Lucha de poder, fondo de la violencia contra las mujeres: Investigadora y activista social

0

Redacción|COLIMANOTICIAS

Colima, Col.- Mostrar quién manda, quién tiene el poder, quién subordina a quien, explicó la investigadora María de la Luz Estrada Mendoza, es lo que subyace en el fondo de la violencia contra las mujeres.

Ella dictó la conferencia “Género y violencia”, con la que se abrieron los trabajos del 6° Encuentro de Investigación y Promoción de la Lectura en México, “Género, discurso y literatura”, organizado por la Facultad de Letras y Comunicación de la Universidad de Colima (FALCOM).

A la inauguración asistieron Marta Magaña Echeverría, coordinadora general de Docencia, en representación del rector José Eduardo Hernández Nava, y Celso Armando Ávalos Amador, delegado regional del campus Colima.

En su intervención, Magaña Echeverría comentó que las reflexiones que se den en este encuentro pueden ser de gran ayuda “para entender problemáticas sociales como el feminicidio, la violencia de género y el respeto a los derechos humanos”.

Carlos Ramírez Vuelvas, director de la FALCOM, dijo que el encuentro muestra la vocación social del plantel, que es: “la lectura de la realidad para aprenderla, aprehenderla, para estudiarla, para leerla”.

En su conferencia, la investigadora y activista social Estrada Mendoza, fundadora del Observatorio Ciudadano para Monitorear la Impartición de Justicia en los casos de Feminicidio en Ciudad Juárez y Chihuahua, y del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, advirtió sobre el aumento de feminicidios en el país –incluyendo Colima–, y dijo que para cambiar esta situación es vital modificar, desde el interior de las familias, lo que tradicionalmente se ha entendido por ser un hombre o una mujer.

Para ella, la violencia contra las mujeres en el país y el mundo es un problema no sólo de leyes o de medios de comunicación, sino también de salud, cultural, social, político y de derechos humanos, “que tiene su origen en la estructura misma de la sociedad”. Hay estereotipos, agregó, “marcándonos todo el tiempo cómo debe ser un hombre o una mujer”.

Es necesario entender el fenómeno de la violencia hacia las mujeres en el país, dijo, porque en los últimos años las cifras que ha recabado su observatorio indican que a nivel nacional aumentaron 68 por ciento este tipo de crímenes (62 por ciento en Colima).

Otra causa del aumento de la violencia, dice, es la impunidad, que ella define como la “ineficiencia de las instancias de justicia debido a las graves omisiones y la protección de los responsables”.

Criticó además la actitud de muchos funcionarios de procuración de la justicia, que suelen culpar a las mujeres de provocar las agresiones en su contra. Esto, añadió, se debe en parte a que se ha vuelto “natural” para la sociedad ver este tipo de violencia, que es no sólo física, sino también psicológica, sexual, patrimonial y económica.

En 2007, dio cifras, hubo en el país 4 mil 112 feminicidios y en 2009 más de 15 mil violaciones a mujeres. De las violaciones, sólo un 3 por ciento fue solucionado, “lo que genera –dijo– patrones de impunidad, y vuelve aún más complicado desactivar los hábitos culturales”.

“No hablo –añadió– de que las mujeres somos víctimas, que tenemos la verdad y somos las buenas de la historia. Sólo doy datos, y los datos dicen que hay muchas mujeres que son asesinadas por razones de género”. El 97 por ciento de los asesinados, añadió, los cometen los hombres y sólo el 3 por ciento las mujeres”.

Para combatir, castigar y erradicar la violencia contra las mujeres, propuso hacer cambios desde lo cultural (que deje de verse este tipo de agresiones como algo habitual), modificar la idea que tenemos de los roles femenino y masculino y empoderar a las mujeres para construir de esa manera mejores modelos de lo que implica ser mujer.

 

Anuncios

Comentarios

Comentarios