TAN MALO ES EMBARAZAR A UNA MUJER Y DEJARLA ABANDONADA… COMO QUE UNA MUJER SE EMBARACE PARA ATAR A UN HOMBRE…

0

La Panga

Por: Mayahuel Hurtado Ortiz

Una diputada de jalisco de nombre Ana Meza, presentó una iniciativa en el Congreso de Jalisco para que se castigue hasta con seis años de cárcel a los hombres que embaracen y abandonen mujeres. Y también pretende se realice una reforma al código penal, para que el embarazar a una mujer y dejarla sea considerado un delito que se resuelva con el pago de una multa por 40 mil pesos.

Es un tema que veo riesgoso, porque el problema es de educación desde el seno familiar, y al ponerle precio a un embarazo, pudiera darse en algunos casos un uso poco consciente de la maternidad y traer hijos al mundo con la finalidad de obtener un beneficio económico y no como parte de un proyecto de vida familiar. Si a eso consideramos que actualmente existen diversos métodos anticonceptivos, el embarazo no debería darse sin el pleno consentimiento y acuerdo de ambas partes. De esta forma existiría una responsabilidad compartida, pero al parecer a nadie se le ha prendido el foco para legislar de una maneja más justa entre ambos géneros.

Siempre seré una infatigable defensora de los derechos de la mujer, no toleraré en ninguna medida la violencia ejercida hacia ellas en ninguna de las modalidades, pero eso nunca debe estar peleado con los parámetros de Justicia y Verdad, que son valores que entre otros más, deben prevalecer para la armonía entre mujeres y hombres.

Pero insisto que la educación más importante y los valores que los hijos van a practicar a lo largo de su vida, vienen desde casa. Es ahí donde se engendra el machismo cuando existen desigualdades entre el trato de madre hacia los hijos e hijas, permitiendo que el varón sea quien abuse de su condición de género para fastidiar a sus hermanas, insultarlas, sobajarlas y esto traspasa las fronteras del hogar, llevando a que un niño o adolescente repita esas prácticas en la escuela, que es ahí donde los maestros se enteran de que algo no funciona bien.

Sin embargo es en casa donde se permiten esos abusos hacia las mujeres, poniéndolas a hacer labores en donde el servir al varón es una conducta común, le lavan, planchan, hacen la limpieza del cuarto de sus hermanos, mientras tanto el disfruta de los privilegios de ser el varón, que aunque parezca increíble de creer en nuestros días estas practicas están muy arraigadas, incluso este tipo de sumisión ante el hermano, genera un nocivo patrón de conducta que en el futuro afectará considerablemente la vida de una mujer.

Al interior de la familia si los hermanos juegan el rol de “Machos” tenderán a no sólo exigir atenciones por parte de sus hermanas, sino que además, pueden darse agresiones verbales y hasta físicas, en casos críticos daño emocional, derivado de burlas, apodos y someter a las jóvenes mujeres a episodios continuos de violencia verbal o puede tornarse más grave el tema.

En esos casos, los hogares se convierten en incubadoras de mujeres que buscan salir de la situación en la que se encuentran, que desesperadamente requieren un punto de fuga para buscar mejores condiciones de vida que las que viven en casa, y ahí es donde está un buen porcentaje del gran problema que representan los embarazos no deseados.

Las mujeres somos emotivas por naturaleza, a diferencia de los hombres que son más calculadores. Una mujer joven se entusiasma al conocer a una persona, al ver afinidades y comienza a planear a soñar y aferrarse a la idea de salir “del infierno que representa la casa”. Sin embargo, el hombre asimila de forma diferente lo que una mujer siente y para el no es algo tan profundo, vaya incluso, puede no ser significativo, ya que el puede estar acostumbrado a ir coleccionando conquistas, mientras que para una mujer, el puede significarlo todo.

Es ahí cuando se dan las malas decisiones, que terminan en embarazos no deseados, en mujeres que buscaron salir de la realidad en que se encontraba y con hombres que fueron educados para tomar a la ligera los sentimientos de una mujer, e incluso de no llegar a tener conciencia de que ir por la vida coleccionando mujeres, es una situación de lo más normal; varones que desde casa maltrataban mujeres y no les daban un trato digno y madres de familia que permitían estas practicas al interior del hogar; independientemente si la figura paterna estaba presente o era la jefa de familia.

No podemos quitarle responsabilidad al hombre, tampoco dejarle todo el paquete, para crear una vida se requiere de dos seres hombre-mujer;  pero lo que sí debemos hacer, es preparar a las mujeres para que no busquen salidas falsas a edades tempranas o adultas, un embarazo no solucionará su vida, el buscar a un hombre para salir de casa o llenar un vacío emocional no es una buena opción, incluso puede tener lamentables consecuencias, porque si no fue una situación seria, bien planeada, tenderá a abandonarla, más si el hombre es un adolescente,  casado o ya tiene un compromiso. Debemos cuidar a nuestras mujeres desde casa, enseñarles hábitos, valores, reforzar el autoestima, darles un lugar justo y digno dentro de los roles familiares, no permitir los padres que se genere violencia al interior del hogar, donde todos los hijos e hijas en la familia tengan el mismo trato y valor.

Que se legisle para hacer ciudadanos responsables, para quienes el valor de la familia sea un acto sagrado, un tesoro que cuidarán a lo largo de su vida.

Anuncios
Compartir