“Desde la Curul 26”

0

Pleitos estériles…

Por: Juan Ramón Negrete Jiménez

La semana que recién concluyó fue interesante, cuando se creía que luego de que habían terminado las comparecencias en el Congreso local el lunes 7, íbamos a tener diez días de modorra, no fue así, ya que algo aconteció, –me imagino qué, pero  se lo comentaré más adelante–, que programaron una reunión de trabajo el miércoles por la tarde, con la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Fiscalización de los Recursos Públicos y de ahí se sacaron una sesión para el día siguiente, jueves 10, a las 9:00 de la mañana.

Y sí, efectivamente no se concebía que con todas las cuentas públicas pendientes de dictaminar y llevar al pleno, así como el paquete financiero del Gobierno del Estado y las diez leyes de ingreso de los ayuntamientos, los diputados hubieran tomado la decisión de echarse en la poltrona diez días y sesionar hasta el 17 de noviembre.

No contaban de que les iban a alterar sus planes y antes de que se fueran a vacacionar, –perdón, a trabajar en sus distritos–, les llamaron para decirles que tenían que aprobar a la voz de ya, la Ley de Deuda Pública del Estado de Colima y sus Municipios, que si bien, como es costumbre, se le pasan los tiempos a la Consejería Jurídica del Gobierno del Estado y el plazo para aprobarla se había vencido desde el mes de octubre, pues  les dijeron que tenían que sacarla adelante como estuviera.

Esa Ley de Deuda Pública, no era otra cosa más que la armonización de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, aprobada por el Congreso de la Unión y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 27 de abril de 2016.

En el Artículo Transitorio Tercero del Decreto por el que se expidió dicha Ley se establecía que:

“Las Entidades Federativas y, en su caso, los Municipios realizarán las reformas a las leyes, reglamentos y disposiciones administrativas que sean necesarias para dar cumplimiento a este Decreto, a más tardar a los 180 días naturales siguientes a la entrada en vigor del mismo.”, entonces si se publicó el 27 de abril, saque sus cuentas de cuando debía haberse aprobado en Colima.

Sin embargo se le volvieron a pasar los plazos al Consejero Jurídico del Gobierno y tuvieron que sacar esas reformas hasta el 10 de noviembre, ya con los plazos rebasados, aún cuando la Ley de Disciplina Financiera, urgía a los estados a que “…se hace necesaria la armonización de la legislación local en materia de deuda con la Constitución Federal y la Ley de Disciplina Financiera antes señalada.”

Así resultaba que las entidades federativas entre ellas desde luego el Estado de Colima, tenían que ajustar las nuevas reglas jurídicas para la autorización, contratación, registro y fiscalización de las obligaciones y financiamientos, con la finalidad de lograr finanzas públicas sanas.

Bueno, se llevó al pleno la iniciativa y el choque era cuestión de tiempo, los panistas, desde que iniciaba la sesión con la lectura del orden del día, hicieron hasta lo imposible porque no se discutiera en esa sesión, y que se dejara para la siguiente, sin embargo la orden que habían recibido los priístas, a través del presidente de la Comisión de Hacienda, había sido tajante: apruébenla hoy.

Se está violando el principio deliberativo…

La ex coordinadora del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, Martha Leticia Sosa Govea, fue el “caballito de batalla” de los albiazules, y estuvo subiendo a tribuna a pedir que sacaran el dictamen del orden del día, aduciendo que se les había llegado apenas a las 23:00 horas del día previo a la sesión, es decir, diez horas antes del arranque de la sesión, y que no habían tenido tiempo ni de darle una leída.

Apenas terminó la lectura del orden del día se declaró un receso, donde los panistas pedían, por un lado a los diputados de la bancada del PRI y por otra al coordinador de los diputados independientes, se bajara del orden del día y se pasara para la siguiente sesión, aduciendo que sobre todo había “algo” que les estaba brincando, y era el hecho de la manera en que se estaba proponiendo la aprobación de esta nueva Ley de Deuda Pública, ahora se autorizaba al Gobierno del Estado y a los diez ayuntamientos a contratar deuda por más de 900 millones de pesos, sin tener que solicitar la autorización del Congreso, lo cual decían los blanquiazules “da escozor”.

El presidente de la Comisión de Hacienda, Santiago Chávez, trató de convencerlos de que todo estaba muy bien, que la ley de deuda pública, era básicamente la armonización de la Ley de Disciplina Financiera, y que todos los demás dictámenes, incluyendo las donaciones que estaba solicitando autorización el Ejecutivo, todo estaba “planchadito”, nomás para que levantaran la mano.

Los panistas al igual que la diputada de Movimiento Ciudadano, pidieron al presidente de la comisión dictaminadora, y al coordinador de la bancada priísta que hicieran una llamada telefónica con quienes tuvieran que hacerlo, para que les autorizaran a dejar para una posterior sesión el análisis de esta ley, máxime que si los plazos para aprobarla ya estaban rebasados, dos o tres días más no iba a causar ningún efecto catastrófico.

Los priístas hicieron la pantalla como que iban a hacer esa consulta, sin embargo, les pintaron un cuatro a los panistas, y fueron y se sentaron a sus curules, y al ser entrevistado Santiago Chávez, lo reconfirmó, “el dictamen va como está, no lo vamos a bajar”.

Se reanuda la sesión y Martha Sosa decía que nos podían dejar de soslayar dos aspectos que se estaban violentando en esta Legislatura, “si a todos nos interesa hacer las cosas bien y a todos nos interesa trabajar por el bien de Colima, si el compromiso es precisamente para el bienestar de los colimenses, ¿por qué no hacemos bien las cosas?, volvemos a violentar el principio deliberativo”.

La legisladora panista señalaba que este principio deliberativo obliga a los legisladores a tener el conocimiento suficiente, el análisis y la reflexión de los dictámenes que se presentan; señaló que quizá se podía pensar que de los siete dictámenes que se pusieron a la consideración del pleno, muchos eran de impacto sencillo y de análisis sencillo que con una lectura rápida los comprendían.

Insistió en que aun así, el que reciban los dictámenes cerca de las 11 de la noche, para estar a las nueve de la mañana, no cumple con ese principio deliberativo de que los diputados que no integran las comisiones dictaminadoras, tengan el tiempo suficiente para hacer su trabajo, como el de leer, analizar, investigar, preguntar, cuestionar las dudas que puedan surgir de un nuevo ordenamiento en función del impacto que va a tener en la sociedad.

La panista hacía un llamado al presidente de la mesa directiva y al presidente de la Comisión de Gobierno Interno, y pedía respeto para los diputados y pedía que “nos hagan llegar al menos como lo exigían antes, con 24 horas de anticipación el dictamen a ventilar”, porque por otra parte, decía, que el orden día también es a destiempo porque en la última sesión del lunes 7, se les había convocado para el día 17, “sin embargo se sacan esta sesión de la manga y nos lo envían con siete dictámenes para analizar”.

Incluso Martha Sosa les anticipó que de mantener esa cerrazón “puede presentarse una impugnación, una inconformidad o un recurso de la ciudadanía, por el ordenamiento o los ordenamientos que se iban a ver, y que van a prosperar, y serán golpes y reveses para este Congreso del Estado. Lo preocupante es que sigamos cometiendo las mismas pifias y errores, que hemos criticado de legislaturas anteriores”.

No vinieron porque no quisieron…

El presidente de la Comisión de Gobierno Interno, Nicolás Contreras, sube a tribuna a tratar de poner orden y si bien reconocía que el dictamen había llegado a las 11 de la noche, sin embargo decía que se referían al mismo como si fuera materia aparte del proceso deliberativo de esa ley, donde hubo tres reuniones a que convocó el presidente de la comisión de hacienda.

“Y a esas tres reuniones, ustedes por sus ocupaciones o por su agenda, no estuvieron presentes, fueron tres, el 31 de octubre, 1 de noviembre y siete de noviembre, y en ellas varios compañeros diputados sí estuvimos presentes a pesar de tener agenda y cosas como las que ustedes tuvieron, entonces no se vale que vengamos a tribuna a expresar medias verdades y lo digo por lo expresado por la diputada Martha Sosa, fue motivo de que hiciéramos este paréntesis en la sesión, para escucharlos, para atenderlos, inclusive para contestarles y después de haberles respondido y atendido algunas de las inquietudes de todos modos vienen a querer decirle a la gente medias verdades y no es así. No es el dictamen materia distinta a las tres reuniones y al argumento, discusión y deliberación que se escuchó”.

Siguieron los dimes y diretes entre Nico Contreras y Martha Sosa, y ninguno convenció al otro, el legislador independiente se defendió al decir que en ningún momento le han faltado al respeto a ningún diputado y el trabajo que se ha hecho es un trabajo serio y no a raíz de una mayoría distinta a la que ustedes tenían, sino desde que arrancó esta Legislatura, yo respeto el trabajo que ustedes hicieron, pero también el nuestro es un trabajo serio y respetuoso de cada uno de los diputados.

Martha Sosa por su parte insistía en que se violó el principio deliberativo.

Más tarde la diputada Martha Leticia Sosa Govea y el coordinador de la bancada de Acción Nacional, subieron a tribuna para señalar que entrarían a la discusión de esta ley, sin embargo anticiparon que no la votarían a favor, pues en el contenido de la misma se está dando manga ancha para que el Gobierno del Estado, sin tomar en cuenta al Congreso local, pueda tramitar endeudamientos hasta por 939 millones 919 mil pesos para el propio estado y los diez municipios, cosa que dijeron no estaban dispuesto a avalar.

Faltó análisis y debate…

Se presentó la nueva Ley de Deuda Pública del Estado de Colima y sus Municipios, y a decir verdad faltó que se diera un verdadero debate y análisis, dejaron la impresión, que a pesar de las reuniones informativas que tuvieron, donde lo menos que hicieron fue discutir, sino que se la pasaron escuchando lo que les quiso decir el consejero jurídico del Gobierno del Estado, Andrés García Noriega y el titular del Instituto Técnico Hacendario del Estado de Colima, sin embargo no hubo análisis comparativo.

Incluso en las reuniones de trabajo tanto García Noriega, como el director de Indethec, les dejaron claro a los diputados del PRI y sus aliados, de que no era ni necesaria esta Ley, pues la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, aprobada por el Congreso de la Unión y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 27 de abril de 2016, era más que suficiente, sin embargo decían que lo que estaban haciendo era dar cumplimiento a los considerandos de esa ley que ordenaba la armonización.

Las dudas del PAN…

Los panistas a través de su coordinador Luis Ladino Ochoa, dijeron que sí estaban preocupados por esta ley, ya que si bien es cierto se trataba de una armonización con la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, en esta ley se otorgan facultades al Estado y al Municipio, que a falta de transparencia en el manejo de  los recursos públicos y su indebido destino podría traer consecuencias catastróficas a la hacienda pública.

Ponía como ejemplo dos puntos: Uno, el monto que se menciona en el artículo 22 de esta ley a partir de la cual se obliga al ente a realizar contratación mediante licitación pública de financiamiento,  sea únicamente cuando se  exceda de  cien millones de Unidades de Inversión (UDIS), es decir al día de ayer $ 550,889, 992.61 (quinientos cincuenta millones, ochocientos noventa y nueve mil, novecientos noventa y dos pesos 00/61 ctvs.), es decir una cantidad elevada y que consideramos el Legislativo Federal, no analizo las diferencias entre las entidades federativas y los municipios, pues para el Estado de Colima y sus municipios, esta cantidad en verdad es muy elevada.”

“2.- Otro punto a tratar es la contratación a corto plazo sin autorización del Congreso, es preocupante que se pretenda con esta ley que no sea necesario la aprobación del Congreso, en la contratación de obligaciones a corto plazo, en las cantidades propuestas sobre todo en el trato igualitario que se da al ejecutivo en relación con los demás entes públicos, pues la fracción I, del párrafo 1, del  articulo 25 contempla la cantidad máxima por el cual se podrá contratar a corto plazo, que corresponde a un 6% de la Ley de Ingresos, lo cual son cantidades muy dispares, lo que se observa en la siguiente tabla:

ENTEINGRESOS 2016EXCEPCION CORTO PLAZO
Ejecutivo$13, 339´ 962, 000.00 $800, 397, 720.00
Armería$96´153,316.07$5,769, 98.96
Colima$536,937,190.64$32,216,231.43
Comala$84’231,804.66$5,053,908.27
Coquimatlán$76’260,434.40$4,575,626.06
Cuauhtémoc91’906,523.30$5,514,391.39
Ixtlahuacán$71’664,473.56$4,299,868.41
Manzanillo$747’554,048.99$44,853,242.93
Minatitlán$73,707,181.13$4,422,430.86
Tecomán$325’085,196.57$19,505,111.79
Villa de Álvarez$308’401,015.34$18,504, 060.92

 

Cantidad Total de endeudamiento  $ 939, 919, 591. 02 (Novecientos treinta y nueve millones, novecientos diecinueve mil, quinientos noventa y un pesos 92/00 centavos)”

Decían los panistas, que esa cantidad resulta de sumar la cantidad máxima por la cual los diez municipios pueden contratar a corto plazo, no alcanza ni el 50% de la cantidad que puede contratar el Estado, pero lo más preocupante, es la libertad de contratación del Estado y de los Municipios, en las cantidades antes referidas.

Todavía subieron a tribuna Martha Sosa y luego Leticia Zepeda, y manifestaron sus inquietudes y dudas, “por esos más de 900 millones de pesos libres para endeudar a Colima nuevamente, son muchos millones, es un monto muy alto con una posible discrecionalidad, de la cual la verdad no quiero sentirme responsable, no importa que sea una armonización, porque creo que Colima no está para endeudarse nuevamente”, diría Zepeda Mesina.

La única respuesta fue de Santiago Chávez, a tratar de convencerlos de que estaba haciendo un trabajo transparente al interior de la comisión que preside, pero sin debatir ni una sola línea de esta nueva Ley.

Finalmente se sometió a votación y fue avalado por 13 votos del PRI, diputados independientes y los diputados únicos del PT y Verde Ecologistas, ya que estuvo ausente el abanderado de Nueva Alianza.

En abstención hubo once sufragios, los diez diputados del Partido Acción Nacional y la abanderada del Partido Movimiento Ciudadano, así de “panzazo” aprobaron la nueva Ley de Deuda Pública del Estado de Colima y sus municipios.

Siguen postergando calificación de cuentas públicas…

Estamos a punto de iniciar la segunda quincena del mes de noviembre, esto es el tiempo que les resta a los legisladores para aprobar las cuentas públicas del ejercicio fiscal 2015, de los diez ayuntamientos, de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial y las cuentas de los nueve organismos operadores de agua y saneamiento.

Asimismo le quedan apenas quince días para aprobar el paquete financiero del estado y las diez leyes de ingreso de los ayuntamientos.

Bueno, le anticipo a usted, que será hasta después del 22 de noviembre, esto es en la última semana del mes, cuando se decidan a entrarle a la calificación de las cuentas y a aprobar el paquete financiero. Como les van a quedar muy pocos días, tendrán que sacarlo al “ai’se va”, porque nomás para leer los informes de las auditorías, si realmente lo hacen y ojalá no vayan a salir con la “jalada” de aprobar la dispensa de la lectura, que además estarían violando la ley, se van a llevar muchas horas.

Sin embargo apenas le van a dedicar escasamente siete días para sacar todo ese trabajo. Mañana habrá sesión, pero será de mero trámite

Para cerrar…

Ahora ¿sabe por qué dejarán de lado el trabajo en el Congreso?, porque le van a dar prioridad a sus informes de labores. Resulta que a partir de hoy lunes comenzarán a rendir su primer informe de actividades, iniciando hoy los diputados Graciela Larios y Federico Rangel, en un evento que habrá de desarrollarse en el puerto de Manzanillo en el centro de convenciones del Hotel Marbella a partir de las 18:30 horas.

Hoy lunes 14 de noviembre rendirán conjuntamente sus respectivos informes de labores los diputados plurinominales Graciela Larios Rivas y Federico Rangel, tanto en Manzanillo como en Colima.

El miércoles 16, presentarán su informe en la ciudad de Colima, será en el auditorio de la Federación de Trabajadores de Colima (FTC-CTM) a las 18:00 horas.

El jueves 17, tocará el turno al diputado Santiago Chávez Chávez, a las 18:00 horas en la Casa de la Cultura de Tecomán.

El viernes 18, Juana Andrés Rivera rendirá su informe a las 18:00 en la Casa de la Cultura de Comala.

El sábado 19, hará lo propio el diputado Héctor Magaña Lara, a partir de las 17:30 en el Casino del SNTE 39 de Villa de Álvarez, por la avenida Pablo Silva García.

La próxima semana, el martes 22 de noviembre, Octavio Tintos Trujillo rendirá el informe a las 18:30 horas, en el Andador Morelos, a un costado del Templo de San Rafael, en la cabecera municipal de Cuauhtémoc.

Posteriormente será hasta el jueves 1 de diciembre, cuando José Guadalupe Benavides Florián, a las 18:00 horas, rinda su informe en la Casa Ejidal de Coquimatlán, y concluirán con el de Eusebio Mesina Reyes, a partir de las 17:30 del día 2 de diciembre, en el municipio de Armería, en un lugar por definir.

Acuse de recibo.-

Para concluir solamente dejar constancia del plantón que nuevamente nos dieron a los reporteros, los diputados Federico Rangel Lozano, coordinador de los diputados del PRI, y Santiago Chávez Chávez, presidente de la Comisión de Hacienda, el pasado viernes, cuando se reunieron a piedra y lodo, de manera privada con los integrantes de los sindicatos de burócratas municipales que encabeza el tecomense Audelino Flores Jurado.

La lideresa del Ayuntamiento de Villa de Álvarez, Teresa Ramírez, incluso se había comprometido con los reporteros de conceder una entrevista al final “porque la verdad no sé ni para que nos citaron”, diría cuando iba a ingresar a la Sala de Juntas “General Francisco J. Múgica”.

Pasaron las horas, todavía salió el director de comunicación del Congreso que nos diría que “todavía no terminan y todavía falta la reunión de la Comisión de Justicia, estaba programada para empezar a las 12”, después iría Horacio Medina, a decirnos “no, van para largo, están platicando muy a gusto”, mientras los diputados  sacaban por la puerta que da a la Calzada Galván a los burócratas, y ellos también emprendían la graciosa huida…

No es la primera vez que lo hacen, y como que se les empieza a hacer costumbre, ¡ah! qué caray, ahora sí como dice Nico Contreras ¿pero qué necesidad?… yo como en el póquer, como veo doy…

Comentarios

Comentarios