PIDEN LA RENUNCIA DE MELCHOR URZÚA

    0

    El líder panista Raymundo González Saldaña calificó de “vergonzoso” que Urzua Quiroz “tenga la cara de hacer declaraciones mentirosas y de corte partidistas, cuando debería haber presentado su renuncia”.

    En un comunicado de prensa, el panista señaló que sus dichos fueron irresponsables porque ni la comuna capitalina ni la dependencia a su cargo hicieron un plan preventivo ante la llegada del Huracán Jova.

    “Aun conociendo con por lo menos 4 días de anticipación que Jova venía hacia Colima como Huracán de fuerza 4 o sea muy peligroso. Sin embargo no se alertó a la población, no se desalojaron las casas ubicadas en zona de riesgo y ni siquiera se obstruyó el paso a los puentes del centro de Colima sabiendo que podían derrumbarse”, dijo

    Culpó a Melchor Urzua, junto con las autoridades estatales y capitalinas, como el responsable directo de las victimas de este cataclismo, por su negligencia.

    Raymundo González aclaró que el PAN nunca pidió la suspensión de la obra del puente de la Avenida de los Maestros, sino solicitó que al mismo tiempo se rehabilitaran los puentes del centro en su estructura y su área hidráulica, como queda demostrado en las publicaciones de prensa.

    El líder panista recordó que la excavación para la construcción del nuevo puente impidió la inundación de la clínica del IMSS simplemente por una casualidad, y consideró “grotesco que esta sea la política de protección civil que presume su director”.

    Sin embargo no es una casualidad sino una irresponsabilidad, el hecho que el puente de Avenida de los Maestros, como se quiere construir, representa un terrible peligro para la ciudad, como se demostró en esta ocasión, ya que si no hubiera existido el cedazo que representan los pequeños arcos del puente actual, con el estado que presentaban el pasado 12 de octubre los puentes rio abajo, el centro de la ciudad hubiera vivido una tragedia de dimensiones inimaginables. Esto lo sabe muy bien Melchor Ursua, y por este motivo, para desviar la atención, da patadas de ahogado.

     

     

    Compartir