Fernando Moreno: No Tengo Nada que Agradecerle a Silverio Cavazos

    0

    Sobre la acusación de enriquecimiento ilícito que hace el PAN al ex gobernador Silverio Cavazos, dijo que los panistas tendrán que aportar las pruebas que consideren pertinentes.

    “La oposición está en esa sintonía de hacer acusaciones de esa naturaleza y la administración anterior ha dejado pasar una gran oportunidad de dejar en claro las cosas, mientras no lo haga van a seguir fastidiando a las administraciones priístas”.

    Por ello, “la administración pasada debe aclarar, no cerrarse, porque vivimos en una sociedad cada vez más democrática que tiene como fundamentos entre otros, la cuestión de ajustar las cuentas al derecho, pero también de transparentarlas. En una sociedad moderna, democrática, para el que no transparenta, para el que no rinde cuentas, vienen cuestionamientos”.

    Insistió en que se ha tenido la oportunidad de transparentar la administración pasada. “Cuando el diputado Nicolás Contreras dice hay que investigar, no dice hay que meter a la cárcel a nadie, hay que investigar”. Y ahí, “le deberían haber tomado la palabra, de investigar, para dejar en claro las cosas, porque de lo contrario, el PAN va a seguir teniendo cada vez más instrumentos para utilizarlos políticamente.

    “Hay hechos evidentes y reconocidos además por el propio gobernador (Mario Anguiano), por el ex gobernador (Silverio Cavazos) y por todos los funcionarios de finanzas, que hay un endeudamiento enorme, que nunca había tenido; de 1,200 millones de pesos, nada más que digan a dónde se fue el endeudamiento, nadie los está acusando que se los llevaron (los millones), la gente pregunta a dónde se fue” (el dinero).

    Reconoció que el gobernador no tiene la facultad de auditar, son el Congreso local a través del órgano de fiscalización y el Congreso de la Unión también a través de su órgano de fiscalización, los que tienen que hacerlo.

    “Hay que recordar que mi gobierno fue auditado. A mí me abrió una investigación la PGR y fui a declarar; también auditó mi administración la Auditoría Superior de la Federación, me auditó Hacienda, me auditaron todas las instancias, tengo un expediente resolutivo de 500 hojas de la PGR, sobre la denuncia que me hicieron dos diputados panistas”.

    Se le preguntó, entonces, si ese es el camino, pedir la auditoría a esas instancias y contestó:

    “Yo no doy caminos, yo digo que yo ya lo recorrí, a mi como ex gobernador ya me auditaron, tengo la resolución de 500 hojas de la PGR”.

    Dijo que el propio Mario Anguiano lo ha declarado, que los panistas recurran a las instancias pertinentes.  

    “Yo lo único que he venido preguntando es por qué tanto endeudamiento, que digan nomás por qué. Yo no estoy de acuerdo con la auditoría, no soy partícipe de que el gobierno lo audite, el gobierno tiene una dependencia, la Contraloría, que hace una auditoría interna, que la ha de haber hecho, desde luego. Pero hay una declaración evidente reconocida por todos, se adeudan 1,200 millones y este año, aparte de eso, tenemos un endeudamiento que pagar de 50 millones cada mes, eso nunca había pasado en la historia de Colima, hay que explicar en qué se utilizó el dinero”.

    Recordó que en su administración se tuvieron desastres naturales, “las inundaciones provocadas por el huracán Greg, fueron fatales; tuve el sismo, en el último año de mi gobierno y nosotros con la deuda acumulada de Carlos de la Madrid y la mía, dejamos 300 millones de deuda. Yo pedí a los bancos de endeudamiento en los seis años, 200 millones de pesos”.

    Indicó que si bien para la administración anterior las participaciones federales tuvieron una reducción en el 2009, no las hubo en el 2008, ni en el 2007.

    Sin embargo, expuso, en el 2008, antes de la reducción de las participaciones, ya se había hecho la bursatilización de la deuda por 800 millones de pesos.

    En ese sentido, se le dijo si la crisis económica es utilizada como una cortina de humo y contestó:

    “La crisis fue después, la crisis empezó en octubre de 2008 y antes de eso ya estaba bursatilizada la deuda por cerca de 800 millones de pesos”. Por ello, no cuadran “ni los números, ni los tiempos”.

    Y agrega: “Hay una cosa importante. Si dicen que el argumento para la crisis financiera que vive el Estado es que les descontaron 300 millones de participaciones, este año van a pagar 400 que ya la hicieron de corto plazo y va a ser peor. Si con 300 vean el caos que les generó. Yo leía ayer una nota del gobierno donde dice que a los trabajadores de salud les acaban de pagar unos sueldos de noviembre y diciembre del 2006. ¿Cómo es posible que esa gente humilde, las trabajadores de las unidades de salud que van a las comunidades, les deban desde el 2006 los salarios? Les pagaron noviembre y diciembre de 2007 y algo del 2008. Desde el 2006 les debían salarios. Los salarios son sagrados, están presupuestados”.

    Refirió que la anterior administración en lugar de aclarar o dar una explicación sobre el destino del dinero de la deuda, “se aferra a denostar y a querer desprestigiar, a quien de alguna manera nos lo preguntamos. Se les olvida que en el gobierno uno tiene que dar cuentas cuando sale. Yo tengo seis años dándolas, por eso tengo mi columna, para dar las cuentas y aclararle al que me haga una pregunta sobre esa naturaleza. Esa es la razón de mi columna, aclarar cualquier cosa que me digan, independientemente de que ya fui auditado en mis cuentas; yo estuve dos meses sin mis tarjetas de crédito, tuve un mes sin chequera de banco, porque la PGR las congeló. Entonces, eso ya lo pasé y así es ahora”.

    -¿Se siente ofendido por las declaraciones que dio Silverio Cavazos donde lo menciona?

    “No, voy a darle respuesta, ya lo anuncié. No, no tienen por qué. Me llama ingrato. La palabra ingrato tiene dos acepciones: que no es uno agradecido, y yo en realidad no tengo nada que agradecerle, no me hizo gobernador, no me hizo rector, no me ayudó en mi carrera política; no tuve sueldo en su sexenio, no fui empleado de él, o sea, no tengo yo algo que agradecer. En esa acepción no quepo.

    “La otra acepción de una persona ingrata es que no le es grato a alguien y está en todo su derecho de que yo no le sea grato; y ahí sí me puedo ubicar, no serle grato.

    Pero desde el punto de vista de la gratitud, no hay ninguna razón. Dice que rebasé los límites de la amistad, yo no fui tratado como amigo por él, fueron los cuatro años y medio de la persecución en contra mía, de mis amigos y de los que fueron mis colaboradores de trabajo.

    “No hay revancha tampoco, la gente es la que está señalando nada más, dónde está el dinero. Ah, ¿se ocupan pruebas?, todo el gobierno actual, el nuevo tesorero, todos dicen: hay un endeudamiento de 1,200 millones. ¿Ustedes saben que hay un endeudamiento de 1,200 millones? ¿O no es un reconocimiento? Eso está aprobado ya, que hay un endeudamiento, lo que la gente quiere saber es por qué se endeudó tanto el gobierno, nada más, así de fácil. Mientras la anterior administración no dé una explicación, van a seguir los cuestionamientos a los gobiernos que hemos sido priístas”.

    -¿Estas dudas y esta división no perjudican directamente al partido?  

    “No, en el partido habemos también quienes hemos estado preguntando, yo soy del partido y hay priístas que preguntamos dónde está el dinero; hay otros que no. Yo soy priísta, de eso no hay ninguna duda. Yo casi al inicio de la anterior administración expresé que no estaba de acuerdo con el gobierno, no es de que ya salió y doy mis opiniones; no, yo las di durante el gobierno y creo que no me he equivocado”.  

    -¿Ha recibido alguna llamada en el sentido de que puedan reunirse, algún llamado hacia usted, de moderación, por parte de la dirigencia del partido?

    “No, por qué, si en el partido soy delegado en varios estados del país y es lo que ando diciendo, para todos los priístas que declaran y me preguntan lo mismo de si no voy a llamar la atención porque está declarando, no. Somos un partido que ha cambiado, no somos un partido de silentes, ni de gente callada. Así perdimos la presidencia, porque nadie hablaba. Ahora somos un partido donde la gente se expresa, hemos cambiado definitivamente.

    “Nadie tiene por qué ponerme mordaza, esa es la gran diferencia cuando uno no tiene cola que le pisen, no tiene dueño, más que uno mismo”.  

    -Usted ya estuvo como gobernador, ¿hay la posibilidad de desviar recursos frente a las más de cien auditorías de que habla Silverio Cavazos?

    “No soy experto en eso, no sé si haya esa posibilidad”.  

    -¿Están bien puestos los candados?

    “No se trata de si hay o no candados, se trata de cual es el comportamiento que uno tiene. Un pillo abre los candados, hay candados que los violan, pero en ese tema no soy experto en desviar, yo no dejé el Estado endeudado”.  

    -¿Ni cuando era futbolista desviaba los tiros?

    “Nunca fui futbolista, no nunca; ya se ve que el futbol y la política no se llevan, eso de gobernar y andar a patadas, no se puede”.

    -¿Ni charrear?

    “Eso lo veremos dentro de seis años, ahorita es todavía muy temprano”.

    Compartir