Colima, Entre los 5 Estados que Aumentaron su Deuda

    0

    La confusa legislación frena emisiones de deudaLas entidades federativas bajaron su deuda en el primer semestre del año de forma marginal, ya que sólo se redujo 2.3 por ciento con respeto al mismo periodo del año previo.

    De acuerdo con cifras del Anexo Estadístico del Segundo Informe de Gobierno, de las 32 entidades federativas, solo 24 observaron reducciones reales en su nivel de endeudamiento. Entre las que mayores caídas experimentaron fueron Tabasco, Morelos, Quintana Roo, Tamaulipas y Zacatecas.

    Curiosamente, los estados de la República Mexicana que se han caracterizado por ser los más pobres, lograron tomar un respiro en sus compromisos. Como ejemplo, Tlaxcala concluyó el semestre sin adeudo alguno, mientras que ocho estados aumentaron su deuda en términos reales como Colima, Nayarit, Coahuila, Campeche y Jalisco.

    Cabe destacar que la deuda pública de las entidades federativas con relación al Producto Interno Bruto (PIB) disminuyó de 1.6 por ciento de diciembre de 2007 a 1.5 por ciento en junio de 2008.

    Para Humberto Panti Garza, director de Finanzas de Públicas de la calificadora Fitch & Ratings, señaló que por un lado es sano que los estados no estén adquiriendo más deuda, pero por otro, están dejando problemas a las administraciones futuras, porque no están invirtiendo en infraestructura.

    En entrevista con Excélsior señaló que la principal causa por la que no adquieren deuda es por una débil y poca conocida legislación local en la materia, que no les permite cerrar una administración con adeudos. Tlaxacala está en este caso.

    Agregó que un caso de éxito es Chiapas, quien recientemente emitió un bono por 500 mil millones de pesos, recursos que se van a reflejar en un par de años en su nivel de vida , ya que se destinaron a infraestructura.
    La confusa legislación frena emisiones de deudaLas entidades federativas bajaron su deuda en el primer semestre del año de forma marginal, ya que sólo se redujo 2.3 por ciento con respeto al mismo periodo del año previo.

    De acuerdo con cifras del Anexo Estadístico del Segundo Informe de Gobierno, de las 32 entidades federativas, solo 24 observaron reducciones reales en su nivel de endeudamiento. Entre las que mayores caídas experimentaron fueron Tabasco, Morelos, Quintana Roo, Tamaulipas y Zacatecas.

    Curiosamente, los estados de la República Mexicana que se han caracterizado por ser los más pobres, lograron tomar un respiro en sus compromisos. Como ejemplo, Tlaxcala concluyó el semestre sin adeudo alguno, mientras que ocho estados aumentaron su deuda en términos reales como Colima, Nayarit, Coahuila, Campeche y Jalisco.

    Cabe destacar que la deuda pública de las entidades federativas con relación al Producto Interno Bruto (PIB) disminuyó de 1.6 por ciento de diciembre de 2007 a 1.5 por ciento en junio de 2008.

    Para Humberto Panti Garza, director de Finanzas de Públicas de la calificadora Fitch & Ratings, señaló que por un lado es sano que los estados no estén adquiriendo más deuda, pero por otro, están dejando problemas a las administraciones futuras, porque no están invirtiendo en infraestructura.

    En entrevista con Excélsior señaló que la principal causa por la que no adquieren deuda es por una débil y poca conocida legislación local en la materia, que no les permite cerrar una administración con adeudos. Tlaxacala está en este caso.

    Agregó que un caso de éxito es Chiapas, quien recientemente emitió un bono por 500 mil millones de pesos, recursos que se van a reflejar en un par de años en su nivel de vida , ya que se destinaron a infraestructura.
    La confusa legislación frena emisiones de deudaLas entidades federativas bajaron su deuda en el primer semestre del año de forma marginal, ya que sólo se redujo 2.3 por ciento con respeto al mismo periodo del año previo.

    De acuerdo con cifras del Anexo Estadístico del Segundo Informe de Gobierno, de las 32 entidades federativas, solo 24 observaron reducciones reales en su nivel de endeudamiento. Entre las que mayores caídas experimentaron fueron Tabasco, Morelos, Quintana Roo, Tamaulipas y Zacatecas.

    Curiosamente, los estados de la República Mexicana que se han caracterizado por ser los más pobres, lograron tomar un respiro en sus compromisos. Como ejemplo, Tlaxcala concluyó el semestre sin adeudo alguno, mientras que ocho estados aumentaron su deuda en términos reales como Colima, Nayarit, Coahuila, Campeche y Jalisco.

    Cabe destacar que la deuda pública de las entidades federativas con relación al Producto Interno Bruto (PIB) disminuyó de 1.6 por ciento de diciembre de 2007 a 1.5 por ciento en junio de 2008.

    Para Humberto Panti Garza, director de Finanzas de Públicas de la calificadora Fitch & Ratings, señaló que por un lado es sano que los estados no estén adquiriendo más deuda, pero por otro, están dejando problemas a las administraciones futuras, porque no están invirtiendo en infraestructura.

    En entrevista con Excélsior señaló que la principal causa por la que no adquieren deuda es por una débil y poca conocida legislación local en la materia, que no les permite cerrar una administración con adeudos. Tlaxacala está en este caso.

    Agregó que un caso de éxito es Chiapas, quien recientemente emitió un bono por 500 mil millones de pesos, recursos que se van a reflejar en un par de años en su nivel de vida , ya que se destinaron a infraestructura.

    Compartir