NEGRA, LA PRIMERA ‘FUMATA’ DEL CÓNCLAVE

    0

    A las 18h40 GMT y durante varios minutos la fumata negra que salió de la pequeña chimenea de cobre fue recibida con gritos de decepción por las miles de personas reunidas en la plaza de San Pedro para la ocasión.

    Horas antes, las puertas de la Capilla Sixtina se cerraron el martes, dejando al interior a los 115 cardenales católicos romanos al comienzo del cónclave para elegir al próximo Papa.

    Previo a que las puertas se cerraran los cardenales realizaron una procesión hasta la Capilla Sixtina orando por ayuda divina para elegir al hombre que sucederá a Benedicto XVI en uno de los momentos más difíciles en la historia de la Iglesia.

    Con la orden en latín «Extra Omnes» (todos afuera), el maestro de ceremonias ordenó a todos los que no están involucrados en la votación secreta que dejaran la capilla.

    Luego cada purpurado, comenzando por el cardenal italiano Giovanni Battista Re, el decano del cónclave, juró individualmente, con la mano sobre los Evangelios y repitiendo la fórmula en latín.

    Con las puertas se cerradas. A unos pocos asistentes se les permite permanecer adentro para ofrecer asistencia pero deben dejar el lugar cada vez que los cardenales voten.

    Fuente: MILENIO

     

    Compartir