LOS EXTRANJEROS EN COLIMA: SEIS VECES MÁS QUE EN 1990

    0

    La nicaragüense Evelyn Flores narra que salió de Centroamérica porque a finales de los ochenta, los maestros de educación superior se iban a los frentes de guerra y eran momentos de mucha tensión política y social.

    “Yo viví toda la dictadura de Somoza hasta los 9 años, y me tocó la revolución y que a mí me tocó un periodo intenso porque vivíamos en una ciudad muy conflictiva que hoy se conoce como la ciudad tres veces heroica (Estelí, Nicaragua)”, dice.

    Se fue a Guadalajara porque tenía un familiar; conoció a su hoy esposo, quien era de Colima y se fueron a vivir a esta última ciudad “Yo en Colima, desde que la conocí, me encantó, era una ciudad muy amable, muy parecida a mi tierra”, explica.

    Según datos del último censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el estado de Colima la población nacida en otro país asciende a 9 mil 346 personas lo que equivale a 1.4 por ciento de los residentes del estado; esta población casi se ha sextuplicado en los últimos 20 años.

    La mayoría de esos residentes proceden de Estados Unidos, de ascendencia mexicana, y en segundo lugar son norteamericanos de raza anglosajona, después están los centroamericanos, sudamericanos, europeos, asiáticos y el último lugar lo ocupan los africanos.

    Y precisamente hace 20 años, el colombiano Carlos Diez Salazar, llegó a México con una compañía de teatro, como medio de escapatoria de la situación que pasaba en su país natal.

    El también periodista narra que el narcotráfico amenazaba seriamente su vida, donde la ley de “plata o plomo” ya se la había sentenciado: “Si decidías plomo, siempre te tocaba a ti al último, porque primero era para tu familia”, lamenta.

    Al principio, México no lo veía como su futuro hogar, pues acepta que tenía prejuicios con el país como la corrupción e injusticias que le habían contado algunos amigos colombianos suyos.

    Pero estando en Brasil, pensó en Colima como una opción, ya que como parte de la compañía de teatro había visitado ese estado a invitación de la Universidad de Colima “A mí díganme que me voy y empiezo a barrer la Universidad si me dan chance: yo sé lo que quiero y a donde llegar”, dijo.

    Y después de 51 horas de viaje desde Sao Paulo hasta Colima llegó a la universidad y comenzó a trabajar como profesor en la Facultad de Letras y Comunicación donde posteriormente formó una familia.

    Desafortunadamente, las condiciones de inseguridad y violencia en Colima se han incrementado sustancialmente y como consecuencia dejó de ocupar el primer lugar nacional en materia de seguridad desde 2008.

    Sin embargo, tanto Evelyn Flores y Carlos Diez coinciden en que no se compara con lo que vivieron ellos tanto en Nicaragua como en Colombia y afirman que continuarán viviendo en Colima y morir de viejos.

     

     

     

     

     

    Compartir