Medicamentos Caducos Otorga la SSA a Pacientes con Sida

    0

    El representante de la organización en Colima, Jorge Iglesias de la Cruz, informó en entrevista que esa situación ha generado desconfianza entre algunos de los pacientes, que han preferido suspender el tratamiento, con los riesgos que ello implica para la evolución del virus en su organismo.

    De acuerdo con un oficio enviado por Iglesias el 25 de junio anterior al secretario de Salud, José Salazar Aviña, el medicamento detectado con esa irregularidad es el denominado Efavirez de 200 miligramos, cuyo empaque señala el mes de mayo de 2008 como fecha de caducidad.

    A través del documento, el representante de Frenpavih se quejó además de que no se están realizando los estudios periódicos de carga viral a los pacientes en los hospitales ni en el Centro de Readaptación Social (Cereso), por lo que esta falta de monitoreo los coloca en peligro de ser atacados por enfermedades oportunistas.

    Así mismo, manifestó que existe desabastecimiento de medicamentos secundarios como analgésicos y polivitaminas, además de que solicitó la asignación de otro médico que auxilie al que actualmente se encarga de la atención y seguimiento de quienes se encuentran afectados por el VIH, pues hay personas que no son atendidas por falta de tiempo.

    Héctor Hugo Figueroa Mendoza, miembro es Frenpavih, es uno de los pacientes que han recibido medicamentos caducos y cuando se quejó de esta situación se le indicó que no había más y que debía de tomarse esos.

    “Yo estoy con esa inconformidad, porque a mí me enseñaron que un medicamento vencido ya no sirve y que al contrario puede provocar otros problemas de salud; entonces al menos yo no me los voy a tomar, prefiero buscar y conseguirlos por otro lado hasta que nos vuelvan a dar medicamentos vigentes”, señaló.

    Figueroa Mendoza dijo que no le parece justo el trato que le ha dado la Secretaría de Salud: “¿Por qué nos dan ese medicamento caducado? Está bien que nos apoyen por ese lado, pero tampoco que sean así, porque no les estamos pidiendo un favor, lo que nos dan lo pagamos con nuestros impuestos.”

    Por su parte, el médico Carlos César Romero Moreno, director de Servicios de Salud de la dependencia, reconoció que se han entregado a los pacientes con VIH medicamentos con caducidad vencida al mes de mayo, pero adujo que éstos son efectivos todavía 90 días después de la fecha límite marcada en el empaque.

    Explicó que normalmente los medicamentos se reciben en el almacén con una fecha de caducidad de 18 meses, pero en casos muy específicos como éste se vencían en mayo. “Tenemos que aceptarlos para contar con ellos porque los vamos a necesitar, es mejor tenerlos con esa seguridad que no tenerlos y exponer más a los pacientes”, justificó.

    Romero Moreno abundó: “Todos los medicamentos que se compran cumplen con todas las normas de calidad y de la fecha de caducidad que tienen, nosotros tenemos la seguridad de que no pierden su capacidad por un término de 90 días más de la fecha señalada.”

    En el caso de los pacientes que al desconfiar de la fecha de caducidad vencida han suspendido su tratamiento, el funcionario de la Secretaría de Salud comentó que es preferible que tomen sus medicamentos y que tengan la seguridad de que les va a funcionar a que lo dejen de tomar, porque, entonces, el proceso infeccioso de cada organismo se modificará.

    Según datos proporcionados por la coordinadora del Programa de Atención a Personas con VIH, María Eugenia Figueroa Santana, la Secretaría de Salud atiende actualmente a 230 pacientes con esta enfermedad, a quienes destina anualmente 2 millones de pesos en tratamientos antirretrovirales y 1 millón 700 mil pesos en estudios de carga viral cd4 y cd8.

    Cada año, dijo, se descubren alrededor de 21 nuevos seropositivos y se registra un promedio de 30 personas fallecidas a causa de esta enfermedad.

    En relación con el desabastecimiento de medicamentos secundarios, el médico Carlos César Romero indicó que este problema viene desde los laboratorios, pues “si tú le haces un pedido de determinado número de cajas a un proveedor, en ocasiones te van surtiendo de manera parcial, aunado a que esos medicamentos como paracetamol, polivitaminas y trimetropim se utilizan para muchas otras patologías”.

    Dijo que en Colima existe el problema de que vienen a solicitar los servicios de la Secretaría de Salud muchos pacientes que no tienen seguridad social en Jalisco y Michoacán, que no se les puede negar el servicio.

    “Entonces, esas recetas que se surten a personas de fuera del estado, así como las de pacientes del ISSSTE y del IMSS que en otros años acudían a nosotros porque nuestro servicio es más rápido y expedito, nos fue mermando la cantidad de medicamentos disponibles para algunos procesos”, agregó.

    Sobre la falta de estudios de carga viral, Romero indicó que las licitaciones de los exámenes de laboratorio se realizan con base en el número de pacientes que normalmente se deben tener, pero en esta ocasión el número de pruebas excedió a la cantidad que se encontraba presupuestada y a ello se debió desabastecimiento.

    En lo que se refiere al personal médico para la atención a los pacientes con VIH, comentó que en todo el estado sólo existen dos médicos con el perfil para este tipo de padecimientos, uno de ellos en el Seguro Social y otro en la Secretaría de Salud, y ambos se encuentran saturados de trabajo, aunque “el servicio se ha estado prestando de la mejor manera posible”.

    Compartir