PELIGROSO REGRESAR A LOS PINOS SIN PROYECTO: BELTRONES

    0

    Beltrones adelantó que tomará una decisión personal para definir sus aspiraciones presidenciales hasta que su partido tenga listo el modelo de país que quiere para los próximos 25 años. Aseveró que él no está ocupado en el marketing y, al igual que los senadores de su bancada, echó al bote de la basura las obsesiones para decirle a los mexicanos cómo resolver sus problemas si el Revolucionario Institucional vuelve a la Presidencia.

    Tras innovar con un informe virtual que la semana pasada le permitió interactuar como presidente del Senado con al menos 100 mil cibernautas, aseveró que él no está ocupado en el marketing y, al igual que los senadores de su bancada, echó al bote de la basura las obsesiones para decirle a los mexicanos cómo resolver sus problemas si el Revolucionario Institucional vuelve a la Presidencia.

    En otros temas, exigió acabar con la impunidad como un asunto indispensable para enfrentar al crimen y la violencia. Confirmó que, como parte del proyecto de nuevo modelo de país, él presentará a su partido tres propuestas: concentrar a todos los órganos de inteligencia en uno solo, sellar la frontera norte contra el paso de armas y de dinero con las fuerzas armadas y policiacas, y construir una estrategia contra el crimen propuesta por el gobierno, pero que tenga el consenso de todos los partidos.

    Una vez que el propio senador había fijado el mes de septiembre como la fecha en que tomaría una decisión, Beltrones detalló sus prioridades y se ufanó de haber vivido el último año como presidente de un Senado reformista. “Este ha sido el momento más importante de mi vida política: el haber presidido el Senado y haber presenciado e impulsar las reformas más importantes”, indicó, al detallar la política que da más poder a los ciudadanos, la de derechos humanos, la de amparo, entre otras.

    No obstante, agrega que estando encima tiempos electorales no hay que distraerse de las actividades principales. “Si a mí me toca hoy ser senador, seguiré insistiendo en hacer que las cosas pasen y que México cambie y en ello no debe haber ni tan siquiera una duda ni un momento de detente, porque hoy las exigencias son mucho mayores que cuando estábamos en condiciones aparentemente mejores”.

    ¿Le gustaría estar en la Presidencia de la República?

    A qué mexicano responsable y que se ha preparado toda la vida no le gustaría encabezar acciones para poder resolver los problemas, desde lugares específicos, llámese la Presidencia de la República o una posición de privilegio en el Congreso o en algunas otras instancias, donde su experiencia o la emoción y la responsabilidad pudieran ser útiles, pero esto no lo decide uno sino las circunstancias. Yo estoy satisfecho porque el PRI haya atendido mi reclamo de hacer un proyecto nuevo de país y después pensar en una candidatura presidencial.

    Hablando de partidos, usted había dicho que en septiembre iba a definir sus aspiraciones personales si es que decide intervenir en esta contienda presidencial. ¿Ya lo ha hecho?

    No, porque yo insistí mucho que para septiembre ya tuviéramos un proyecto de país diseñado por el PRI. La Fundación Colosio sigue trabajando en eso, yo esperaré que termine el proyecto de país que estamos imaginando los priistas, para iniciar entonces un proceso que defina cómo debemos abordar con un candidato una campaña presidencial, a fin de lograr poner en marcha ese proyecto de país que nos identifica a los priistas. Antes no lo haré.

    ¿No teme que lleguen tarde en este proceso?

    Los números nos indican que vamos en ritmo y tiempo. Lo importante en política es no perdernos ni en ritmo ni en tiempo, y no apresurarnos ni forzar buena parte de los momentos en los cuales deberemos de competir.

    ¿Usted va a acatar lo que decida la mayoría en el PRI?

    Lo que le convenga al PRI, pero antes exigiremos que tenga un proyecto de país, que se imagine un México en los próximos 25 años y a partir de eso nos organicemos de cómo alcanzarlo, con la gente que pudiese ser electoralmente hablando la que mejores resultados nos pueda a nosotros dar, pero en el entendido de que sabemos a dónde queremos llegar. Hay que echar a un lado definitivamente la política matraquera, utilizada durante muchos años, en la que lo único que le queda a los militantes es tomar ese instrumento, hacer ruido, porque no puede opinar y no lo dejan influir en su caso personal.

    ¿Ha entendido que, como decía, no hay que irse por el marketing sino con alguien que tenga ideas y proyectos? Que no nos vuelva a pasar. En esta etapa de gran madurez, reconocimiento y aprendizaje al que hemos sido sometidos debido a las últimas dos derrotas presidenciales, el PRI tiene que poner por enfrente el proyecto de país. No simplemente su supuesto derecho a ganar después del fracaso que puedan haber tenido los gobiernos anteriores que no fueron del PRI. Esto sería bordar solamente sobre lo superficial y no abordar lo profundo de nuestra responsabilidad, por eso sigo insistiendo: habremos de construir un proyecto de país para que México mejore y, posteriormente, definir reglas para encontrar a la candidata o el candidato que lo haga efectivo si los mexicanos nos regresan su confianza.

    De no entender esa parte de que la gente lo que quiere son proyectos ¿El PRI estaría en riesgo de no regresar al poder?

    ¡No!, por el contrario. El PRI estaría en riesgo de regresar al poder y no saber qué hacer, que eso sería lo más peligroso, como cualquier otro partido político, pero los que más se encuentran en riesgo son los mexicanos, que no les gustaría tener seis años más de mediocridad.

     

    Compartir