria en donde me formé profesionalmente me necesita, estoy listo. Por el bien de Colima, es el momento de decir, Todos Somos Loros.

Y remato este comentario con algunos párrafos del Testamento Gaucho del Indio Duarte. Ojalá y Vladimir Parra y algunos de sus fans en el Congreso del Estado puedan leerlo con detenimiento, porque es lo que muchos esperamos de esta generación de diputados:

“Bueno m’hijo, según la ley ya semos casi, casi iguales.., Ya le ha entrega’o el juez el documento que lo acredita como hombre, de hoy en más lo que haga, lo que piense y lo que sienta tendrá que sustentarlo con su nombre, su brazo, su plata y su conciencia.

Le vio’a decí m’hijo, las últimas palabras que le guardó pa’ esta hora mi experiencia, si le estorban las oye y las olvida, en cambio m’hijo si le sirven las oye y las recuerda pa’ que en esta forma

le ayuden a encontrar el rumbo en este viaje largo, bien largo que le espera.

Ser guapo no es andar golpeando gente ni tampoco deshaciendo fiestas. Guapo m’hijo es el domador que ve la muerte sobre el animal que m’uenta. Más valiente es toavía quien junto al rao’ abre una melga. O se quema en los fríos del invierno, o se abraza en el sol de media siesta.

Cuando le toque votar atienda bien, cuando le toque votar tenga presente que en ese papelito que usted deja, deja lo más sagra’o que tiene un hombre porque hay deja usted, honor, su libertad y su conciencia.

Y no valla pensa’ que yo lo he cria’o a uste’ pa flojos, no m’hijo, y escuche bien, escuche bien esta sentencia que fue la condición de sus abuelos, aquel, aquel que no sabe ofender no almite ni acepta ofensa, nadie muere un día antes según la ley de Dios, ni tampoco hay sangre de gallinas en vuestras venas. pa’ defender la vida es el cuchillo, pa’ castigar agravios la sotera.

Y si un día un extraño de su tierra, le perdiese el respeto a su bandera, hay sí, d’encha lo varón nunca más hombre, nunca más firme el brazo y la conciencia”.

Ojalá y Vladimir Parra y sus aliados escuchen este texto del Indio Duarte. Y ojalá comprendan, desde ahora, que la Universidad es intocable, y lo es por una razón sencilla: La Universidad de Colima es un bien público, es bien de todo. Y todos somos todos.

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

P. D. 1.- El diputado Vladimir Parra le está metiendo ruido al tema de la sucesión rectoral en la Universidad de Colima. Aquí lo dijimos hace medio año, Parra quiere ser rector de la Máxima Casa de Estudios. Y dicen los que saben que su principal asesor en temas de la Alma Mater es Leonardo Gutiérrez, exlíder del Sindicato de Trabajadores de la Universidad.

P. D. 2.- Son tres los aspirantes a la dirigencia del PRI en Manzanillo: Jorge Armando Gaitán Sánchez, Gonzalo Sánchez Ríos y Gamaliel Haro Osorio. Los tres traen padrinos políticos: Dicen que Rogelio Rueda como jefe político de Jorge y Kike Rojas como promotor de Gonzalo, están decididos a jugar vencidas políticas en el puerto.

P. D. 3.- Ayer se cumplieron nueve años del artero crimen del exgobernador Jesús Silverio Cavazos Ceballos. Y lo que son las cosas, el “Silverismo” es una de las corrientes políticas más desperdiciadas en el PRI. La exsenadora Itzel Ríos es el rostro más representativo de esa línea política. Es una potencial precandidata a la alcaldía de Colima. 

P. D. 4.- La muerte sorprendió a dos amigos en los últimos días. A Vilma Gutiérrez, una destacada activista social de Manzanillo, esposa de Ernesto García Pirsh y al exdirigente de la CNC en el estado, Rodrigo Vergara Arellano. Descansen en paz dos ciudadanos que toda su vida lucharon políticamente defendiendo las siglas del PRI. 

P. D. 5.- César Yáñez Centeno, director de Política y Gobierno de la Presidencia de la República se mueve sigiloso, cauto, con pleno conocimiento del camino que tiene que recorrer. Hace unos días convivió con algunos colimenses en un conocido restaurante de la Ciudad de México. César Yáñez, lo hemos comentado, está tejiendo, pensando en el 2021.

P. D. 6.- El tema de los terrenos de Altozano está pegando fuerte en el centro de gravedad del proyecto político de Indira Vizcaíno Silva. La súper delegada envió un desplegado a los medios tratando de defenderse y autoproclamándose perseguida política. Se equivoca Indira, este tema es jurídico, no mediático. Y el problema es que sus principales acusadores son algunos integrantes de la Cuarta Transformación.

P. D. 7.- Estuvimos fuera algunas semanas. Estamos de regreso. Recargamos pilas, porque el camino hacia el proceso electoral del 2021 es largo y sinuoso. Y la propuesta es la misma: Periodismo serio, reflexivo, creíble. Datos, propuestas, no descalificaciones. 

Y ni una línea más.

Compartir