NICANOR PARRA, GANADOR DEL PREMIO PABLO NERUDA

    0

    Tarde. Veinte minutos después de lo anunciado empezó la conferencia de prensa en la que el ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke, anunció al ganador de la novena versión del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

    Y no fue porque al jurado le costara emitir su veredicto. Al contrario, en menos de una hora Nicanor Parra fue declarado ganador en forma unánime por Claudio Bertoni y Pedro Gandolfo; el cubano Virgilio López; Niall Binns, de Gran Bretaña, y la argentina Valeria Zurano. Todos incluían al antipoeta en sus listas de candidatos.

    Pesaron en las deliberaciones, admite Cruz-Coke, antecedentes históricos. Que Mistral recibiera antes el Nobel que el Premio Nacional. O que el propio Nicanor Parra obtuviera primero el Cervantes. «Este premio ha ido evolucionando y creciendo en el tiempo, y no por el hecho de que eventualmente pudiese llegar tarde deja de ser merecido», declaró el ministro.

    Desde Las Cruces, por teléfono, el antipoeta manifestó: «Ésta no es la primera vez que me dan un premio que no merezco. Es de esperar que no sea la última, dijo el otro. Hay una docena por lo menos de candidatos que se sienten postergados. Yo, por mi parte, me querellaré contra quienes resulten responsables. Muchas gracias, muy gentil, Luciano, que te vaya bien, muchacho».

    En una conversación anterior con el ministro, el antipoeta aceptó la invitación a la ceremonia en La Moneda, donde el Presidente le entregará la medalla, el diploma y los sesenta mil dólares del premio. El acto se realizará, como es tradicional, cerca del 12 de julio, natalicio de Neruda.

    El Consejo de la Cultura considera también realizar una premiación en la Feria de Guadalajara, pero admite que es una posibilidad difícil.

    Elogios cubanos

    Llamaron la atención en la ceremonia de ayer las declaraciones del poeta, ensayista e investigador literario Virgilio López Lemus, quien afirmó que Parra es un poeta extraordinariamente popular en Cuba, que ha influido sobre todo en la poesía más joven de su país.

    Lejos quedó -dice López- la polémica que generó en La Habana el té de Parra con Pat Nixon en la Casa Blanca (1970).

    «Es un episodio que ha pasado y se convirtió en una anécdota de la historia. En Cuba tenemos veneración por la poesía de Parra, y no queremos la mezquindad de recordar los momentos no agradables que hubo en la amistad cubano-chilena», declaró.

    Fuente: EL UNIVERSAL

     

    Compartir