Trabajadores de Salud han sido desplazados; se pretende ‘desmantelar’ a la Secretaría de Salud, afirma Magaña Lara

0

*Debemos apostarle a un sistema de salud que cuente con reglas de operación clara, proporcional y concisa respecto a la eficiencia de la prestación de los servicios.

Alfredo Quiles|CN COLIMANOTICIAS

Colima, Col.-  Para el Coordinador de la Fracción Parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional en la Sexagésima Local, Héctor Magaña Lara, el “nuevo modelo de salud” que se pretende operar en el estado, “lo hace sin reglas claras y concisas de cómo funcionará el IMSS Bienestar” y lo hace desplazando a trabajadores del sector” con la “pretensión de desmantelar a la Secretaría de Salud”.

Durante su intervención en la “comparecencia” de la titular de Salud en el Estado, Martha Janeth Espinosa, Magaña Lara señaló que hizo una relatoría de los servicios de salud.

“En 2001 fue creado el Seguro Popular como un esquema de Salud financiado por el Estado para brindarle la atención médica a toda la población mexicana que no tenía seguridad social del IMSS e ISSSTE.

“Durante su existencia, el Seguro Popular llego a la cifra de atención de 52 millones de mexicanos bajo el esquema de financiamiento bipartita entre el Estado en una mayor proporción y el derechohabiente en menor medida”, dijo.

Magaña Lara dijo que en 2019 por mandato presidencial fue eliminado el Seguro Popular para darle paso a la creación del INSABI, un modelo que durante sus efímeros tres años de existencia centralizo la administración, el control y la operación de los hospitales y centros de salud en los estados de la república.

Esto “provocó con ello una crisis en la atención medica de los derechohabientes, pasando de niveles de 98% de abastecimiento médico, insumos y medicamentos con el seguro popular a 30% con el INSABI”.

Dijo que “sin reglas claras y concisas de cómo funcionará el IMSS Bienestar”, ahora presentan este “nuevo” modelo de salud que operará aquí en nuestro estado y que “hasta el momento lo único que hemos visto es que le han cambiado la fachada a los hospitales de nuestro estado; pero siguen surgiendo las dudas razonables sobre su operación”.

Agregó el coordinador de la bancada priista en el Congreso que se ha visto como cientos de trabajadores de la salud “han sido desplazados por temas políticos con la implementación del IMSSS-Bienestar con una falta de profesionalismo y transparencia de la operación del mismo dando vistos que este modelo está más ocupado y preocupado por desmantelar las Secretaria de Salud de los estados que en garantizarle la atención de salud a la población”.

Por otro lado, dijo, el destino de millones de pesos para la contratación de médicos cubanos “se vuelve una ofensa moral e injusticia laboral para los 16 mil médicos por año, que según cifras oficiales del INEGI, egresan de las universidades de nuestro país, cuando estos recursos deberían mejor destinarse para mejorar la infraestructura de salud, los salarios y prestaciones de los médicos que están actualmente en el sistema y para formalizar la condición laboral de miles de trabajadores”.

Afirmó que “debemos apostarle a un sistema de salud que cuente con reglas de operación claras, proporcionales y concisas respecto a la eficiencia de la prestación de los servicios de salud en todas sus modalidades”.

Para lograrlo, dijo que se debe partir de tres principios: primero, por el sentido social del derecho humano que tenemos a la salud; segundo, que el estado proporcione estos servicios de salud de manera eficiente y digna; y tercero, que bajo un esquema de financiamiento equitativo se logre llegar a la universalidad de los servicios de salud en nuestro país. Y este modelo de IMSS – Bienestar carece en su origen de estos tres principios”, concluyó.