Más de 65 mil elefantes han muerto en los últimos 5 años en Tanzania

0

COLIMANOTICIAS

Nairobi.- El agudo declive en la población de elefantes en Tanzania, probablemente debido a la caza furtiva, es catastrófico, denunció un grupo de conservación ambiental.

De acuerdo con información de Excélsior, el gobierno de Tanzania indicó que calcula que 65 mil 721 elefantes han muerto en el país en los últimos cinco años. El informe mostró que el número de elefantes tanzanos se redujo de unos 109 mil 51 en 2009 a 43 mil 330en 2014.

Steve Broad, director ejecutivo del grupo de conservación de la vida silvestre TRAFFIC, dijo que resulta increíble que la caza furtiva a tal escala no haya sido identificada y combatida.

Las estadísticas sustentan inquietudes de TRAFFIC expresadas en un informe de 2013 acerca de que los puertos tanzanos de Dar es Salaam y Zanzíbar se han vuelto puntos importantes de salida de vastas cantidades de marfil, dijo el grupo en un comunicado.

De acuerdo con TRAFFIC, al menos 45 toneladas de marfil han salido de Tanzania a mercados internacionales de Asia desde 2009. Algunas pequeñas poblaciones de elefantes se han incrementado, en particular en la famosa región del Serengueti, donde crecieron de 3 mil 68 a 6 mil 87 ejemplares, señala el estudio. Pero más allá de las zonas frecuentemente visitadas por turistas, el número de estos paquidermos ha mermado significativamente.

El ecosistema de Ruaha-Rungwa es de particular preocupación, ya que en 2014 había 8 mil 272 elefantes allí, comparados con 34 mil 664 en 2009, según cifras del gobierno, dice el comunicado.

“Tanzania ha estado sangrando marfil… y nadie parece estar sonando las alarmas», dijo Broad, quien exhortó al gobierno a tomar medidas para controlar la situación.

El gobierno tanzano dijo que desplegó otros mil guardias para proteger la vida silvestre, pero Broad dijo que es posible que sea «demasiado tarde» para algunas poblaciones de elefantes.

En febrero, China prohibió las importaciones de marfil por un año tras las críticas de que el gusto de sus ciudadanos por el marfil ha alimentado la caza furtiva que amenaza la existencia de los elefantes africanos.