Nos vemos en las urnas… atentamente los jubilados y pensionados del ISSSTE

0

La Panga

Por: Mayahuel Hurtado Ortiz

El tema de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en donde determinaron calcular las pensiones en UMA y no en salarios mínimos, ha generado un descontento a nivel nacional por parte de los jubilados, pensionados, pero además de las familias de ellos y si nos vamos a una visión más global, hay que añadir a los trabajadores sindicalizados activos, que ven en riesgo su futuro. En las redes sociales y en diversos espacios, los afectados con esta medida están dispuestos a todo y comienza a cobrar fuerza la frase ¡Nos vemos en las urnas!

El depositario del poder ejecutivo nacional deberá estar analizando la forma de buscar una salida a un tema que definitivamente tendrá un costo electoral para quien se mantenga con brazos cruzados o de la espalda a una determinación de la SCJN que afecta a millones de trabajadores jubilados y pensionados en el país. Pero además la Corte deberá estar atenta para recibir la lluvia de demandas por tal determinación, lucha jurídica en la que los Derechos Humanos y los tratados Internacionales, jugarán un papel importante para buscar una ruta que garantice el respeto a los derechos laborales y humanos de este sector.

Por otra parte se llegará al tema raíz del problema, es decir a llegar al año en que se generó y quienes impulsaron esta reforma que hoy pone en desventaja a quienes con trabajo y esfuerzo durante treinta años o más prestaron un servicio. Aquí van a salir raspados varios expresidentes, ex senadores, ex legisladores, pero también el coletazo les alcanzará a los actuales que han permanecido calladitos y no han hecho pronunciamiento alguno. Y es que amable lector, lectora, no es nada personal, pero si en 2007 entro en vigor la Reforma a la Ley del Issste donde  el tope en UMA aplicará a los trabajadores sujetos al Artículo Décimo Transitorio, basta recordar quien gobernaba al país en ese año y quienes integraban la cámara de diputados y senadores.

Lo mismo ocurrirá en el 2016,  año en que la reforma constitucional en materia de desindexación del salario, que entró en vigor en enero de 2016, eliminó el salario mínimo como parámetro para calcular multas, créditos y aportaciones de seguridad social. Porque las reformas avanzan con mayoría de votos, no como una imposición, entonces en 2016 ¿quién gobernaba al país? ¿quiénes conformaban la cámara de diputados y senadores? 

Y por último el 2021, en donde los únicos que han levando la voz por los jubilados y pensionados ha sido el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación  (SNTE)  en sus diferentes Secciones en todo el país, por lo que deben estar muy atentos, ya que los maestros jubilados, pensionados y activos, no cederán ni un centímetro para defender sus derechos laborales, y ya están sumando voluntades en todo el país.

El Sindicato que encabeza el secretario general, Alfonso Cepeda Salas, garantizó que mantendrá la defensa de sus agremiados, activos y jubilados, e iniciará de inmediato un proceso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y ante todo organismo internacional donde sea necesario, para demandar respeto a las disposiciones originales del Décimo Transitorio de la reforma del ISSSTE de 2007, y lograr que prevalezca el concepto de salarios mínimos para la determinación de los límites de la pensión por jubilación. 

El magisterio nacional manifestó que la determinación de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), mediante la cual se fijó un tope máximo de la pensión jubilatoria otorgada por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en diez unidades de Medida y Actualización (UMAs), afecta tanto los ingresos como los derechos humanos y laborales adquiridos por los trabajadores y jubilados, quienes cotizan y cotizaron bajo el régimen de pensión vitalicia. “Dicha decisión atiende a criterios económicos, financieros e incluso políticos, en lugar de respetar las conquistas y el bienestar de los trabajadores”, consideró el SNTE.

Así que amable lector, lectora, todo está listo para cerrar filas en la defensa de los derechos de los trabajadores de la educación. 

¡Que no se le olvide a la sociedad que el maestro es el transformador social de la misma, el promotor de su desarrollo y el que desde las aulas, desde la educación, impulsa a la formación de individuos para un México mejor, más justo, más equitativo y en desarrollo!

Compartir