LA CRISIS DE HACE 60 AÑOS

0

Por José Díaz Madrigal

Hará cosa de unos días, del viejo continente llegó la noticia que detuvieron a una ciudadana rusa, en San Petersburgo. El motivo fue que ésta enojada mujer, colocó un mensaje escrito en una cartulina sobre la tumba de los padres de Putin. El aviso recargado en la base que sostiene la cruz, decía: «Padres de un asesino en serie, llévenselo con ustedes. Tenemos tantas penas y sufrimientos por culpa de él, que el mundo entero reza  por su muerte. Termina el letrero con estas duras palabras: han creado a un monstruo asesino»Justamente por estas fechas, se cumplen 60 años de lo que se conoce como la crisis de los misiles en Cuba. Para hacer memoria, en Octubre de 1962, aviones espías de los Estados Unidos descubrieron la instalación de lanzaderas de misiles con cargas atómicas en suelo cubano. Los rusos habían enviado y colocado secretamente 45 bombas nucleares y múltiples aviones cazas y bombardeos; además de 47 mil soldados listos para atacar a los Estados Unidos.El 22 de Octubre de ese 1962, a través de radio y televisión, el presidente Kennedy se dirigió al pueblo estadounidense para informar de la grave situación por la que estaban pasando: Son rampas con proyectiles balísticos de alcance medio, que tienen capacidad para llegar a ésta capital, Atlanta, Houston o la ciudad de México.Hago un llamado al presidente Kruschev, para que suspenda y elimine estas amenazas temerarias para la paz mundial. Continúa Kennedy diciendo: El costo de la libertad, siempre es alto; no es la paz a costa de la libertad, sino la paz y la libertad que con la voluntad de Dios, tenemos que lograr.La sociedad  norteamericana entró en pánico, vaciaron en minutos los anaqueles de supermercados, preparaban refugios, hacían simulacros en escuelas; los periódicos se agotaban mientras recién salían de la imprenta. Mucha gente dejó de ir a trabajar y las plegarias en grupo se multiplicaron.El 24 de Octubre dos de los cuatro submarinos atómicos rusos enviados a Cuba, debieron salir a la superficie a causa del aire contaminado que respiraban y se estaban intoxicando. Estuvieron frente a frente con los acorazados gringos. Al parecer fueron los minutos más dramáticos de la crisis. Sí cualquiera de los dos bandos disparaba, el mundo empezaría a volar por los aires. Ninguno lo hizo. Los submarinos se sumergieron y dieron vuelta. Los barcos estadounidenses, no los persiguieron.Un par de viejos generales de alto rango, acosaban al delgado y joven presidente norteamericano: Señor presidente dijo el general Curtis, deme la orden ya mismo y los acabamos en tres días; está en un problema serio presidente. Kennedy lo aniquiló con la mirada: ¿Cómo dijo general? Pensé que usted también estaba en un problema. El otro general de lo más belicoso, Taylor, le reclamaba la falta de acción; sacado de su habitual cortesía, Kennedy le estampa un manotazo en la mesa: Acá nadie dispara un tiro sin mi autorización. ¿Le queda claro general?Tiempo después se supo de un comunicado: Sí no paramos esto a tiempo, usted y yo nos vamos a encontrar en el infierno; habría dicho Kruschev a Kennedy, éste  contestó: Dos jefes de Estado como nosotros, no podemos pasar a la historia como los responsables del fin de la civilización humana.60 años después, estamos viendo una película más o menos parecida; con la diferencia de que ahora ejerce el poder en Rusia un tipo cruel.  Ante las derrotas que están sufriendo en los frentes de batalla los rusos en  Ucrania, Putin  matón, se está encarnizando con la población civil de ese país; atacando brutalmente objetivos que no son militares: Hospitales, líneas eléctricas y plantas generadoras de energía. El invierno se aproxima. En esos lugares en que el frío es extremo, no se puede vivir sin calefacción.Lo que quiere Putin, es que se rinda el pueblo ucraniano; humillándolo con despiadada crueldad, causando destrozo en todo lo que tiene que ver con la vida cotidiana.Comparativamente en la crisis de hace 60 años, Kruschev fue un líder más sensato, metió reversa al toparse con el bien pensado Kennedy. Ahora Putin con mentalidad de terrorista suicida, quiere mantener al planeta en susto, con las amenazas de bombas atómicas. Siendo en verdad, un punto más peligroso que en el pasado.Inteligentemente el mundo libre, encabezado por los Estados Unidos, no se ha dejado amedrentar  por los amagos del monstruo asesino, en palabras de la valiente mujer rusa, lamentablemente presa por los verdugos de Putin.