¡Por qué otra vez a semáforo rojo!

0

Democracia deliberativa

Por: Ángel Durán

Estamos en la antesala de que las autoridades de salud estatal, eleven la emergencia sanitaria a semáforo rojo.

Por supuesto que esto ocurrió, por la falta de conciencia de la sociedad en las fiestas decembrinas y de Año Nuevo, por eso, estamos otra vez ante el riesgo de incremento de casos de coronavirus.

Contra esta falta de conciencia ¿qué podemos hacer como sociedad? Solamente esperar resultados; y quizá muchos, empiecen a culpar al gobierno del Estado o el mismo gobierno federal, así como a las autoridades sanitarias, creo que todos tenemos responsabilidad compartida.

Es importante hacer conciencia, si queremos resolver este problema de la mejor manera, si queremos cuidar la salud de los que queremos, no hay que seguir retando a este virus, que se niega dejarnos, ¡no tiene caso!

También es necesario, que las autoridades sanitarias, asuman su mejor papel en el combate al COVID-19, pues también tienen mucha responsabilidad, sobre todo aquellas encargadas de evitar la propagación masiva, en estas fiestas tan importantes para la humanidad.

Ya se sabía y si se dijo, que, como consecuencia de las fiestas decembrinas y Año Nuevo, si no se tomaba conciencia el riesgo, y si se festejaba fuera de casa, en reuniones familiares o de amigos, el mes de enero, sería cuando se manifestarían los contagios. Y ya ven, se nos dijo, pero no hicimos caso, ahora hay que pagar las consecuencias.

Las autoridades tibiamente, pidieron quedarse en casa, hizo falta más rigor y una prohibición más drástica, para obligar a las familias que festejaron en casa, no estábamos para convivir en reuniones familiares, pues sale más caro el tratamiento de tantas y tantas familias contagiaras que utilizar la fuerza legal para tratar de mitigar el impacto del contagio, que alcabo ya teníamos las reformas a la ley para hacerlo.

Sin embargo, ya tenemos el problema encima y con riesgo a recluirnos en casa por no haber tomado conciencia, ahora nos aguantamos; primero al no hacer conciencia como persona y como familia y en segundo lugar la tibieza con la que actuaron las autoridades sanitarias; el no ser más drásticos en la prohibición para prevenir el contagio. A ver como salimos de esto; sin embargo, no es necesario aprender en cabeza propia para agarrar experiencia, ni retar al virus de esta manera.

Estamos forzando a la comunidad médica, aún trabajo en el cual pudiéramos colaborar como sociedad. Por el bien de ellos y de la salud pública en México, hagamos conciencia social para combatir al COVID-19.

Tus comentarios [email protected]

www.angelduran.com

Compartir