América, un equipo fundacional; el más importante de México

0

*No sólo es miembro fundador de la Femexfut, sino que fue el primer ganador de un partido de liga, entre otras marcas que ha dejado a lo largo de 100 años. 

COLIMANOTICIAS

Colima.- Repasar, explicar o entender los 100 años de historia del Club América es prácticamente el mismo recorrido del balón por las canchas del futbol mexicano. El equipo crema es miembro fundador de la Federación Mexicana de Futbol, en agosto de 1922. Dos meses después, el 22 de octubre, enfrenta al Club España en el primer partido del campeonato de liga que actualmente conocemos; incluso, fue el primer ganador al imponerse por 2-0 y el primer tanto, aunque pudo hacerse mediante un autogol, fue anotado por José Camote Izquierdo.

Desde su fundación ha tenido muy buenas relaciones públicas, es por ello que, por una cortesía del embajador de México en Guatemala, es invitado a jugar una serie internacional por tierras chapinas, convirtiéndose en el primer equipo mexicano en disputar un partido en el extranjero. El primer día de enero de 1923 derrota a una selección guatemalteca, 3-2. No sólo eso, porque en 1926 es también el primero en cruzar los mares para actuar en La Habana, Cuba.

Por  poderío ha generado innumerables rivalidades, la primera contra el desaparecido Real Club España, ya que los cremas acabaron con el dominio de los equipos de origen hispano al ganar la liga durante cuatro años consecutivos, es decir, convertirse en el primer tetracampeón del campeonato entre 1925 y 1928. Con esos galardones, aporta nueve de los 17 jugadores que forman la primera selección mexicana que participa por primera ocasión en una competencia oficial, el torneo olímpico de Ámsterdam de 1928, de la misma manera en que a fines de 1923 fue la base del primer combinado nacional, donde también eran nueve de 13 convocados.

El América nunca fue un campeón de moda. Con excepción de los cuarentas, en todas las demás décadas obtuvo títulos de carácter oficial: cuatro en los veinte, uno en los treinta, tres en los cincuenta, cuatro en los sesenta, seis en los setenta, nueve en los ochenta, dos en los noventa, cinco en la primera década del siglo XXI y lleva cuatro en la segunda para totalizar 38, sacando auténticamente años luz de distancia con respecto a los acérrimos rivales, 40 por ciento más que el Guadalajara, el doble obtenido por Cruz Azul y casi el triple por los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ningún equipo como las Águilas ha tenido tantos monarcas de goleo individual, desde las épocas de Alfredo García Besné, en 1925, y hasta Christian Benítez, en 2015, se contabilizan 16 cetros repartidos entre once jugadores. Goleadores de la talla de Octavio Vial, Enrique Borja, Luis Roberto Alves, Luis García Postigo, Cuauhtémoc Blanco, Hugo Sánchez y Luis Hernández llegaron al centenario de tantos en la liga vistiendo la playera amarilla.

Desde fuera del campo, con la gente de pantalón largo, la aportación al crecimiento y desarrollo del futbol nacional ha sido fundamental, primero como miembro fundador de la Federación, en 1922, luego al encabezar una cruzada para limitar las plazas de jugadores extranjeros en 1945, solicitar, en 1959, la sede del campeonato mundial de 1970 o la construcción del estadio más importante del país y uno de las catedrales del futbol mundial como lo es el Azteca, la casa de la selección y de las propias Águilas a partir de 1966.

La filosofía del club se establece a través de tres principios básicos: participar, competir y ganar. Tratar de clasificar a todas las competencias posibles tiene como objetivo la meta enemiga y ganar.

Por ello, el club de Coapa ha contratado muchos futbolistas de reconocida trayectoria internacional como el bicampeón del mundo Izidio Neto Vavá, el también brasileño José Dirceu Guimaraes, el argentino Óscar Alfredo Ruggeri, el camerunés Francois Omam-Biyik y el chileno Iván Zamorano. Es por ello que el América es el club mexicano más exitoso de todos los tiempos: máximo ganador de la liga con 16 cetros, también de la copa con siete trofeos y un total de diez títulos internacionales. Los restantes cinco son del campeón de campeones.

La popularidad, pasión y polémica han acompañado al cuadro azulcrema desde que puso fin al dominio español.

El futbol mexicano erróneamente está dividido en etapas amateur y profesional. Pocos reconocen aquellos cuatro títulos de la llamada época romántica, pero cuando se trata de la selección nacional, esos mismos antiamericanistas hablan y aceptan que las primeras selecciones tuvieron como base el club crema. Se reconoce una representación nacional y no al campeonato que la formó, una simple muestra de una potencial ignorancia o simple rabieta por tratarse del club más importante del balompié mexicano, el Club América.

Con información de ADRENALINA | EXCELSIOR

Comentarios

Comentarios