MEDELLÍN GIRÓ AL RITMO DEL “RED BULL MINI DROME”

    0

    Fue necesario mucho sudor, concentración y adrenalina  para que se prendiera el ambiente en el escenario ubicado en el Centro de Eventos Forum de Medellín. Los asistentes disfrutaron cada instante de la competencia  e hicieron parte de un espectáculo nunca antes visto en Colombia.
     
    A primera hora los 50 atletas (44 hombres y seis mujeres), que participaron de diferentes ciudades latinas como Santiago de Chile, Guadalajara, Bogotá y Barrancabermeja y Medellín se inscribieron junto a sus ‘caballitos de acero’ para rodar en el velódromo. Ellos estuvieron conectados con el público mostrando su técnica, concentración y habilidad en la pista, en donde las caídas estuvieron ausentes.
     
    Y eso fue lo que le imprimieron a sus pedalazos en el velódromo más pequeño del mundo (7,5 metros de ancho por 14 m. de largo). Un adminículo que sólo por su tamaño y estética deleitó a los espectadores. Uno a uno iban saliendo a la pista en la ronda de clasificaciones en medio de los gritos y aplausos de los fanáticos que no descansaban hasta que su ídolo participara.
     
    Los pedalistas, con los pulmones inflados de helio y a bordo de reconocidas bicicletas «Fixie» o de piñon (especiales para la escena y prácticamente sin frenos), giraban con movimientos mortales tratando de hacer los mejores tiempos y así pasar a las instancias definitivas.
     
    Avanzada la noche  los mejores tiempos clasificados pasaron a la gran final donde el formato y directriz fue una carrera de persecución individual que al final fue ‘coronada’ por Carlos Oquendo con un tiempo de 3,77’. El segundo lugar lo logró Vicente Chetto de México y el tercero el bogotano Camilo Acosta Mendoza, que además registró la vuelta más rápida con un tiempo de 3,43’.

    Compartir