TONALTEPETL

0

Por: Gustavo L. Solórzano.

Derivado del latín  “reconciliare”, la palabra reconciliación es una propuesta  que surge como una de las estrategias que permite la transformación de los conflictos y el restablecimiento de las relaciones intergrupales pacíficas. Dios se reconcilia, según la palabra sagrada, con los hombres a través de la obra redentora de Jesús y así, la humanidad avanza hacia su crecimiento y desarrollo, en unidad.

El pasado lunes fue propicio para disfrutar una tarde de fiesta, pues cientos de colimenses nos dimos cita desde temprana hora, en la avenida Rey de Colimán, para ser testigos de la como la Licda. Indira Vizcaíno Silva, recibió su constancia que la acredita como ganadora de la contienda electoral pasada.

Su mensaje se centra en la necesidad de cerrar la página, terminaron las campañas, es tiempo de trabajar unidos por el bien de Colima y de manera especial, hace un llamado a la reconciliación de los colimenses.

Existe una gran tarea por hacer, es necesario, urgente, que los colimenses nos unamos para hacer del nuestro, un mejor estado. Como lo he señalado anteriormente, economía, seguridad, salud, educación, ecología, y otros importantes rubros, requieren, así lo señala la Gobernadora, atención inmediata. Por otra parte, la renovación de titulares, sin duda, es un hecho sanamente obligado, oxigenar las áreas con gente nueva, ideas nuevas, personas que tengan ganas de trabajar en equipo y por el bien de Colima y sobre todo leales a la nueva administración.

Una administración nueva en donde no tengan cabida, las excusas cuando de atender a la gente se trate, servidores públicos que tengan como prioridad en su vocación de servir, los colimenses y sus necesidades, sin distingos y no bajo el color de su preferencia. La Gobernadora tiene en sus manos un diamante en bruto que habrá de pulir en el quehacer cotidiano, servir con humildad no es fácil. Tener la sensibilidad para ponerse en los zapatos del “otro”, tampoco; la gente que acude a solicitar un servicio está cansada de malos modos y de malos tratos, de desprecios. Está cansada de esos servidores deficientes que salen por la puerta de atrás, para no atenderles o fingen atender el teléfono para alejarse del lugar, esos que solo usan su puesto para servirse.

La sociedad espera, desea y seguro participará gustosa para lograr ese nuevo Colima al que todos aspiramos. No es posible depender de un mal servidor que solo apoya, orienta y hasta protege a los de su color favorito, los beneficios de un logro o una gestión, deben ser para todos por igual. Por eso la sociedad espera un gobierno abierto, plural, en donde sus integrantes sirvan a la sociedad sin caprichos y sin simulaciones arrogantes, perdona vidas, vaya. Una responsabilidad demanda ser claros, precisos, se quiere ayudar o no, es posible o no, la gente agradece la sinceridad y la franqueza, no que la traigan a vuelta y vuelta con puras promesas y al final nada. No más funcionarios silentes, (sordos) la sociedad quiere ser escuchada, atendida con respeto. Es momento de mirar hacia adelante para que a Colima le vaya bien.

ABUELITAS: Paulina nos duele a todos los colimenses, a quienes somos padres, tíos o abuelos, a quienes fuimos criados en Colima con valores y principios humanitarios. Me uno en oración por su descanso. No más Paulinas, por favor. 

Compartir